¿Qué está pasando Dios mío?

Con tanta lluvia y racionamiento

Aún están frescas, en nuestras memorias, las imágenes de nuestros principales ríos secos y con barcos flotando en sus arenales, es historia reciente que quedará como evidencia de la terrible sequía que nos trajo el fenómeno de El Niño; asimismo, su implacable impacto sobre nuestra principal fuente de energía hidráulica: El Guri y, en nuestro caso particular, los embalses que sirven de reservorio de aguas para abastecer a la capital de la República Bolivariana de Venezuela: Caracas.

  Hace un año, la ministra del ambiente, en ese entonces, informaba: “La ministra del Poder Popular para el Ambiente, Yuvirí Ortega, dejó claro que los técnicos de Hidrocapital e Hidrocentro (entes responsables del manejo del embalse Camatagua) informaron que éste cuenta con 789.736 millones de litros cúbicos de agua, lo que representa un suministro de 500 días de agua si no llueve. “La cota de alivio máxima del embalse Camatagua es de 301,65 metros sobre el nivel del mar (msnm) y en los actuales momentos la tenemos en 289,07 msnm, es decir 12,59 metros por debajo de su nivel normal, propio de esta época del año, y su cota mínima está fijada en 250 msnm” (Prensa web YVKE, 7 de Julio de 2009). El para entonces presidente de Hidrocapital, tenía una visión más optimista: “Hitcher explicó que los tres embalses que surten de agua a Caracas -Camatagua, Taguaza y Lagartijo-, pasan un régimen de llenado que va desde la primera semana del mes de mayo, que es cuando comienza el periodo lluvioso en el país, hasta la segunda semana de octubre; luego, se abre otra ventana hidrológica que inicia en el mes de septiembre y termina la segunda semana de enero. “En ese tiempo es cuando se llenan los embalses, es el régimen de recuperación de sus niveles, pues los otros meses son seco. Este año lo que pasó es que ese período fue tardío, lo que produjo la no recuperación de uno de los embalses: Lagartijo. Pero aún así, tenemos un almacenamiento para un año y dos meses”, reiteró…” (ABN, 8 de enero de 2010).

  No obstante, el factor electricidad, los constantes apagones que se daban en el territorio nacional y las consecuentes protestas de nuestra población, alterarían la visión optimista que nos mostraba el para entonces pdte. de Hidrocapital, Alejandro Hitcher; quien, meses después sería designado por el Camarada Presidente, Hugo Chávez, como ministro del ambiente en sustitución de Yuvirí Ortega. Su visión optimista no encajaba en un sistema eléctrico nacional a punto del colapso, por la intensa sequía que amenazaba con paralizar Guri, nuestro principal generador de energía hidráulica. Es así, que en octubre de 2009, el ministro del poder popular para el ambiente, Alejandro Hitcher, ya anunciaba la política de racionamiento, aún vigente, en los siguientes términos: "Vamos a pasar de 400 litros a 300 litros por habitante/día", informó Hitcher, al asegurar que no es exactamente un racionamiento lo que se aplicará a partir del lunes 26 de octubre en Caracas, sino una menor distribución en el suministro, debido a los niveles negativos de los tres principales embalses que surten a la ciudad: Lagartija, Taguaza y Camatagua. Informó que la más pequeña, Lagartija, es la que peor está, mientras las restantes, aún con el déficit, no registran los niveles peligrosos que alcanzaron en 2001, cuando se registró la sequía que obligó a tomar medidas drásticas entonces. En entrevista a Dando y Dando, programa que transmite VTV, Hitcher explicó que si cada ciudadano practica en forma consciente las recomendaciones para usar y ahorrar agua, "nosotros ni sentiríamos la falta de esos 3 metros cúbicos de agua que vamos a dejar de enviar". (Ultimas Noticias, 22 octubre 2009).

  Es así, que a partir de octubre de 2009 se inicia una política de ahorro de agua potable, consistente en 2 días de la semana en que al caraqueño/caraqueña se le restringe el acceso al servicio de agua potable, incluso en aquellas viviendas que cuentan con tanque propio de almacenamiento, la restricción se reduce apenas a un solo día o a ninguno, dependiendo de la capacidad del tanque. El balance presentado por el ministro Hitcher, en febrero de este año no puede ser más alentador, leamos: “Desde que se inició el Plan de Abastecimiento de Agua Potable en Caracas se han ahorrado alrededor de 60 millones de metros cúbicos de agua, informó el ministro del Poder Popular para el Ambiente (Minamb), Alejandro Hitcher. En ese sentido, explicó que ese importante resultado, logrado en tan sólo cuatro meses, se debe al comportamiento corresponsable Pueblo-Gobierno, “que forma parte también del Proyecto Bolivariano Constitucional, orientado a construir una sociedad justa y socialista”. (www.minci.gob.ve, 25 de febrero de 2010). 

  Si ya en febrero, el camarada ministro del ambiente presentaba un balance alentador del Plan Especial de Abastecimiento de Agua para Caracas, con la entrada formal de la temporada de lluvias a nivel nacional, el panorama de los embalses debe ser más que alentador. De hecho, las informaciones que hay sobre El Guri: “La cota del embalse hidroeléctrico Guri, ubicado en el estado Bolívar y proveedor de más del 70% de la energía que consumen los venezolanos, se ubicó este lunes en 264,69 metros sobre nivel del mar (msnm), lo que significa que está a menos de 7 metros para alcanzar su nivel óptimo de 271 msnm, según la Oficina de Operación de Sistemas interconectados (Opsis)” (2 de agosto de 2010), son indicativas de la recuperación del embalse. Con muchísima razón, adelantándose en el tiempo, el Camarada Presidente, Hugo Chávez, en junio pasado y aprovechando la oportunidad que le daba el Mundial de Fútbol, se decidió en conjunto con el Comando Eléctrico Nacional, levantar la medida de racionamiento eléctrico a nivel nacional. Medida que, a todas luces, le valió el más amplio respaldo de nuestra población, como lo reflejan diversas encuestas que han aparecido publicadas en los medios de comunicación. Al igual que El Guri, hoy los caraqueños/caraqueñas observamos intensas precipitaciones que caen sobre la región capital e incluso más allá, sobre las cuencas donde se encuentran ubicados los embalses que suministran agua a la Gran Caracas, llevándonos a preguntarnos: ¿qué espera el camarada ministro del poder popular para el ambiente, Ing. Alejandro Hitcher, para flexibilizar o revisar el Plan Especial de Abastecimiento de Agua para Caracas?

  El Padre Libertador, Simón Bolívar, lo prescribía: "Llamarse jefe para no serlo es el colmo de la miseria", si la decisión de esa medida estuvo en manos del ministerio a su cargo, por qué esperar que el Camarada Presidente, Hugo Chávez, se lo ordene; para ejecutar una medida que, en mucho, va a beneficiar a los caraqueños y caraqueñas. El Plan, y en eso estamos de acuerdo, podría reducirse a un solo día, de manera que tomemos conciencia todos/todas de la imperiosa necesidad del ahorro de agua potable. Esa reducción, implicaría que miles de familia, por contar con tanques de almacenamiento en sus casas o apartamentos, no llegarían a sentir la medida de racionamiento de un solo día en la semana. Entonces, camarada ministro, por qué esperar que se lo ordenen?. No le parece que nuestro Camarada Presidente, con la crisis bi-nacional ya tiene suficientes problemas por atender, ayudémosle  a gobernar, garanticémosle  a nuestro pueblo la mayor suma de felicidad posible!!! 
 

henryesc@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2061 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a105405.htmlCd0NV CAC = Y co = US