Cambios en el Poder Judicial y una denuncia espectacular

“La justicia es la reina de las
virtudes republicanas”
Bolívar

La Justicia i la Libertad –ambas con mayúsculas− me han preocupado tanto en la vida, como los problemas de salud, en especial, de las mujeres i los niños (comencé a ejercer como obstetra i pediatra) i o sea, la Medicina i los problemas éticos. Lo médico por mis estudios, mi doctorado i los post grados; lo jurídico, por los tantos conflictos legales, los atropellos a mi libertad personal i libertad de expresión, todo sin delito alguno, pero en Venezuela todo se reproduce; como lo común es la presencia de delitos sin delincuentes, también han existido los “delincuentes” sin delitos, yo uno de ellos. Por eso, cuando me tocó ir a la Constituyente, fui a trabajar en la Comisión de Administración de Justicia i en la del Poder Moral. En la primera (porque trabajé en ambas, no como muchos que de dos oficialmente, renunciaron a una) por mi formación filosófica i los problemas señalados; en la segunda, por mi pasión bolivariana i por hacer trabajado en la Academia de la Historia, enfocando principalmente el Poder Moral del Libertador. Ello explica también mi creciente preocupación por el Poder Judicial en Venezuela, donde se encuentra el Talón de Aquiles de esta Revolución Bolivariana, porque 40 años de pseudo democracia i de feroz corrupción, prácticamente constituida en una Institución Legalizada desde el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, de quien repito cada vez que puedo, es el personaje más tenebroso, corrupto i criminal que ha tenido toda la historia contemporánea de Venezuela, i quien le ha hecho más daño material i moral, incluyendo a los tiranos del pasado. Por eso puse tantos requisitos a las cualidades i credenciales que deberían tener los personeros que aspiren al elevado cargo de Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, antiguamente Corte. Casi ni se me tomó en cuenta; era un “provinciano” que muchos no sabían si era médico o era abogado; menos, que conociese filosofía. Por ello mis intervenciones en las asambleas plenarias, al mediocre e inculto de Miquilena, le parecían “discursitos”, cuando en realidad debía ser por que al mencionar a Locke, Monstequieu, Russell o Wittgenstein, no sabía quienes eran, si jugadores de béisbol o de fútbol. Como él, hubo otros mediocres o unos simple comodines, buscadores de credenciales i de cargos. Por eso los resultados fueron pobres; el Poder Judicial quedó casi todo en manos de los hombres del bipartidismo, sanguijuelas tradicionales del erario i, los que quedaron fuera, si tenían talento, lo poseían sin probidad. La tal junta Reestructuradota, fue ineficiente, complaciente e indiferente i de ello tiene mucha responsabilidad Manuel Quijada. Repetidas veces le expuse la realidad del Poder Judicial en el Zulia i jamás se interesó ni en investigar. Por eso los atropellos judiciales que se hacen con frecuencia i, el único juez destituido, no por la Comisión sino por el Colegio de Abogados, fue uno tan evidente sus actos de corrupción que hasta familiares o parientes estaban involucrados i, se ocultaban sus errores allá en el Consejo de la Judicatura.

Por eso, ahora que ha llegado un nuevo presidente al Tribunal Supremo de Justicia, quien por su fenotipo, sus ideas i su trayectoria impresiona como un magistrado digno de ese cargo, tomo sus palabras de inicio, cuando nos manifiesta al país su total independencia política, que no habrá privilegios para jueces o magistrados de boina roja o negra, í supongo que tampoco con aureolas de santos cristianos con privilegios religiosos, sino, lo más interesante, que se sancionará o castigará a jueces que hayan incurrido en corrupción o hayan dictado sentencias groseras, lesivas al alto interés nacional. Igualmente el TSJ, cuidará el honesto cumplimiento de la Constitución i de las leyes, cuando el infiltrado Poder Judicial, pese a los esfuerzos que señala el presidente saliente Dr. Iván Rincón, puesto que todos los ciudadanos tenemos derecho a que se nos respeten precisamente nuestros derechos civiles i humanos. Por haber sido durante toda mi vida, atropellado en mis derechos, sufrir detenciones injustas, ver profundas injusticias en personas amigas, durante la Constituyente, insistí en los requisitos necesarios para llegar a magistrados del TSJ i ahora me toca exponer una denuncia que, no solamente toca a una jueza, sino al Alcalde de Maracaibo Gian Carlo Di Martino, problema sobre el cual he escrito otras veces.
Se trata del problema que tenemos los vecinos de la Urbanización Canaima, en la zona norte de Maracaibo, con respecto a la iglesia evangélica DIOS ADMIRABLE DEL NORTE, dirigida por un ex periodista de escritorio, el Lic. Hilcias Núñez, aunque toda esa proliferación de iglesias evangélicas que, ya casi desplazan a las iglesias cristianas católicas, responden a una organización internacional poderosa en dinero. Esa iglesia, con la que llevamos luchando más de cinco o seis años los vecinos de Canaima, quienes hicimos las correspondientes denuncias a la Alcaldía i otras instituciones de gobierno, está establecida en dos casas o quintas residenciales, causando graves problemas a los vecinos más próximos, pero repudiados i denunciado por más de 32 personas a través de la Asociación de Vecinos. Después de muchas gestiones, con el apoyo de la Oficina Municipal de Planificación Urbana, la Ingeniería Municipal, el departamento Jurídico de la Policía Municipal i hasta protestas por radio i televisión, el Alcalde de Maracaibo, Sr. Di Martino, con el apoyo de concejales, entre ellos el responsable de la zona, Daniel Ponne i Ada Rafalli (quienes asistieron invitados a una reunión de la Asoc. De Vecinos), dictó una resolución en mayo de 2002, declarando ilegal tal ubicación de la iglesia i ordenando su retiro. La resolución de 18 páginas razonadas, fue enviada a mi casa (por ser el principal denunciante i perjudicado) por dos funcionarios autorizados, llevándose constancia de recibida. Con eso en mano i después de escucharnos el departamento jurídico, el Comandante Biaggio Parisi, Jefe de la Policía Municipal. Comunicó oficialmente en persona i de seguido por carta (que fue exigida) la decisión de la Alcaldía. Suspendieron sus actividades por una semana i luego se volvieron a reunir. Ante mi protesta a Parisi, éste me comunicó que concedió un permiso solicitado para finiquitar la clausura i mudanza. Empero, a los días reanudaron todo, incluyendo una sala de billar i música vallenata estruendosa, pusieron carteles repudiando al Alcalde i naturalmente agresiones i burlas contra los vecinos. Se trataba de haber “apelado” la resolución i se moderaron las burlas o agresiones, porque firmamos un convenio en la Prefectura. Así siguieron las cosas; la apelación fue denegada i entonces recurrieron al tribunal de la doctora i jueza, Liliana Contreras. Esta señora recibió una carta de mi parte i hablamos personalmente, estando enterada con detalles, de la ilegalidad de esa iglesia. Los vecinos más cercanos (5 familias en total) ocurrimos al tribunal, pero se nos negó la posibilidad de entrar al juicio como terceros (solamente el Departamento Jurídico de la Alcaldía) i después de molestarnos dos veces, una en la cual la jueza no asistió a dar audiencia i otra en la que se nos comunicó que nosotros no tomábamos parte en el asunto i era a destiempo. La juez engavetó el proceso, mientras les ha dado más de un año en modificar las casas i establecer mejor la iglesia, incluso preparando una de las viviendas para un pre-escolar, cerrando la poceta del medidor de agua de Hidrolago i, cuando tomo fotos o películas soi objeto de burlas i he sido agredido dos veces con palabras soeces, por un secretario “enano” de apellido Villalobos. Así las cosas, llegó la escena “jurídica” i “ciudadana” más espectacular.

