Con la carabina al hombro...

Definitivamente la oposición, y muchos chavistas también, imaginaron lo que ocurriría el sábado 15 de enero en la Asamblea Nacional, ya Chávez lo había anunciado, llegó la hora de jugar a la política con (P) mayúscula, muchos pensaban que era mamadera de gallo. La conmoción en sectores de la oposición es evidente, en las primeras de cambio se nota un descuadre por parte de los sectores opositores; inmediatamente posterior al discurso del presidente, los más connotados representantes opositores se notaron “fuera de paso” a la hora de hacer swing a la “rabo e cochino” lanzada por el presidente, lucieron incómodos y desconcertados. “Ponchados sin tirarle” diría el narrador de beisbol, son ya demasiados strike en muy poco tiempo, hace poco lo de la ley de universidades, ahora el de la Ley Habilitante…algunos dirán “fueron por lana y salieron trasquilaos”, una vez más Chávez los gambeteó y los dejó regados en el campo y la goleada se hizo inevitable, para también aderezar con futbol la cuestión.

Sin duda muchos opositores esperaban ver las “calles incendiadas”, primero por los “manitos blancas” y luego por “el rechazo a la dictadura habilitante”, con María Corina al frente, entre otros connotados “defensores de la libertad”; se quedaron con “la carabina al hombro”…adiós a paros petroleros, tomas de plazas por militares en situación de deshonroso retiro, cacerolazos, guarimbas en las principales vías de las ciudades, entre un sinnúmero de acciones desestabilizadoras por parte de una oposición que jamás se esperaba una elevación en el discurso político a las alturas que solo Chávez se puede dar el lujo de elevar, en este país al menos. Solo basta revisar esta nota para calibrar, al menos, el profundo impacto en la contrarrevolución más radical, está publicada en noticiero digital, con solo observar al personaje, las conclusiones sobran http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=730236 Agustín Blanco Muñoz, nada más y nada menos que en globovisión, ustedes escogerán la mejor forma de sonreír…

Ciertamente la revolución venezolana es inédita, es decir, por primera vez nos acercamos tanto a lograr lo que siempre hemos deseado, sin desmeritar el ensayo chileno, culminado en fracaso, poder trascender el sistema capitalista sin haber accedido a instancias de poder por medio de alguna guerra, sino por los mecanismos de la propia burguesía; elecciones, respeto a la norma legal burguesa, e incluso, darse el tupé de poner contra la pared a la burguesía al invitarla a dialogar, todo en el marco de la constitución. Alguien dijo: “la guerra se gana en la mesa de negociaciones”, nadie menosprecia la inmensa habilidad y capacidad de maniobra de la burguesía. La burguesía aplicó la dictadura y habló de democracia; la burguesía violó la libertad y gobernó cabalgando en esos términos; la burguesía obligó a los pueblos a usar la violencia como única herramienta para encontrar su libertad y nos llamó violentos, guerrilleros, insurgentes, bandidos, etcétera, cuando en realidad son ellos los violentos. El diálogo fue usado para acuerdos entre las clases hegemónicas para repartirse todo el poder, sin que el pueblo participara en esos acuerdos ¿Qué pasará cuando es el pueblo quien convoca a ese diálogo, sirve la mesa, prepara las velas y de paso coloca la agenda, con brindis incluido, cual es el problema y quien dijo miedo? Quienes hagan un somero análisis de las reacciones de la burguesía nacional e internacional tendrán clara la respuesta. Obviamente a la burguesía, por antonomasia “conversadora”, dada a “los acuerdos”, pero de clase dominante, cuando ella no tiene la sartén tomada por el mango no le gusta la cosa, es allí cuando rechazan el llamado al diálogo, se ponen bravos, piden imposibles, incluso que se viole la propia constitución.

El presidente Chávez tiene perfecta lectura del momento político ¿Cuál es el temor a debatir con la burguesía? ¿Acaso hay temor a enfrentarlos? Un revolucionario, y menos de la talla de Chávez, no rehúye el debate, entre otras cosas porque ciertamente el proceso debe repolitizarse y radicalizarse…algunos camaradas dirán “eso no es radicalización”, yo les diría, no es incompatible la radicalización y profundización del proceso con el hecho de sentarse con el adversario a debatir la política, cuando las condiciones son favorables para el pueblo y esta es una de las pocas ocasiones que es favorable al pueblo.

La línea lanzada por el comandante nos obliga a ser más eficientes, más revolucionarios, más radicales; entendiendo lo que realmente es ser radical, no cómo la burguesía mediáticamente a manejado el término, sino simplemente ir a la raíz para transformar desde allí. En la calle, en la asamblea nacional, en las plazas, en los barrios, en las ciudades y en los campos, el debate debe ser entre dos propuestas: Socialismo, la nuestra, Capitalismo, la de la oposición. Que ahora interpelarán a nuestros ministros, deberíamos estarlo haciendo desde hace rato, como lo dijo el presidente, donde los más contundentes e incisivos sean nuestros diputados socialistas. ¿Ustedes creen que un ministro que es incapaz de atender a unos diputados socialistas está construyendo el socialismo? ¿Hasta cuando se le deja solo a Chávez el tema del control político de ministros y altos funcionarios? ¿Ustedes creen que un ministro o alto funcionario que no sea capaz de atender un llamado de alguna comisión de diputados será capaz de hacerlo con el pueblo? Háganse un paseo por la Asamblea Nacional, hablen con diputados experimentados y llegarán a conclusiones que les despejarán de cualquier duda y se darán cuenta de la cantidad de ministros y altos funcionarios que poca o nula importancia le dieron a la Asamblea Nacional, por cierto institución creada en el marco de la constitución bolivariana propuesta por nosotros mismos, pero… “cosas veredes mi querido Sancho” diría El Quijote…

La Asamblea tiene la potestad de interpelar a altos funcionarios de la administración pública, decimos y lanzamos la idea de EL PUEBLO LEGISLADOR, bajo esa lógica ¿Quién interpelará? Deducimos que el pueblo, de lo contrario entonces el discurso del pueblo legislador es algo demagógico  y la demagogia no es de los revolucionarios, menos los discursos huecos, sin sustancia.

Claro está que a la burguesía no le gusta este tipo de diálogos, cuando es con el pueblo y con representantes que poseen una voluntad inquebrantable de defender los intereses de ese pueblo…vale recordar que nunca son los pueblos quienes inician la violencia contra nadie, son las clases dominantes quienes ejercen la violencia contra los pueblos, los pueblos cuando ejercen la violencia siempre lo han hecho como un mecanismo de autodefensa; si los colonizadores no hubiesen llegado a saquear a nuestros pobladores originarios seguramente no se hubieran producido reacciones de violencia por parte de éstos, hecho que a la postre significó que casi nos diezmaran en su totalidad, sobretodo por la poca capacidad de nuestros aborígenes para una confrontación violenta, sin embargo, ¿Cuántos hechos heroicos se llevaron a cabo? Innumerables. Cuando Chávez señala que nuestra mejor defensa es el contraataque es porque justamente los pueblos usan esa herramienta in extremis, cuando no hay otra salida. Efectivamente ninguna clase entrega su hegemonía así por así, todo es producto de un proceso de desplazamiento y en eso estamos de acuerdo pero… ¿Acaso es poco el hecho de que sea el pueblo quien dicte la agenda de discusión política de la nación?

Chávez no hizo otra cosa el sábado sino la de lanzar la agenda del pueblo legislador, el pueblo legislador que emplaza a la burguesía a discutir en el marco de nuestra constitución bolivariana, nuestra democracia socialista y nuestro proyecto nacional Simón Bolívar. Sabemos que el enemigo no es tonto, los asesores gringos ya están ajustando el discurso opositor, ellos saben que serán demolidos por la contundencia de las razones históricas de una revolución, en el fondo prefieren salidas como la de un magnicidio, una invasión, un golpe de estado, una situación de violencia, muerte y desolación, ese es el verdadero escenario al que juega la oposición. El juego político entonces consiste en desactivar los planes malévolos del imperialismo, a través de sus representantes acá; el solo hecho de haber llegado a la Asamblea Nacional y haberse incorporado a la misma(la oposición), haber llamado al debate, todo esto, sin duda, permite fortalecer la institucionalidad revolucionaria, se legitima y trasciende la patria, esto ocurre, entre otras cosas, porque en efecto Venezuela es el centro de un ensayo que centra la atención de los pueblos del mundo en nuestra revolución, eso desde luego que no es “poca cosa”, parafraseando a Cristina Fernández, la presidenta argentina.

Una vez más queda demostrada la capacidad del presidente Chávez para darle lectura a los momentos políticos, el actual es crucial; en el ámbito internacional cuando más arrecia la campaña en contra de Venezuela, la jugada política del presidente deja sin discurso a los oposicionistas que aspiraban un escenario propicio para generar acciones violentas, por otra parte, el cuadro actual permite que los embates de la oposición en vez de afectar la revolución la fortalezcan. La apertura al debate, a la interpelación, a la confrontación de ideas nos obliga a una eficiencia máxima, igualmente permite a la asamblea desempeñar, junto al pueblo legislador, perfectamente su rol de control político, tarea que hasta ahora se la hemos dejado solo a Chávez y esto no es correcto.

Considero, en mi humilde opinión, que llegó el momento de crear mecanismos efectivos de articulación de ese pueblo legislador, es decir, que esta acción no solo se concentre en Caracas, sino que se riegue por toda la patria, para ello es menester ajustar muchas cosas a nivel del órgano legislativo para que la participación popular sea efectiva y eficiente…recuerden camaradas legisladores, esos patiquines de la burguesía no aguantan a este pueblo legislando, no olviden que este escenario no es el que quiere jugar la burguesía nacional y menos el imperio, tratarán de entorpecerlo, no obstante, sin caer en un problema numérico, el hecho de colocar a la derecha entre la espada y la pared en el debate de ideas, ya en si mismo es un colosal triunfo de esta revolución…

PATRIA SOCIALISTA O MUERTE… ¡VENCEREMOS!

latojeda@gmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2196 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor