Cuba y América Latina, desean expandir su comercio local

China y Europa, desean que el intercambio comercial hacia América Latina se haga con una verdadera motivación y que, las materias primas tengan un alto valor agregado en su calidad, con la idea de ofrecerlos a un mejor precio. Bueno, India y Rusia desean mezclarse para expandirse hacia las Islas del Caribe y, impulsar un verdadero crecimiento económico.

Para tomar dimensión de la importancia de la relación entre América Latina y Europa, ayuda recordar que la inversión productiva europea en nuestra región supera actualmente la que el Viejo Continente hace en toda India, Rusia y China.

Sin embargo, el intercambio comercial entre los dos bloques se parece mucho al que América Latina tiene con China: materias primas frente a productos de alto valor agregado. En muchos sectores se vuelve a exportar a esta región lo que Europa produce con materias primas latinoamericanas.

Lamentablemente, esta dinámica de intercambio no ha evolucionado como se desea, mientras que ambos lados se han demostrado incapaces de superar sus instintos proteccionistas. Ha llegado el momento de equilibrar el trato.

En los últimos años de grandes cambios geopolíticos, la Unión Europea perdió diversas oportunidades por estas latitudes, todas capturadas por China, el nuevo principal accionista en la región.

Pero América Latina está experimentando un momento clave en su historia política. Las elecciones en muchos países demuestran que la gente quiere gobiernos distintos para impulsar un crecimiento económico fiable y sostenible. Esto abre el camino para fortalecer nuevas relaciones con Europa y, especialmente, entre el Mercosur y la UE, que ya tiene acuerdos bilaterales de libre comercio con todos los países miembros de la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú).

Estos acuerdos contribuyen a mejorar el crecimiento económico, facilitan la creación de empleo, el desarrollo social y la cooperación de todas las partes gracias a la creación de un marco jurídico estable que garantiza altos niveles de protección para los consumidores y el medio ambiente. Además, fomentan el diálogo político y la cooperación cultural.

En ambas orillas del Atlántico hay preocupaciones, intereses contrapuestos, miedos, desconfianza y celos. Se necesitarán mecanismos ad hoc para compensar los efectos adversos del libre comercio y superar el proteccionismo. Ni los países del Mercosur ni los de la UE pueden permitirse el lujo de encerrarse frente a la globalización, sino que deben encontrar la manera de darle forma.

Necesitamos de una diplomacia económica. Los países de la UE y del Mercosur son aliados naturales, unidos por fuertes lazos históricos, culturales y económicos. Ya tienen un intercambio de bienes y servicios por un valor de 160.000 millones de dólares por año, pero podrían tener mucho más.

El proteccionismo puede "ahorrar" temporalmente trabajos en una industria, pero normalmente destruye aún más trabajos en otras partes. Por ejemplo, debido al proteccionismo en una industria específica, los fabricantes nacionales de algún producto que tenga como materia prima o insumo lo producido en dicha industria, pagarán más por ese insumo o materia prima que los fabricantes extranjeros competidores en ese mismo producto. Precios más altos de estas materias primas o insumos para los productos que los requieran fabricados domésticamente, elevarán los costos a dichos fabricantes nacionales y podrían hacerlos despedir trabajadores. Así, el proteccionismo en una industria crea desempleo en las industrias que "aguas abajo" utilizan los productos de aquella como materias primas o insumos.

Las negociaciones ya se prolongaron en un período que va de 8 años a 15 años y siempre se vieron obstaculizadas por los intereses y el proteccionismo, particularmente en la agroindustria. La esperanza es ir cerrando pronto el acuerdo, aprovechando el momento paradójicamente favorable, dada la crisis que afecta al área caribeña, la conclusión del tratado con Canadá y el cambio de actitud de Estados Unidos con relación a la UE. Ya es conocido.

Reactivar las relaciones entre Europa y América Latina significa pensar en el futuro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1294 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /venezuelaexterior/a264188.htmlCd0NV CAC = Y co = US