Chávez, Aunque duela, dice la verdad sin pelos en la lengua

1. "Creo que ese (el diálogo) está muerto", dijo el presidente Hugo Chávez en referencia a las negociaciones en Costa Rica el pasado jueves entre el legitimo presidente de Honduras, Manuel Zelaya y el golpista Micheletti. En rueda de prensa con medios nacionales e internacionales, el mandatario venezolano afirmó que fue un "error craso" de Estados Unidos proponer un diálogo "¿Un diálogo con quién? ¿Con estos usurpadores? ¿Los mismos que a estas horas están persiguiendo hondureños? ¿Los que ya han matado a varias personas?... eso es indigno. Estados Unidos debería rectificar a tiempo”… en el gobierno norteamericano "esta aflorando un mundo de contradicciones". Chávez indicó que EEUU ahora debe demostrar con acciones su condena al golpe de estado en Honduras, ya que ha habido solo tímidas medidas.

2. Mientras tanto Obama, presidente al servicio de poderosísimos intereses imperiales en los EEUU, busca alguna salida que no moleste al gobierno golpistas de Honduras y, al mismo tiempo, que impida que Hugo Chávez -quien ha respaldado con todo y por todo a Manuel Zelaya (presidente legítimo derrocado)- salga muy fortalecido; entre tanto la situación de Honduras sigue empeorando porque el pueblo exige con marchas y plantones en las calles la reinstalación del presidente Zelaya. Pero además de los asesinatos en Honduras, lo que más preocupa es que éste sea sólo el primer Golpe de Estado en estos tiempos y que en los próximos meses se siga usando en otros países. En EEUU los Golpes de Estado son de otro estilo: asesinan a un presidente, lo acusan de practicar espionaje, le organizan un sexogate o le coordinan avionzazos en las torres.

3. Los medios de información internacionales han extendidos intensas campañas para desprestigiar a los gobiernos de Bolivia, Ecuador, Nicaragua, pero especialmente contra el gobierno venezolano. Acusan a Chávez de ser provocador, de hablar de más, de interrumpir las reuniones “decentes”. Sin embargo ese es sólo un estilo, una forma de ser; lo importante o sustancial es lo que Chávez dice y hace. No se le puede comparar con un lengua larga como Fox porque mientras este dice mentiras e imbecilidades, Chávez se da el lujo de decir las cosas con su nombre y por actuar en consecuencia. En su discurso en Nicaragua aquel lunes o martes Chávez advirtió con claridad: solucionemos cuanto antes este problema y evitemos que se alarguen las cosas. Inmediatamente planteó medidas fuertes para obligar a los golpistas a renunciar.

4. Chávez está comprometido con Venezuela pero también con todos los pueblos de América y del mundo. Todos los pueblos y sus gobiernos de izquierda o centroizquierda han contado en los últimos diez con el apoyo incondicional de Chávez; no solamente en lo que corresponde al petróleo sino esencialmente cuando los gobiernos han sido amenazados con golpes de Estado, tal como ha sucedido en Bolivia, Ecuador, Honduras, Paraguay, Guatemala o El Salvador. Y el mejor ejemplo es el de Honduras donde el gobierno de Manuel Zelaya no estaba inclinado hacia la izquierda pero la política de apoyo y solidaridad de Chávez convenció a Zelaya de quien lo ayudaba sin internes alguno. Lo mismo sucedió en 1961 cuando Fidel Castro se acercó a la URSS a pesar que en ese momento estaba más cerca políticamente de los EEUU.

5. Derrocar a Chávez, o por lo menos debilitarlo, es un objetivo casi inmediato de los gobiernos Bush/Obama y sus incondicionales. Así como sacar del poder y destruir a Fidel Castro fue el gran objetivo imperialista de Kennedy, Johnson y Nixon, el imperio está asustado por los avances de Chávez hoy fuerte en la OEA, por la consolidación del Alba, por el apoyo a Cuba en la OEA, por el “CARICOM, Centro América, crecimiento de la doctrina Chávez (Nuevo Socialismo) y su credibilidad, la derrota del TLC, el triunfo de Funes, la crisis económica, el rescate de los precios petroleros y sobre todo el crecimiento de la conciencia de los pueblos”. Esto obviamente no lo pueden permitir los grandes intereses de la oligarquía mundial porque demostraría que su derrota será más temprano que tarde, a pesar de que se defienden con todo.

6. Las batallas que hoy libran los pueblos de Centro y Suramérica están rompiendo con los nacionalismos en la región. Así como los imperios políticos y económicos nunca han tenido fronteras porque someten y saquean a los países por igual, así también los pueblos y sus luchas han comenzado a comprender que ya no se puede hablar de nacionalidades, himnos, banderas y los más falsos patrioterismos porque la explotación, los saqueos, la opresión contra los trabajadores es mundial. Por eso Marx y Engels lanzaron en su manifiesto la consigna de: “Proletarios de todos los países, uníos” y más adelante demostraron que los trabajadores no tienen patria porque las naciones trazaron sus fronteras teniendo como base la fuerza de los ejércitos, no los intereses de los pueblos cuyo objetivo a sido vivir con justicia y paz, peso sobre todo con solidaridad.

7. Por eso mucho más que mexicanos, venezolanos u hondureños, somos seres humanos que luchamos por un mundo de justicia e igualdad y, al mismo tiempo que luchamos junto a los que nacieron en este país que le llamaron México, unimos nuestras fuerzas a todos los pueblos de América y el mundo. ¿Puede alguien creer que los capitalistas tienen patria si sus riquezas las sacan de México convertidas en dólares y las invierten en los países más pobres para obtener mayores ganancias? El patrioterismo que le han inculcado al pueblo con la virgen de Guadalupe, el fútbol, el himno nacional, sus héroes y la bandera, son puras fantochadas para mantener en el pueblo un sentimiento de guerra o de odio frente a otros países igual de explotados y oprimidos por sus gobiernos. Pero ese sentimiento no tardará más porque la realidad nos está enseñando otra cosa.

8. El “chovinismo de gran nación” fomentado por las clases dominantes para sojuzgar a los pueblos, será superado y derrotado al mismo tiempo que nuestras historias serán reescritas y reinterpretadas por los trabajadores. No habrá más Américas para los yanquis de Norteamérica, tal como buscaba la llamada Doctrina Monroe. Las batallas de Bolivar, San Martín, Morelos, Martí, que tan importantes fueron para iniciar la liberación de nuestros pueblos y conformar un continente libre, serán continuadas y reescritas por los pueblos liberados. Por eso hay que continuar luchando por derrotar el golpe de Estado de Honduras y seguir apoyando a todos los gobiernos y pueblos que batallan por construir una sociedad justa, equitativa e igualitaria. Y no olvidemos que cualquier amenaza o golpe contra nuestros pueblos es un golpe a nuestra persona.

pedroe@cablered.net.mx


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1589 veces.



Pedro Echeverría V


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /venezuelaexterior/a82165.htmlCd0NV CAC = Y co = US