Para liberales exclusivamente

No me conformo con que el sacrificio de mi padre, Jorge Eliécer Gaitán,  haya servido, fundamentalmente, como anzuelo electorero de los manzanillos y oligarcas liberales que representan la antítesis de lo que fue la batalla por el socialismo de mi padre.
 
Con su magnicidio esos oportunistas consiguieron "un mártir" para usufructuar de su memoria, a la que han explotado inmisericordemente para acrecentar su caudal electoral y fortalecer así al partido liberal socialdemócrata, que tánto criticó mi progenitor.
 
Claro que ahora, cuando tienen un mártir más con el nombre de Luis Carlos Galán, han decidido poner en un segundo plano a Jorge Eliécer Gaitán, porque Galán está en manos de César Gaviria. Es él quien lo hace hablar y quien adquirió el derecho, por voluntad de la familia del mártir, de ser su legítimo heredero. Y es que, en realidad de verdad, César Gaviria y Luis Carlos Galán estaban hechos políticamente el uno para el otro.
 
En cambio, la heredera natural del legado de Jorge Eliécer Gaitán soy yo, su única hija y a ellos no les conviene que sea yo quien lo ponga a hablar, porque no ignoran que la lucha de mi padre estaba centrada contra ellos, contra la manipulación de la mística popular, contra el capitalismo que ellos defienden y que sus presidentes le han impuesto al país.
 
Eso explica que me critiquen tánto porque yo siempre lo cito, lo que hago adrede, para contrarrestar - con las limitadas armas de difusión de que dispongo - la arremetida reaccionaria que los jefes liberales han hecho de su figura para convertirlo en un MITO MUDO al servicio de sus mezquinos intereses.
 
A ellos les conviene que mi padre aparezca como un dirigente entregado a la causa popular (eso trae votos), siempre y cuando se diga que era liberal, para ellos poder exhibir el mismo calificativo, mostrándose farisaicamente como sus "copartidarios" y poder así usufructuar dolosamente de su memoria.
 
Y ahora, para estas elecciones, cuando los gaitanistas doctrinarios que conozco han tomado la decisión de votar mañana 30 de mayo por Gustavo Petro, en las toldas del partido liberal les están diciendo mentirosamente a los militantes liberales que Jorge Eliécer Gaitán decía que "la disciplina es doctrina" y añaden que, por esa razón, deben votar obligatoriamente por Rafael Pardo, así el programa de Petro esté más cerca de la plataforma ideológica de Jorge Eliécer Gaitán que el programa de Pardo. 
 
Una vez más faltan a la verdad. Mi padre JAMÁS dijo que la disciplina es doctrina. Si así fuera habría sido completamente incoherente, pues siempre estuvo batallando contra la línea política trazada por las directivas oficialistas del Partido Liberal y se negó a votar por los candidatos oficialistas del partido. Lo que dijo mi padre es que "el procedimiento es doctrina" y mentir, como lo hacen los electoreros liberales, demuestra que su doctrina es la de la ambición y la mezquindad.
 
Basta que le digan a sus electores que el programa de Pardo presenta propuestas de lucha por la justicia y que son, según ellos, las más convenientes para el pueblo. Pero que no vengan hoy, como ayer, a "gaitanear", buscando deliberadamente confundir a la gente al mezclar ´la figura de Luis Carlos Galán con la de Jorge Eliécer Gaitán. Ellos dos representan caras antagónicas frente a la política. El hijo mayor de Luis Carlos Galán, el día del entierro de su padre en el Cementerio Central de Bogotá, al hacer la oración fúnebre, dijo: "Galán no es un Gaitán". Tenía toda la razón. Por lo menos, las directivas liberales deben respetar la posición de las familias Gaitán y Galán, porque mutuamente hemos afirmado que NADA tienen que ver el uno con el otro, ni ideológicamente, ni programáticamente, ni sus asesinatos se originaron por iguales motivos. ¡Nooo! Hoy, la familia de Galán apoya la candidatura de Rafael Pardo, mientras que mi familia, la familia de Gaitán, apoya la candidatura de Gustavo Petro. Son dos posiciones diferentes, dos plataformas ideológicas distintas, dos maneras diversas de entender la lucha y el futuro de Colombia. Somos, mutuamente, legítimos herederos de nuestros progenitores. 
 
Ayer Galán fue heredero ideológico y táctico de Carlos Lleras Restrepo - a quien su nieto Germán Vargas Lleras representa genuinamente en su posición de derecha - y mi padre fue heredero ideológico de Rafael Uribe Uribe, quien pregonó la necesidad de abrevar en las fuentes del socialismo.
 
"N'a que ver" - como dicen los chilenos -, entre la ideología y los propósitos de ambos. "N'a que ver", ni ayer ni hoy, ni lo será mañana, porque el futuro de Colombia será socialista y no socialdemócrata.
 Cordialmente, Gloria Gaitán  

gaitanjaramillogloria@yahoo.es
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1905 veces.



Gloria Gaitan


Visite el perfil de Gloria Gaitán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gloria Gaitán

Gloria Gaitán

Más artículos de este autor