En defensa de la revolución:

Contribuir en el balance de la contradicción estado-nación

Cuando la generalidad de las personas se refiere a revolución, lo asocia inmediatez, en Venezuela y en los países latinoamericanos estamos aprendiendo que revolución es proceso y que los problemas no se solucionan de la noche a la mañana cual cuento de hadas. En la actualidad estamos en un sistema en el cual la ideología dominante es el de la lógica capitalista, cambiar esto a otra lógica (socialista) significa pasar por diferentes etapas antes de la eliminación total de la lógica dominante.

El imperio en la actualidad se encuentra auto cercado por sus guerras, crisis económicas, recesión, los problemas inmobiliarios, el tráfico y consumo generalizado en su población de sustancias estupefacientes, y por esto para justificar su intervención en países  del medio oriente o  en Latinoamérica  inventa los monstruos  adecuados para asustar, debilitar y atacar, como el terrorismo, el narcotráfico, el comunismo y su ¡¿lucha!? Por la ¡¿“democracia”!? Estos son sus aliados para sembrar confusión y para legalizar el uso de su industria bélica y generar ganancias que los ayuden en su crisis y aseguren perpetuar su dominio.

América latina fue calificada por el imperio como su patio trasero, necesaria para sus mercados además del seguro abastecimiento de recursos naturales. En la actualidad, el proceso, está en una etapa de confrontación ideológica: Los imperialistas buscan desesperadamente acceder al petróleo pero por una vía económicamente favorable a ellos, es decir “Tres por Uno” o si fuese posible gratis, con su concepto de democracia dirigida, nula en lo que se refiere a la participación ciudadana. 

Por el otro lado estamos las fuerzas progresistas de este continente, con nuestra concepción de libertad, independencia, soberanía, justicia, paz como derechos inapelables y con una concepción de democracia “Ciudadana y Participativa”, creemos que tenemos la razón, andamos en la construcción de la fuerza para defender esta lógica. Mientras que el imperio continua en su proyecto de colonización, desde la agresión contra el Líbano con el fin de dominar  esa región entera, como la abolición de los derechos del pueblo palestino en Medio Oriente, como la devastación de Afganistán por la intervención militar de Estados Unidos, como la destrucción de Iraq y su ocupación permanente con el objetivo de asegurar el control el petróleo así como el cerco que se desarrolla contra Irán, país que no acepta una posición de dominado dentro del sistema mundial imperialista.

Por esto en este momento histórico, como revolucionarios y en un análisis proactivo de nuestra realidad debemos estar bien claros en el rumbo de este proceso, y en ocuparnos en  conceptualizar y definir como es la mejor forma de resolver la contradicción Estado – Nación,  para el logro de un país productivo con justicia y alcanzar la eliminación de la dependencia, solo así acumularemos la suficiente fuerza para instaurar la lógica socialista. Solos, no podemos decidir, unidos podemos construir las tácticas y estrategias más convenientes para asegurar la permanencia y crecimiento de este esperanzador proceso de cambios que significa supervivencia humana, ¡CONTRIBUYAMOS!

 "Sin Teoría Revolucionaria no hay Movimiento Revolucionario" 
Vladimir Ilich Ulianov - Lenin

<martaortega4@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1230 veces.



Marta Ortega

Docente jubilada, militante por la transformación social desde el voto nulo hasta hoy. Pionera en la formación de la Liga Socialista y defensora de los Derechos Humanos

 martaortega4@gmail.com

Visite el perfil de Marta Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: