Paz a sus restos, y a los que dejó de Venezuela

La derecha ultrosa -como todo extremismo inmaduro y pueril- resulta en verdad delincuencial, provocadora y alquímica. Delincuencial porque se pone de manifiesto a través de un acumulado de delitos que, lo que por lógica busca, es la conformación de una colectividad de delincuentes… Y creo que en esto los ejemplos huelgan. Provocadora porque aguijonea a unos mencionados “manitas blancas” a que cometan desmanes como preludio a lo que le ha resultado, y siempre le resultará, sedicioso en vano. Y alquímica porque tratando de combinar elementos artimañosos para transmutarlos en oro y plata, para ellos solitos, lo que lograron no fue más que volver mierda al país…

Y a propósito de esta derecha, lamentablemente falleció en el útero que lo mantuvo siempre uno de sus prototipos más distinguidos y operativos. Se destacó él como un político irresponsable, arrebatado y anti histórico. Irresponsable porque nunca tuvo un proyecto para nada que no fuera para su mezquina ventura personal y para la de su grupito. Arrebatado porque tal como una vez lo viera, pilotando una lancha contra las fuertes olas del mar, aumentaba la velocidad con su proverbial tic delirante como buscando que la nave efectivamente se partiera en dos… Y anti histórico porque fue otro de los que negó a Bolívar… Su gran proyecto para Venezuela fue siempre el caos en el que finalmente la sumergió, lo que no quita que tuviera algún encanto personal para estafarla.

Así creo que se le recordará. Además, ¡cuántos muertos! Pero lo cierto es que la grandísima mayoría de ellos, en el cielo están, por lo que seguro que no lo podrán ver más nunca jamás…


canano141@yahoo.com.ar


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2198 veces.



Raúl Betancourt López


Visite el perfil de Raúl Betancourt López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Betancourt López

Raúl Betancourt López

Más artículos de este autor