Papeles para el Debate

Chávez: reforma o revolución

Consecuencia de la primera constituyente el pueblo venezolano posteriormente aprobó una Constitución, la vigente, con más del 70%.

Quedaba para la historia la del 61, pese a los gazapos que en la nobel colearon representantes de la burguesía -la calificación es ideológica-, que después fueron “defendidos” por presuntos revolucionarios al extremo que la reforma de ésta en el 2007 una vez invocada, la detuvieron, ¡Por ahora!...

Pese a los avances obtenidos respecto de la Carta Magna sustituida, nadie lo podría objetar, aun existen incongruencias en torno a preceptos fundamentales de la Revolución Bolivariana y Socialista no expresados en ella tanto en el plano interno como en el ámbito de las relaciones internacionales.

En el marco de lo anterior, hemos estado revisando acuciosamente la actual CRBV tanto en su forma como en el fondo de la materia y déjenme decirles, como hemos encontrado absurdos jurídicos, semánticos, sobre el léxico y otros, preñados de constructos propios de un régimen o sistema democrático burgués; más no de uno socialista.

Partiendo del criterio de la Pirámide de Kelsen que en el Derecho refiere al dispositivo por medio del cual nos permitimos dibujar la existencia de nuestro ordenamiento jurídico -prelación en forma de cascada-, de todo el sistema legal en nuestro país; a lo cual y en consecuencia, si la referencia primigenia está errada (entiéndase la Constitución actual), el resto del cuerpo legal y jurídico existente que responde a la visión burguesa y no socialista, no sólo estaría mal sino que como tal, imposibilita la concreción del proyecto expresado por el Comandante Presidente hacia el Siglo XXI.

Ninguna de las Leyes y Normas vigentes, tal como existen, permiten en su mayoría, la aglomeración de la propuesta de cambio; por tanto, deben ser ajustadas a la nueva realidad lo que nos obliga inferir que estamos “entrampados” en una red jurídica que no asiente avanzar en la construcción y consolidación del modelo de sociedad que nos hemos propuesto en todas sus ramas y órdenes.

Eh allí, la tarea de la nueva Asamblea o del Soberano caso que, los agentes del “Ancien régime” infiltrados en ésa (tal como se enuncia en francés, pues de allí es que proviene esa expresión propia de la revolución francesa), entrabasen el proceso de afianzamiento de la oferta político, social y económica que hemos denominado “Socialismo del Siglo XXI”.


(*) Politólogo e Internacionalista venezolano

Magister en Seguridad y Defensa

monlan2001@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1448 veces.



Manuel José Montañez Lanza (*)


Visite el perfil de Manuel José Montañez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: