La anécdota de un lumpen proletario

Es cierto que el poder y los privilegios del Estado burgués pueden llegar a contaminar a los revolucionarios, más, no es menos cierto que la democracia revolucionaria de los trabajadores sanea y detiene el proceso de enajenación del cuadro.  

Por alcanzar los espacios de poder del Estado, la bajeza de algunos sale a relucir. Asemeja a un show circense de enanos. Y es entonces, en el preciso momento cuando baja el telón, sale inmediatamente un enano en acción queriendo robarse el show para agradar al dueño del circo. Hacer el ridículo es su especialidad.   

El pueblo sabe reconocerlos. Aunque las payasadas de los enanos del circo lo hacen reír, en cuanto se trata de una abstracción imaginaria, un espectáculo, no les agrada cuando se convierten en realidad. “Jalabola” es un término nacido de la sabiduría popular –un venezolanismo- que mejor describe al ruin oportunista que desguasa su moral y ética traicionando al colectivo para simpatizar al Jefe con vulgar servilismo disfrazado de lealtad personal. Es la figura del “capataz moderno” quien, en lugar de utilizar el látigo, se sirve de la cizaña y la traición contra sus compañeros de trabajo para hacer su patético show. Es también la expresión del lumpen proletario que tanto acusaba Carlos Marx para advertir al proletariado. El jalabolismo es la enfermedad, la ética natural de la pequeña burguesía oportunista; es la conducta inmoral y desclasada de algunos trabajadores. Un mal que encuentra espacio  entre los más débiles al frente de importantes puestos dentro de la administración del Estado y los poderes públicos.  

La astucia de estos oportunistas se inscribe en escalar espacios de poder para, desde allí, utilizarlo en beneficio propio y sabotear el avance de la revolución. 

Muy recientemente, a raíz de una pequeña lucha por reivindicaciones laborales encabezada por unos pocos trabajadores, pero apoyada por la mayoría, resaltó  la asquerosa actuación de un funcionario público de jerarquía quien, aprovechando su posición de poder, obligó a 3 trabajadores contratados a mentir y traicionar a sus compañeros. El jalabola pretendía agradar a su Jefe ocultando su rostro desleal bajo una mascara de firmeza y compromiso personal para con la institución y la jerarquía. Pero, para su mala suerte, por su propia estupidez, el resultado de su espectáculo le procuró la antipatía de su jefe.   

Sirva también esta anécdota para crear conciencia e incentivar a la organización y la lucha de la clase trabajadora contra el lumpen-proletario y la burocracia  estatal. El lumpen proletario es la expresión de la vieja cultura oportunista pequeñoburguesa que los trabajadores deben derrotar. Cuando Lenin proclamo "Todo el poder para los consejos de trabajadores obreros y campesinos (los soviet)" jamás imaginó que, luego de su muerte, la burocracia estatal terminaría contraviniendo su proclama y transformarla en letra muerta. Politizar y empoderar a los trabajadores es una de las políticas de las 3R planteada por la revolución. 

¡La lealtad es para con la clase trabajadora, jamás a la burocracia!

basemtch@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3184 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: