(Al calor del debate que la burocracia de INMERCA se empeña en manipular)

Consejo de Trabajadores(as) Vs. Junta Administrativa

A los trabajadores(as) de la economía popular se les presentan dos propuestas destinadas a propiciar su organización: una, la Junta Administrativa, impuesta por la burocracia de INMERCA, la Dirección de Economía Informal y la Dirección de Control Urbano de la Alcaldía de Caracas; y otra, el Consejo de Trabajadores(as) surgida de la propia dinámica transformadora que se viene desarrollando en la sociedad venezolana, impulsada por el proceso bolivariano liderado por el comandante Chávez. Veamos las características, alcances e intereses que representan cada propuesta:

Junta Administrativa:  

Está  contemplada en el decreto 62* de la Alcaldía de Caracas. Según ese decreto la Junta Administrativa de cada feria estaría conformada por cinco (5) miembros: tres (3) representantes de INMERCA, un (1) representante por los Consejos Comunales aledaños a la feria y un (1) representante de los trabajadores(as); es decir, en esta junta tendría una marcada mayoría la burocracia de INMERCA, la misma que ha abusado, atropellado, expoliado, aterrorizado y matraqueado a los trabajadores(as) de la economía popular. Su alcance sería el de la cogestión, figura en la que participan la burocracia, la comunidad y los trabajadores; estos dos últimos en franca minoría para administrar los espacios que, a fin de cuentas, le pertenecen, porque las ferias están ubicadas en las comunidades y esos centros de trabajo o ferias, por convenio con el gobierno nacional, son de los trabajadores(as) que en su oportunidad salieron de las calles a cambio de ser reubicados en estos espacios, algunos de los cuales con carácter temporal mientras se construían las edificaciones definitivas, acuerdo que por cierto en varios casos (Bellas Artes, La Bolsa, El Cementerio, Etc.) no se ha cumplido. En conclusión, la propuesta de la Junta Administrativa está concebida en función de los intereses y de la preservación de la burocracia, porque, si las ferias o centros de trabajos pasan  a ser dirigidos directamente por los trabajadores(as), la presencia de INMERCA, sencillamente no tendría razón de ser. De allí el porqué esta burocracia pone tanto empeño en que los trabajadores no se organicen por su cuenta, intente desconocer, incluso, su condición de trabajadores y los consideren, prácticamente, como menores de edad, incapaces de tomar certeramente sus propias decisiones. La Junta Administrativa vendrá a ser, ni más ni menos, la reproducción de la cuarta república,  a pesar del manejo de la retorica revolucionaria y la vestimenta roja rojita de los funcionarios de la burocracia de INMERCA que no duda en apoyarse por cierto, en corruptos agentes, integrantes del cuerpo policial (POLICARACAS) del municipio Libertador, para cometer sus desafueros y atropellos.

Consejos de Trabajadores:

Es una propuesta de organización de los trabajadores tanto de la administración pública, empresas del Estado, así como de empresas privadas que han pasado al control del Estado venezolano y de los trabajadores no dependientes o por cuenta propia. Es una iniciativa que se ha extendido y proliferado a lo largo y ancho del país por su carácter democrático y por el propósito que la anima, como es el de colocar esas instancias o espacios bajo el control de los trabajadores(as), tal cual como lo sanciona la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, lo contempla el Proyecto Simón Bolívar y lo pregona, a los cuatro vientos, el propio comandante Chávez. Esta propuesta está en total sintonía con la tendencia y objetivo que tiene pautado el pueblo bolivariano de marchar hacia la construcción de la sociedad socialista, condición imprescindible para poder superar el sistema capitalista explotador, insolidario, egoísta y denigrante que está llevando a la humanidad a un auténtico desastre. Consejo de Trabajadores(as) es sinónimo de autogestión, es decir, de los trabajadores(as) dirigiendo directamente la producción y los servicios, que, en el caso de los trabajadores de la economía popular, se traduce en la dirección directa de los centros de trabajo en los que se desempeña la actividad; buscando siempre el beneficio del pueblo en general y el logro del sustento diario, digno, de los trabajadores(as).

El Consejo de Trabajadores(as) comprende dos instancias: la asamblearia, que es la asamblea general de los trabajadores y trabajadoras, máxima autoridad en la que todos los participantes tienen los mismos derechos y deberes y  que funciona en base a un reglamento aprobado por mayoría; y, la instancia operativa que es constituida en elecciones libres, democráticas, transparentes, a través del voto secreto de los trabajadores(as), que previamente han elegido una comisión electoral, en asamblea pública y abierta, para que norme y dirija el respectivo proceso electoral.

Esta instancia operativa, la concebimos desde la alianza social revolucionaria de trabajadores de la economía popular y de la comunicación popular en una estructura moldeable, capaz de ajustarse a las condiciones particulares, especificas de cada centro de trabajo.

En principio, se plantean seis (6) unidades, a saber: Unidad Administrativa, encargada de asumir, como su nombre lo indica, la función de administración de los fondos del consejo; Unidad de Infraestructura y Servicios, destinada a velar por el buen estado y mantenimiento de la edificación y la prestación de los servicios (luz, agua, teléfono, seguridad, etc.) que se requieren para el funcionamiento normal del centro de trabajo; Unidad de Acción Social y Cultural, dispuesta para impulsar el amplio conjunto de actividades de carácter social y cultural (salud, educación, guardería, vivienda, deporte, cultura, etc.) necesarias para contribuir a alcanzar o elevar el buen vivir de los trabajadores (esta unidad por su amplio espectro de acción promoverá la constitución de tantos comités como hagan falta para el logro de sus objetivos); Unidad de Defensa Estratégica y Comunicacional, encargada de promover el sentimiento y las actividades de defensa del centro de trabajo, de la comunidad, de la ciudad y de la Patria si fuese el caso, en conjunción con las instituciones del Estado (Defensa Civil, Milicias Populares, etc.) e impulsar la acción comunicacional orientada a mantener informados a los trabajadores del acontecer del centro de trabajo, así como de lo local, lo nacional e internacional (esta unidad propiciará los comités requeridos para alcanzar los objetivos propuestos); Unidad de Planificación Económica Estratégica, destinada para asumir las necesarias tareas conducentes a la concreción de los fondos económicos requeridos, en conexión con instituciones del Estado, para abordar proyectos de envergadura que hagan posible el desarrollo integral de los trabajadores(as); Unidad de Contraloría, que tiene a  su cargo la labor de control tanto de los fondos colectivos de los trabajadores(as) como de los planes y ejecuciones de las distintas unidades.

Cada una de estas unidades estará integrada por tres (3) trabajadores(as) elegidos en los comicios, organizados para tal efecto. La conjunción de todas estas unidades operativas conformará la gran Unidad de Coordinación del Consejo de Trabajadores(as) de la feria o centro de trabajo correspondiente, a la cual se incorporarán voceros de Consejos Comunales aledaños al centro de trabajo o de la Comuna en el caso de que haya sido constituida.

Esta propuesta de los Consejos de Trabajadores(as), la formula el Movimiento de Trabajadores de la Economía Popular con el propósito de propiciar la democratización y socialización de los centros de trabajos, la autogestión de los trabajadores(as) y la profundización del socialismo en la sociedad venezolana. Todo ello en un marco de libertad, solidaridad y con el mayor y mejor espíritu constructivo

*Los decretos 61y 62 de la Alcaldía de Caracas de octubre de 2009, están impregnados de visos de inconstitucionalidad pues violan el principio de legalidad al pretender abordar áreas que no son de su competencia, es decir, INMERCA, empresa privada, mercantil concebida para atender los antiguos mercados municipales, por extensión se abroga una responsabilidad sobre las ferias o centro de trabajo de economía popular que tienen otro origen y una trayectoria de reciente data relacionada con convenios suscritos entre el gobierno nacional, el efímero ministerio del poder popular para la economía popular (ahora de las comunas) y los trabajadores que salieron de las calles con el compromiso de ser reubicado y, progresivamente dignificados en las llamadas ferias temporales o transitorias, que ya van para 2 y 3 años, en algunos casos y, en el de otros, como los de la Bolsa que ni siquiera han sido reubicados. Es decir, con los trabajadores de la economía popular se ha producido un evidente incumplimiento que se acentúa cada vez más con la pretensión de la burocracia de INMERCA de ejercer un control y una mediación que no le corresponde; y mucho menos cuando pretende hacerlo a través de la manipulación, el terror y los atropellos, intentando desconocer sus derechos como ciudadanos y como trabajadores.

Vocero de la Alianza Social Revolucionaria

miguelugas@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3402 veces.



Miguel Ugas

Miembro de la coordinación nacional del MoMAC

 miguelugas@gmail.com

Visite el perfil de Miguel Ugas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ugas

Miguel Ugas

Más artículos de este autor