La jueza que incomprensiblemente ha sido ascendida i se fue a Caracas, retuvo una sentencia hasta el último día de su partida, (a principios de julio 2004) siendo favorable a la secta evangélica como era de esperarse, porque ellos pregonaban que sería favorable por ser ella “de los nuestros” o sea, es evangélica.. Por eso, en el folleto de artículos i documentos que consigné en la Fiscalía de la República, le puse por título “crónica de una sentencia anunciada”. Realmente esto es tan deplorable, como la jueza que arrojó billetes por la ventana cuando fue descubierta. Esta arrojó oraciones i cantos evangélicos por su ventana, pero ambas pisotearon la justicia i las leyes.
Ahora, el espectáculo ciudadano, es del Alcalde, tan aficionado a aparecer ante las cámaras i en los avisos de prensa, como un artista de cine. Parece que compite con Leonardo Di Caprio. Tengo casi tres años detrás de él, lo pueden justificar varios colegas, para un asunto en relación al patrimonio científico del Dr. Humberto Fernández Morán. Ni por teléfono, cartas expresas llevada por un mensajero; por fax, por comunicación con su secretaria ejecutiva i otros medios, he logrado hablar con ese señor, menos en los últimos tiempos cuando ha protagonizado lo que realmente tiene que ser un escándalo. El presidente Chávez no sabe quien es Di Martino, pero le adelanto que puede ser otra versión del Traidor Mayor, el mediocre e inculto Luis Miquilena. La sentencia amañada de la Dra. Contreras, además de parcializada i con inconsistencias jurídicas, estaba segura de quedar asentada, porque se había convenido no apelarla. Como únicamente podría hacerlo el Departamento Jurídico de la Alcaldía, el señor Di Martino prometió que no habría apelación, como me lo comunicaron personas de ese departamento, pues les prohibió hacerlo, so pena de destitución o pérdida del cargo. Este es el hombre de doble discurso i de dualidad ética; dicta una resolución, conviene con la otra parte pasar por encima de ella, lesiona a cientos de ciudadanos i se asegura de no haber rectificación posible impidiendo a los abogados de la Alcaldía la apelación. Afortunadamente una brillante, honesta i capacitada Fiscal del Ministerio Público, sin ningún interés por la partes, la Dra. Ana Pirela, con su fervor por la justicia i por su posición ética i delicados principios de poetisa i mujer culta, viendo las inconsistencias jurídicas de esa sentencia, realizó la apelación, para sorpresa de la Dra. Liliana Contreras i el Alcalde Di Martino, por quien tengo la conciencia tranquila de no haber votado, aunque obviamente menos por la oposición. En la sentencia, de la cual obtuve copia, el abogado defensor de la iglesia, de apellido Hernández, entre otros disparates (digno de haber contribuido al Decreto Carmona) dice que las especificaciones de la OMPU sobre estos terrenos, no tienen valor. El único documento que él consiguió, dice que esto es monte i culebra i por lo tanto se puede “construir” lo que nos venga en gana, ignorando a una ya vieja urbanización de la ciudad i declarada oficialmente ZONA RESIDENCIAL.
Veamos, además, otra decisión estúpida de esa juez que, algunos me han dicho está candidateada para magistrada; en la sentencia pide que se investigue a la Sra. Dayci de Barrera, esposa de un médico i su familia, quienes viven al frente i sufren las peores calamidades, i al Dr. Jiménez Maggiolo, que vive al lado de la iglesia i varias veces le han lesionado su casa. La causa de esta revancha, es porque “obstaculizan el culto religioso”. Siempre me ha importado poco o nada, las ideas religiosas de otros; todo el mundo tiene derecho a pensar lo que le vega en gana. Personalmente pienso como Bertrand Russell :”todas las religiones son falsas i nocivas”, pero respeto, incluyendo a mis familiares, las ideas que puedan tener en religión. En ese caso lo religioso no cuenta para nada. I, finalmente, también solicita se investigue a Biaggi Parisi, por abuso de autoridad. Allí queda esta muestra de inteligencia, imparcialidad i justicia.

Para colmo casi el 100% de los “hijos de Cristo” no viven en la urbanización (por eso la congestión de automóviles, sin estacionamiento, i los numerosos taxis) i el “ministro de Cristo” Hilcias Núñez vive en La Muchachera, urbanización donde no se le ocurrió colocar la iglesia, pues lo hubiesen desalojado. Esto es, pues, lo que llevé a la Fiscalía General de la República. Sé que el Fiscal Isaías Rodríguez tiene infinidad de problemas graves por resolver, pero estos planteados aquí, lo son igualmente. Esa jueza, Señor Presidente Omar Mora Díaz, investíguela. Esta es una sentencia de las que usted califica benignamente de groseras i altamente lesivas al interés nacional. Haga verdadera limpieza de los que perjudican la imagen, prestigio i reputación de la justicia. No solamente es negativo el proselitismo político, sino también el fanatismo religioso i de otro tipo cualquiera. Del imperio de la lei, depende el Estado de Derecho i la auténtica civilización de los pueblos. I en cuanto al Alcalde Di Martino, lo expuesto no debe sorprender a muchos. Este señor pasa por los cargos solamente en beneficio propio; aquí nos conocemos todos mui bien. Presidente Hugo Chávez, de nuevo insisto, no todo lo que brilla es oro: son mimetismos políticos como los que antes se daban en los llamados camaleones; personalidades opacas, o simplemente piedras pintadas, pues no tienen en la piel las glándulas del camaleón. La revolución, necesita descontaminarse. Se lo dice un amigo de verdad que, no está buscando nada, sino que lo dejen vivir en paz, con sus hijas, nietos, libros i sus pinturas, en una urbanización RESIDENCIAL, como la escogida para vivir sus últimos años; aunque siempre con el proceso revolucionario, el ideal de una patria libre i soberana, i su trinidad terrenal: Bolívar, Urdaneta i Sucre.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4125 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a11927.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO