y todo lo que se identifique con sus ideas

El odio de la derecha a Bolívar

Las expresiones de odio que destilan los representantes de la oligarquía venezolana, en el fondo no son otra cosa sino temor a las ideas de Bolívar. La burguesía, ante la estatura moral de El Libertador, recurre a la manipulación, quisieron, y lo lograron durante mucho tiempo, convertir a Bolívar en estatua fría y alejada del pueblo, sin vida e impulso revolucionario. Manipularon, durante largos y penosos periodos, para regodearse del prestigio del libertador y tergiversaron la realidad nos ofrecieron a un Libertador que solo ocupaba sitios históricos pero dejando de un lado la verdadera historia, solo ocupante de sitios históricos, pero resulta que hoy en medio de esta revolución bolivariana hasta las piedras se expresan y deben cada vez expresarse más.

Bolívar fue objeto de una despiadada campaña de satanización promovida por sus ex compañeros de lucha, los que lo traicionaron como Santander, Páez, Gamarra y una cantidad de traidores que se vendieron al naciente imperio y a la oligarquía criolla a cambio de prebendas y privilegios. El pueblo siempre al margen de la guerra sucia desatada por el libertador, manipulado por ésta no vio claro el camino y Bolívar terminó solo en Santa Marta al margen del calor del pueblo que condujo hasta la gloria.

El desprestigio de Bolívar en el siglo XIX nos indica que los verdugos oligarcas lograron sembrar en el imaginario popular el mensaje distorsionado de un hombre que lo dio todo en la lucha por la libertad, en la lucha por los pueblos, por la unidad de estos y contra el esclavismo y las injusticias. Era 1800, ya las clases dominantes conocían o comenzaban a conocer el poder de los medios y recurrieron a muchas mentiras repetidas muchas veces hasta convertirla en “verdades”, para ello se valieron de la debilidad de quienes en un principio acompañaron a Bolívar en la guerra de independencia pero no alcanzaron la estatura revolucionaria del libertador y fueron presa fácil de las oligarquías locales.

En nuestro país y en los otros países bolivarianos: Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia se le rendía honores a Bolívar, pero se ocultaban sus ideas, honores y agasajos hipócritas. Las fuerzas armadas de estos países y muy específicamente de Venezuela, a pesar que las mismas han estado casi siempre nutridas de hombres y mujeres del pueblo, en el caso venezolano, a diferencia de Colombia por ejemplo, que al contrario las Fuerzas Armadas son una élite, nos referimos a sus cuadros dirigentes, no obstante, en Venezuela se impuso casi siempre las ideas de la oligarquía, muerto Bolívar los traidores del pueblo le entregaron el poder a los oligarcas quienes gobernaron a su antojo, luego ocurrió la guerra federal y el asesinato de Zamora para cortar el levantamiento popular que una vez más fue engañado por los políticos traidores. De igual forma ocurrió con la Restauración y Cipriano Castro, traicionado éste por Juan Vicente Gómez, rastrero al imperio y a la burguesía nacional que terminó apoderándose de la riqueza nacional, muy específicamente el petróleo que pasaba a ser el sostén de nuestra economía.

Ahora bien, la reacción de los diputados de la oposición, muy especialmente una de las procedentes de la “alta alcurnia”, María Corina Machado, destila el odio que brota por sus poros al momento de referirse al general Rangel Silva, claro, Rangel Silva es hijo de un pueblito campesino de Trujillo, militante del bolivarianismo, consecuente, luchador y defensor del ideario bolivariano al igual que Chávez, para la burguesía suficiente motivo para ser odiado… desde luego, un oficial con estas características no puede dejar de ser odiado por la burguesía, más aún cuando es consecuente con las ideas revolucionarias de Bolívar y claro en el mensaje. Al catire Páez lo utilizaron a su antojo vinculándolo familiarmente a la oligarquía, lo hicieron rico, lo enseñaron a tocar el piano y a disfrutar de la dolce vita, pero en el fondo solo lo utilizaron para lograr sus propósitos, instaurar su sistema, dividir el sueño de Bolívar y enterrar las ideas del padre de la patria pero eso no volverá a ocurrir, menos aún con oficiales que contundentemente se declaran revolucionarios y socialistas ¿Cuál es el problema, acaso es falso?

Ahora maría Corina Machado señala que el general Silva ofende con su presencia la Asamblea Nacional, según nota de Noticiero Digital, portal web de la derecha como lo sabemos http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=739002 , ella cataloga como “una realidad que el general Rangel Silva es una persona que no representa a los militares de este país”, esa es la opinión de Machado, evidentemente la posición de la derecha más rancia de este país, y es hasta comprensible que ataquen a este general, sobre todo por la claridad expuesta por el mismo en los principios revolucionarios y bolivarianos que ya es suficiente como para ser catalogado de comunista por la derecha venezolana e internacional, veamos esto que extrajimos de la página web de Ultimas noticias, expresado por el General Silva en su discurso, "el cambio de conciencia y de cultura para erradicar el velo oscuro del capitalismo. No podemos permitir que nos regresen a las tinieblas , más claro no canta un gallo, es socialista el tipo, es contundente y claro en el discurso, no teme hablar por la calle del medio de las ideas bolivarianas, revolucionarias y socialistas y…. ¡oh, el colmo! Ataca al capitalismo ¡qué horror! Grita la burguesía despavorida... Es en estas situaciones donde la derecha se chorrea, perdón, pero esa es la palabra, se chorrea. Ocurrió con Zamora cuando habló al pueblo llano de “tierra y hombres libres”, y convirtió esa consigna en símbolo de lucha y organización popular, lo asesinaron, ahora pretenden con Rangel Silva y todo soldado que se atreva a desafiar al sistema capitalista a asesinarlo moralmente con ataques arteros que buscan en el fondo implantar lo que ellos acusan a Chávez y a los bolivarianos “en el imaginario popular”, consistente en sembrar dudas para manipular al pueblo y alejarlo de sus verdaderos soldados tal cual hicieron con Bolívar. Fíjense lo que intentaron hacer con Danilo; la burguesía y sus medios a los verdaderos corruptos que están en la estructura del estado no los ataca, son sus aliados y juegan con ello, a los timoratos no los atacan, lo seducen…fíjense lo de Baduel, cuando supieron que era un corrupto terminaron ensalzándolo.

Pero leamos otro pedacito del discurso contundente de Rangel Silva "este nuevo aniversario no debe ser considerado simplemente para recordar la historia con nostalgia sino que debe ser visto desde la grandeza de su propósito, es decir como la semilla del nacimiento de la libertad, igualad, la paz, la justicia y el amor a la patria y que ahora nos corresponde seguir abonando y defendiendo". Qué oligarca no se mortifica con un soldado hablando de estas cosas ¡Dios, no basta con Chávez! Ahora también Rangel Silva y otros, Benavides, Alcalá Cordones y… amigos burgueses, siéntense a esperar a esos muchachos que están allí formándose en las academias para que se asusten de verdad.

La fuerza armada venezolana se consiguió con su esencia, con su origen, con nuestro Bolívar y se volvieron socialista… ¡terrible!, Para la burguesía claro. “El genio se salió de la botella”, no solo se salió sino que se desparramó y eso aterroriza a la oligarquía y al imperio. Pero continuemos desmenuzando las razones por la cual Rangel es tan odiado por la burguesía, veamos: “el presidente de la República siempre hace referencia al Libertador basándose en el concepto de República que queremos aplicar en la actual Venezuela, ese es el espíritu nacional que debemos conservar”.

Una posición bolivariana, una posición patriótica la del general y eso aterra a la burguesía. De una vez sus voceros salen y hacen interpretaciones y elucubraciones en torno al General Silva, pero de ninguna manera van al fondo ideológico, se limitan a la superficie…veamos lo que dice la Sra. Rocío San Miguel en artículo publicado en Tal Cual, como todos sabemos un pasquín financiado por los sectores más reaccionarios del país, dirigido por un traidor de los ideales bolivarianos y socialistas como Petkof. http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=739841, en resumen la Sra. San Miguel pretende presentar el asunto como un tema que meramente consiste en una especie de ensayo para provocar reacciones de la oposición, si así lo fuere, ¡Que oposición más tonta, cayó en el anzuelo! No obstante, el análisis de la Sra. San Miguel busca en el fondo remendar el capote de lo que a todas luces es un error político, abandonar un escenario histórico de esa magnitud para tratar de deslegitimarlo; si comparamos las dos posiciones, la de Machado y la de San Miguel concluimos que por una parte pretenden estar dentro de la institucionalidad pero en el fondo la derecha asume que en este marco les será imposible conquistar los objetivos y en ese caso “lo mejor es buscar otras salidas”. El tema de las FANB preocupa demasiado a la oposición y más aún cuando esta libremente sostiene con fortaleza el discurso patriótico, el cual automáticamente les confronta, toca sus intereses vitales, hace temblar su hegemonía, de allí el susto. Por otra parte San Miguel habla de la politización y la “desprofesionalización” de las FANB…de verdad que son brutos estas personas, en pocas palabras están diciendo abiertamente que las FANB, sus integrantes, son unos eunucos incapaces de razonar, pero a la vez insisten que no ofenden a la fuerza armada ¡Qué manera de no ofender!. Pero fíjese como remata la Sra. San Miguel “Sobre estas dos direcciones debe responderse con prontitud y firmeza desde todos los sectores. Esperar al 2012 puede ser peligroso. La concepción estratégica de este plan, concibe como enemigos internos a aquellos venezolanos demócratas que nos aferremos al cumplimiento de la Constitución” ¿Acaso no es esto llamar a un golpe de estado? ¿Acaso no se ofende a la fuerza armada hablando de desprofesionalización, etcétera? De la politización ¿Cuándo no lo han sido? La cuarta república uso como quiso a las FAN, ahora por el contrario las FANB se reencuentra con su origen bolivariano, revolucionario e histórico. Esta revolución rescata La gesta grandiosa del ejército de Bolívar, el mismo que labro a sangre y fuego la independencia del imperio español que luego cambió de latitud y pasó a ser el imperio gringo, gracias a la traición de Páez, Santander y compañía.

Estas posiciones, la de una diputada opositora y la de una analista de la derecha nos lleva a una conclusión: la oposición marcha en sus objetivos disfrazando su discurso, manipula y miente descaradamente, es cobarde, no asume el tema a profundidad y en el terreno que debiera asumir… que son anti bolivarianos, que odian todo lo que signifique o huela a justicia social, igualdad de derecho y eliminación de privilegios. El capitalismo se ha mantenido durante siglos a base del engaño y la manipulación, para ello recurren a distintos métodos, los más sucios e innobles, pero nunca dan la cara. En el fondo ellos quieren marchar hacia una salida no constitucional y se dicen defensores de la constitución, odian a los militares patriotas porque prefieren a los “carga maletín” del pasado, los mismos que se ganaban las charreteras en bacanales interminables con los privilegiados de la burguesía.

Lo importante de este debate en cuyo centro ha estado desde hace algún tiempo Rangel Silva es sin duda motivado por la contundencia de sus argumentos, quieren banalizarlos, pero no lo lograrán. Así como el pueblo despertó, la fuerza armada también despertó y se dirige a su verdadero centro: el bolivarianismo, el socialismo y todas las causas justas de la humanidad.

latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2871 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor