La tentación bélica, la guerra con Colombia ya está aquí

La oligarquía colombiana y el pranato nacional invocan al diablo con su juego bélico. Se acusan mutuamente, mueven tropas, se ladran, se muestran los dientes. Usan la amenaza bélica como excusa y distracción a los males que ellos mismos han creado. Pero ya decían las viejas: "el que juega con candela se quema".

La solución bélica está en la mesa de los gobiernos impopulares, muchas guerras tienen su origen en esta búsqueda de excusas al fracaso. El latente conflicto fronterizo, que es crónico en estos países, es una válvula de seguridad, de escape, a ser utilizada por los gobiernos impopulares cuando el fracaso los abruma. Recordemos a Las Malvinas.

Hoy se reactiva el conflicto entre la oligarquía colombiana, fracasada desde hace años, y el pranato, el peor gobierno nuestro que registra la historia. Con el fiasco que asoma en las conversaciones de México, la tentación bélica nos lleva a un territorio de alto peligro. Cualquier suceso, cualquier desliz, un falso positivo puede precipitar el estallido de la guerra fratricida. Es una posibilidad real que hasta hace poco parecía imposible. Con el enfriamiento de México, el madurismo queda sin opciones, no consigue la ansiada inmunidad; las exigencias de renuncia, de elecciones fiscalizadas, su pérdida brutal del apoyo popular, de la credibilidad, lo arrinconan, su falta de capacidad para resolver la crisis de su autoría, su fracaso manifiesto en todo lo que se propone, lo conducen a un desespero que le aconseja la solución bélica. El madurismo endosa a Colombia todos los males, desde los problemas de electricidad hasta la caída de la plataforma de un banco; acusan a Colombia de agredirnos, ese es el primer paso de la guerra.

Frente a esa amenaza real los hombres honestos de ambos lados de la frontera permanecen petrificados, distraídos en las pequeñeces de la política menor. Es la hora de la grandeza, del humanismo, es necesario pronunciarse contra la guerra fratricida, tomar acciones.

Es necesario ponerse de acuerdo en mecanismos disuasorios de la solución bélica. Se debe construir un organismo binacional contra la guerra, que haga frente al peligro que está en fase de preparación de la opinión nacional, de justificaciones, de excusas: cuando el gobierno madurista culpa, de manera irresponsable, a Colombia de ataques a los servicios públicos, cuando culpa a Colombia de los males que padecemos, está preparando la mente social para una guerra en su fase física.

Es urgente una gran campaña en contra de la guerra, que se pronuncien personalidades, organizaciones, que los políticos sean emplazados a tomar posición, que nadie se haga el pendejo. Que los líderes de los partidos políticos se pronuncien, hoy por omisión todos están del lado de la guerra, por omisión todos son parte de este crimen. Es urgente desarrollar una campaña que muestre la hermandad de estas naciones, que se hagan festivales, que se den charlas explicando la historia común que nos hace hermanos, que se creen organismos culturales binacionales.

La guerra entre Colombia y Venezuela, la guerra en el seno de la Gran Colombia ya está aquí, se desarrolla su fase preparatoria de la psiquis social. Que nadie se quede al margen de la lucha por impedir el desastre, es la hora de la hermandad.

¡NO A LA GUERRA!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1559 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: