La pérdida de nosotros mismos

Por lo general, un emigrante es alguien que se ha ido de su lugar de origen. Y siempre pensamos que éste se ha marchado a un lugar extraño y en el cual se encuentra extrañado de sí y de lo que lo rodea. Sin embargo, podemos pensar que alguien se ha convertido en un emigrante cuando se ha salido de su lugar existencial y para esto no tiene que desplazarse físicamente, sino existencialmente.

Lo anterior lo dijo porque actualmente ante la pérdida de los referentes muchos conciudadanos sin haber abandonado su ciudad y mucho menos su país, se han convertido emigrantes de sí mismos. Esto está ocurriendo muy a menudo, por lo que es un hecho muy doloroso. Es lo que conocemos como la enajenación de nosotros, el salirnos de nuestro propio ser.

Lo antes dicho ha sido y fue tema del existencialismo expresado en la literatura por Sartre y Camus, quienes lo mostraron en sus novelas. La pérdida del en sí es el extravío de nuestro propio referente, de nuestro yo. Tomaré, como referencia, el caso de Venezuela donde la mirada está puesta en la emigración en tanto ocurre el desplazamiento hacia otros países. Sin embargo, a lo interno el desgarramiento existencial de los sujetos es tan doloroso como el otro.

El venezolano, en su propio país, está extrañado de sí mismo; no se encuentra. Está extraviado, desorientado, es decir, enajenado. Sus puntos de referencias externos e internos se van diluyendo, sino se han diluido ya, viviendo en un estado de permanente angustia y de desesperanza. La sociedad venezolana es un conjunto de sujetos desorientados. Es el tiempo de desgarramiento, como señalaría Hegel.

A lo interno, me refiero al país, la problemática no se puede paliar con la búsqueda de nuevos aires o de un nuevo ambiente, porque no los hay. Estamos como dice la canción de Rodolfo Páez "en un mismo lugar, y bajo una misma piel y en la misma ceremonia" Y esa es la desgracia de quienes se han quedado. Es un emigrante, un extrañado en su propio país.

Este emigrado de sí mismo es quien se ha desgarrado en su mismo lugar y en su misma piel. Quien está atrapado en su propio desgarramiento sin posibilidades de llevar a cabo una posibilidad distinta. Este sujeto padece y permanece en su desgarramiento, en el descarrío de su yo.

Ese desgarramiento lo percibimos en el Metro, en las calles, en las plazas, en los centro comerciales donde exhibimos y exponemos nuestras caras de desorientados, de sujetos extraviados. Buscamos afuera reconocer algo y no lo encontramos. No es solo el país lo que ha cambiado; hemos cambiado nosotros, ya no somos los mismos. Nuestra pérdida está en lo interno, en nuestro interior. Nuestra emigración es una emigración del alma.

Somos sujetos que no nos sabemos. Pues, ya la calle no es la calle por donde siempre transitamos, es otra cosa. La actitud de la gente no es la misma, es otra. El desánimo es lo que campea, la nausea diría Sartre. De la nada se han poblado las calles, el vecindario y nuestras casas. Todo se ha deshabitado y en su lugar el desgarramiento se ha asentado.

La vida se ha convertido en algo ausente, donde no hay asidero. Donde cada mañana cuesta cada vez más levantarse para enfrentar a la vida. Es un desamparo de país. Un estero poblado cada día más de fantasma, como el pueblo de Comala. Cada uno es su Pedro Páramo y su llano en llamas.

Nos movemos entre la enajenación y la sin razón. No conseguimos explicarnos qué pasa aunque lo sabemos. Nos inventamos ficciones y retorcemos la realidad para poder llevar adelante el día a día. Nos disfrazamos de alegrías que no lo son. El sujeto traspapelado está como la marioneta sin marionetista arrogado a su desamparo.

Es difícil y descarnada la situación ¿Qué hacer? Dar una respuesta es difícil y urgente. Tal vez, intentando llegar a comprender en qué nos hemos convertido o en qué nos han convertido, podemos llegar a asumir una posición ante este vendaval que a diario nos abate y en el cual nos dejamos llevar. Los antiguos, en el periodo helenístico y romano, pudieron asumir una postura estoica, o cínica, o epicúrea, o platónica, entre otras. Esto puede ser una posibilidad válida para plantarle cara a la vida.

Comprender y tener consciencia de este desgarramiento es fundamental, no es suficiente con sentirlo y padecerlo. En este momento, la sola emoción no es suficiente ni contribuye a mejorar el espíritu; por el contrario, contribuye al desaliento y a la desesperanza. Es necesario, pues, pensar filosóficamente. Establecerse un norte firme y asir con fuerzas el timón de nuestra vida individual, porque lo social no podemos dominarlo. No abogo por un individualismo fatuo; sino por un individualismo atento al mundo, el cual es necesario preservar y cuidar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 471 veces.



Obed Delfín


Visite el perfil de Obed Delfín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Delfín

Obed Delfín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /venezuelaexterior/a269476.htmlCd0NV CAC = Y co = US