Filosofía, Política, Opinión i Ética

El candidato irreverente que un analista propone a la oposición

“Tú presumes de sabio, mas pasado y futuro

 te atormentan. Entre ambos quisieras un remanso

 de paz. Créeme: cambia toda esa gran locura

 por un vaso de vino donde ahogar tu impotencia.

 Omar Kheyyam

 (cuarteta 31 en Rubaiyat)

 Estuve dispuesto a escribir sobre la pobre i ridícula actuación de los diputados opositores, en el seno de la Asamblea Nacional; pero problemas menores en el hogar, el aire acondicionado descompuesto i el calor insoportable en la biblioteca, me lo impidieron; afortunadamente la gente incumplida al fin lo hizo, i reparado el aparato me vuelvo a sentar en la computadora con tiempo disponible. ¿Para que abundar en señalar el teatrillo de Maese Pedro, versión Maese Mediocridad Opositora, si todo el pueblo i la gente de este país i muchos otros, vieron qué falta de talento, de mensura i de veracidad en lo que expusieron en actitudes todas desaforadas i violentas? ¿Acaso merece un Ramos, un “Kid” Marquina, un William Ojeda o un Miguelito Rodríguez (que recuerda al otro del “paquetico económico”) dedicarle unas líneas, i menos todavía la actitud en asamblea i fuera de ella de María Corina Machado, manejando cifras falsas i dejando de paso actuar al suplente que todavía no sabe cuando se convertirá en burro togado? Menos mal que han sido tan vapuleados en los medios de comunicación serios, que ya es poco lo que podría agregarse al recuento de sus disparates.

 Por todo esto, resolví escribir sobre lo hallado en APORREA, expuesto por el Director de DATANÁLISIS, en su propuesta de las características que su sabio juicio, debe tener un candidato que sea un Súper Chávez chavista, al cual califica en sentido positivo de irreverente. Por eso tomé esa cuarteta de extraordinario poeta árabe del siglo XI, Omar Kheyyan que se adapta bien a la crisis existencial que padece Luis Vicente León, Director de esa empresa encuestadora, cuando el pasado de la IV República i más atrás, i el futuro que le espera, le atormentan, i el poeta le aconseja un remanso de paz para cambiar tanta locura, ahogada en un vaso de vino que, si lo hace con Oswaldo Álvarez Paz, debe ser un vaso de güisqui 18 por lo menos, así como su impotencia en analizar o razonar que, le desmeritan al frente de esa empresa Datanálisis.

 Empiezo por exponer que no sé propiamente que quiere decir con un candidato irreverente, porque lo menos que podemos saber de ese término, puesto que reverente implica reverencia i respeto, lo primero (reverencia) en desuso i solamente usado por los personeros de la iglesia, i sí lo segundo o sea digno de respeto, de manera que irreverente es lo contrario. Determinará que, será irrespetuoso, con las leyes, las normas electorales, con la educación i la decencia, i el respeto que merecen todos los ciudadanos de la patria. I de seguido agrega: irreverente vinculado con la masa (rescata el ya casi abandonado trato al pueblo), pero como un cambio de táctica. No es, pues, una actitud o un valor en la personalidad del candidato, sino una táctica por supuesto, electoral. Eso consiste en fingir otra posición distinta a las que han tomado hasta ahora los candidatos opositores, presentándose como populista, o en otras palabras, haciéndole ver como lo que ellos con bastante estupidez han señalado en Chávez, como algo despreciable o criticable. I aquí empieza lo paradójico: populista de derecha, porque en el fondo ese “candidato híbrido” seguirá fiel a los empresarios i oligarcas de aquí i de todo el mundo. Se le exige, entonces, fingir para intentar ganar i en el caso improbable de lograrlo, seguiría luego el  traicionar que, por demás, es una actitud mui propia de esos grupos depredadores del erario i excluyentes del pueblo, cuando estuvieron en el poder por más de 40 años.

 Hasta ahora, dice el sabio analista, a quien le cabe la frase de Ibsen de “amor que se analiza, es amor que ha muerto” (en este caso el amor a la democracia o el amor al pueblo), hasta ahora, repito, los candidatos opositores han querido complacer a las élites (a las amiga de Cyntia la de Malaver, o las de María Corina i todas sus mafias) porque como él mismo aclara, necesitan conseguir financiamiento i figurar i aprovechar todos los grandes medios de comunicación social. Empero, sin exponer el cómo, el candidatos Super Chávez, “debe ser capaz de ofrecer lo mismo que Chávez”, más un elemento adicional que no señala. Este señor –tal vez doctor en algo− concluye, paradójicamente no hai dudas, con que el Súper Chávez es chavista (tal vez del PSUV, o sea que ellos van a tomar un candidato de las filas contrarias) i no sé de cuál modo fabricarán el híbrido que traicionará. En realidad no es eso lo que quiso decir, sino que tiene el cerebro tan atormentado ( i sépase que tiene cerebro) que antes de hacer esta proposición ya debió tomar el vaso de vino o de güisqui con Álvarez Paz; i por último dice que será un ente pragmático contando con las masas populares. En este chorizo de proposición, el mismo sabio analista dice que no solamente se conectará con las masas populares (para él todavía estúpidas o analfabetas o creyentes dogmáticos) i dejará de preocuparse por las élites (¡¡¡) i suelta cosas como estas: jamás podrá dejar de tener vínculos con empresarios i cúpulas económicas, i las elecciones que ha ganado la oposición ha sido por abstención del chavismo pero no por el aumento de votos.

 Sin embargo, no puedo dejar de referirme a la principal de las paradojas expuestas. Este analista, debe saber que el análisis mata la espontaneidad. “El grano molido y convertido en harina, −dijo Amiel− no podría germinal ni crecer”. Confieso que no sé quién es Luis Vicente León ni que estudios tiene, pero esto, lo primero que leo de sus análisis, me hace pensar que no debería estar al frente de una empresa con ese título i finalidad. Ha dicho que su súper candidato deberá emular a Chávez. Emular, señor analista, no es simplemente imitar. Las palabras, aclarado bien desde Stuart Mill, no solamente denotan, sino que muchas, además, connotan. Blanco denota lo blanco, pero connota la blancura para ponerle solamente un ejemplo (no estoi en clases de Filosofía del Lenguaje) i emular, connota la emulación que es un sentimiento noble de parecerse a alguien grande, bueno, valioso, superior, tratando de superar el ejemplo en sentido positivo. Se emula lo grande i superior. De este modo, usted le hace un favor al presidente Chávez, aunque es necesario advertirle algo. Pocas veces se consigue superar el ejemplo i dudo que entre los suyos o ese candidato mítico que usted pinta, haya alguno que sepa emular. Imitar, imitan los payasos i los cómicos; emular, solamente los privilegiados por la naturaleza. I ¿Sabe lo más difícil de emular respecto al Comandante Chávez?  Precisamente su personalidad. Un hombre sobrado de bondad, de amor al pueblo como a nadie he visto en mis años de vida i como pocos he conseguido en la historia republicana de mi patria i del mundo; un hombre con una entrega total a sus deberes, que ignoro a cuales  horas da descanso a su cuerpo i a su mente; un hombre que ha puesto sus conocimientos, su capacidades militares, sus preocupaciones económicas i su búsqueda de la felicidad de su pueblo, como solamente vimos en los grandes libertadores i sobre todo, que ha sabido soportar con una recia filosofía de la vida, la weltanschaun alemana, tanta injusticias, atropellos e insultos de una oposición cursi i ridícula como la que lo adversa radicalmente o la que ha ido a conspirar i no a legislar dentro de la Asamblea Nacional. Un hombre en fin, humano, humanista, no perfecto, pero con cualidades que lo elevan i llegan al corazón de su pueblo. Con Omar Kheyyan, créame Luis León, i cambie esa gran locura por un vaso de vino donde pueda ahogar tu impotencia.

robertojjm@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1857 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a117577.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO