Un cuadro de horror o a las puertas del infierno

En agosto de 1998, en plena campaña electoral para elegir un nuevo Presidente, la situación del país era tan angustiosamente peligrosa, que consideré necesario alertar a los electores, en la medida de mis modestas posibilidades, acerca de ese alarmante estado de cosas al que unos gobiernos desalmados e inescrupulosos, verdaderas pandillas de delincuentes y malhechores, nos habían conducido..A continuación, uno de los textos que redactamos con la finalidad antes mencionada:

   “La pelea de los corruptos por la Presidencia de la República es una pelea de hienas por un cadáver en descomposición llamado Venezuela. Esto lo decimos por lo siguientes;

   Los requerimientos anuales de Venezuela en dólares son como mínimo, pero muy mínimo, de 18 mil millones que se descomponen así: 12 mil millones para la importaciones, esto es,, medicinas, alimentos, jabones, dentífricos, repuestos, etc.; 5 mil millones para el servicio de la deuda y mil millones más para el servicio exterior, usted sabe, embajadas, consulados y otros. Como ya dijimos, las mencionadas cifras constituyen nuestras mínimas necesidades en materia de divisas estadounidenses. Sin embargo, en estos momentos sólo le están ingresando 9 setecientos millones anuales.Veamos: 

Producción de petróleo               Barriles                   Precio por barril                     Ingresos en $  

Prod. diaria                               3.000.000                   .  9 dólares                              27.000.000.

Prod. mensual                          90.000.000                      9 dólares                          810.000.000

Prod. anual                          1.080.000.000                      9 dólares                          9.720.000.000 

   Como se ve, un déficit de 7.280 millones de dólares. ¿De dónde el gobierno sacará los recursos para enjugarlo? Por lo pronto, de nuevos endeudamientos, de las reservas de divisas y de la expoliación hasta más no poder de PDVSA. Sin embargo, ya el Banco Mundial, en actitud que seguramente imitará la banca internacional, anunció que no le prestará un solo dólar más a Venezuela. Entre otros motivos, según dijo, porque además de la baja calificación de la deuda, por el mal manejo que el gobierno de Caldera-Matos-Petkoff le dio a los recursos extraordinarios que ingresaron al país producto de la guerra Tormenta del Desierto, y que alcanzaron la friolera de 14 mil millones de dólares (se los robaron íntegros). Esta posición del organismo multilateral, obligará al régimen a apelar a las reservas de divisas con mayor intensidad. Lo cual nos plantea la siguiente pregunta:

   ¿Y qué  sucederá cuando las ya menguadas reservas se acaben de agotar? Un caos espantoso, pues a este hecho le seguirá una maxi-devaluación, lo cual es sinónimo de hiper-inflación acompañada de un desabastecimiento total. Este es el maravilloso resultado de una “democracia” apoyada por los  “empresarios”, periodistas y medios dc comunicación, cómplices sin atenuantes de la delincuencia en función de gobierno 

     Nota: a propósito del petróleo y demás sarandajas, es bueno recordar una declaración de Andrés Sosa Pietro, suministradas a Ana Días del diario El Nacional, en las que afirmaba “que la política de PDVSA no era vender más caro el petróleo sino más barato (sic). Curioso marchante éste, ¿verdad, Anita? Recuerdas la notificación que te envié alertándote acerca de que la orimulsión era una estafa que tenía como única finalidad comprometer aun más la estabilidad financiera de PDVES. Y sin embargo, no me respondiste.”

 Alfredo Schmilinsky Ochoa                                                                                     Agosto de l998”                                                                                                                                                                                                                           .

  Hasta aquí, una de las notas que redactamos para alertar a quienes nos pudieran leer, acerca de la terrible catástrofe que se avizoraba en el horizonte; catástrofe que nos amenazaba, de continuar AD y Copey en el Poder, con calamidades que, por sus trágicas consecuencias, ni siquiera éramos capaces de imaginar.

   Y una de las artimañas de la que se valieron los enemigos de Venezuela para cercenar la yugular de nuestra economía fue la orimulsión, pegoste que presentaban como una gran conquista de la tecnología petrolera venezolana. A la denuncia de esta estafa, le dedicamos –fui el único que lo hizo- innumerables artículos  y diligencias, que no fueron secundados ni siquiera por aquellos que, además de presumir de expertos petroleros, se decían de izquierda. Pero de esto, con el ánimo de restablecer la verdad histórica, tal vez volveremos después.  

alfredoschmilinsky@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2344 veces.



Alfredo Schmilinsky Ochoa


Visite el perfil de Alfredo Schmilinsky Ochoa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alfredo Schmilinsky Ochoa

Alfredo Schmilinsky Ochoa

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a102609.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO