Reunión Chávez-Santos en territorio de alta peligrosidad y suspenso


El artículo que a continuación detallo lo hice un día antes de que Chávez se reuniera en Santa Marta-Colombia, con el presidente José Manuel Santos, el día 11 de agosto 2010. Para ese entonces Aporrea.org no me publicó este artículo, y ahora, a raíz de un segundo encuentro en la misma ciudad cartagenera, considero necesario que se publique lo que en aquel entonces para mí –esa primera reunión Chávez-Santos en territorio neogranadino— era de alta peligrosidad y suspenso.

He aquí el artículo:

En horas de la madrugada de hoy (10/08/2010) le rebote un artículo a Aporrea.org pero veo que a estas alturas 11 de agosto, no se ha publicado. Y en vista de que faltan pocas horas para que se materialice en Santa Marta-Colombia el encuentro entre los presidentes Santos y Chávez, voy a referirme un poco del quizás inminente peligro que representa para Chávez el que esa reunión se haya hecho en suelo colombiano y no en Venezuela, país agredido…

· El señor Juan Manuel Santos Calderón, con exquisita educación estadounidense y sendas becas para postgrados en las universidades de Kansas, Harvard y Tufts de Medford, dibujan en este usano-colombiano un peón incondicional del imperio norteamericano.

· Santos, Vástago de un clan de propietarios periodísticos y de una de las familias más esclarecidas e influyentes de Colombia, controla el poder mediático en ese país. Permitiendo que las declaraciones, noticieros, montajes y ataques en contra de Chávez y del gobierno bolivariano, reboten pérfidamente en las usinas mediáticas del imperio estadounidense y en la de sus conspicuos aliados euro-asiáticos y sionismo internacional.

· El señor Santos no da un paso sin que el imperio gringo le dé el visto bueno para que tal o cual reunión se realice. Por tanto, la reunión en Santa Marta tiene el sello y la aquiescencia del imperio, con intenciones no sanctas.

· La dupla Santos-Uribe como artífices de los “falsos positivos” son y deben ser juzgados ante la Corte Penal Internacional, por los delitos de lesa humanidad.

· La soberanía del suelo neogranadino, con la instalación de siete bases norteamericanas, se vio mancillada por la anuencia en primer término del cipayo Santos y del narco paramilitar Uribe Vélez.

· Santos, como Ministro de Defensa colombiano y sin importarle la soberanía de los países hermanos, dirigió la invasión a Ecuador y ha reiterado que actuaría igual.

· Es de todos conocidos los vínculos del ahora presidente Santos con el paramilitarismo, con el narcotráfico y con los falsos positivos, más allá –Incluso— de lo que era Álvaro Uribe.

· La tríada Santos, el Mossad israelí y el Comando Sur de EEUU configuran todo un andamiaje de altísima peligrosidad, que compromete seriamente la seguridad del presidente Chávez en el conciliado encuentro de Santa Marta.

El señor Santos con un prontuario que lo califica sobradamente para ser juzgado ante la CPI, es a partir del día sábado 7 de agosto 2010 el flamante presidente de la hermana República de Colombia. Y es el mismo que en comandita con el narco-paramilitar Uribe –ante un burdo montaje en la OEA— procuraron desde Colombia facilitarle al imperio una invasión “por sorpresa” a nuestro país, derrocar al sanguinario Chávez, y hacerse sin ton ni son del control total de las riquezas petrolíferas venezolanas…!!! ¿O acaso no eran esas lecturas, camarada presidente, lo que se tenía planeado contra Venezuela?

Camarada Chávez, usted sabe que una reunión de estado en Colombia con el recién envestido presidente Santos, por ahora, no es lo más conveniente. Y dentro del buen juicio y a mi entender, es una acción que reviste suma peligrosidad… Por cuanto lo sensato era esperar dentro de los primeros 100 días a que el nuevo presidente se asentara en el poder, y que hubiesen sido ellos los de la iniciativa para promover el acercamiento y las conversaciones de Estado, a fin de buscarle una salida a las rotas relaciones diplomáticas con ese país. Lo contrario, es a todas luces un craso error, que reviste “repito” mucha peligrosidad y un yerro político que en el juego de la diplomacia puede costarle muy caro al proceso revolucionario…

En cuanto a los acontecimientos que actualmente se desarrollan en el segundo encuentro con Santos en Cartagena, la doble jugada de Santos para entregar al narco Walid Makled, es esperar que Chávez le dé el visto bueno al represor hondureño Lobo para que de nuevo sea aceptado en el seno de la OEA, y como contrapartida quedar bien con las órdenes impartidas por el imperio en cuanto a dejar que el “lobo” hondureño se legitime en la región y hacer que la OEA, cual mamotreto, se insufle y se haga creíble ante la realpolitik latinoamericana. Después, se verá cual es el velado juego del imperio y el regreso de Zelaya a Honduras…

joseagaporam@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2094 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: