Gradiente

De China con amor y todos contra el terror

La gira del Presidente Maduro sigue siendo un éxito. Los resultados en China son altamente promisorios, en donde se verificó lo que hemos estado señalando desde hace mucho tiempo: con los Chinos se puede hacer negocios, puede pedírsele real prestado y se puede estar seguro que no van a imponer condiciones o van a vulnerar la soberanía.

A diferencia del imperialismo que impone condiciones a través del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o el Banco Europeo, a todo aquel país que se ve en aprietos financieros, buena parte de los mismos son generados por gobiernos irresponsables en alianzas con corporaciones que medran hasta la destrucción de las finanzas públicas de esas desdichadas naciones, como en la Venezuela de las décadas del 80 y 90 del siglo pasado.

Son muchos los sacrificios que los pueblos hacen ante la coacción de las medidas neoliberales, dado que las condiciones que asignan los prestamistas internacionales implican que sean los pobres quienes paguen las facturas y las deudas que fueron asumidas sin que les informaran.

En cambio con China la cosa es totalmente distinta, no hubo en toda la intervención del Presidente chino Xi Jinping alguna referencia a imposiciones, obligaciones o condicionamientos de ninguna naturaleza, tampoco hubo la petulancia característica de los tecnócratas fondomonetaristas; todo lo contrario, a pesar de la importancia innegable del gigante asiático su discurso estuvo lleno de humildad.

Veinte mil millones en divisas obtuvo el presidente Maduro sin entregar la soberanía, en una gira que continua por los países de la OPEP para seguir articulando políticas que permitan sortear esta tempestad económica que ha significado la disminución de los precios del crudo. Mientras, acá en el país, seguimos peleando contra la guerra económica y las situaciones de baja disponibilidad de algunos insumos, con la fuerza de un pueblo que no está dispuesto a rendirse.

No nos rendiremos a pesar de las acciones terroristas recientes en Ciudad Guayana, quemaron 8 unidades de vehículos de mantenimiento de líneas y redes telefónicas, destinadas a mantener el buen servicio de CANTV, una empresa nacionalizada, que de tres millones de líneas cuando estaba privatizada pasó a 10 millones, democratizando un servicio fundamental sobre el cual no hay ninguna lógica posible de admitir que justifique un saboteo de esta magnitud, puesto que el plan era incendiar y a anular la central que provee servicios de voz y de internet a Orinoquia, Macro Centro I y II, CC Zulia, CC Babilonia, CC Caroní Plaza, Edificio Central de Corpoelec, CVG y sedes de varios importantes bancos. De haber logrado su objetivo, los terroristas habrían dejado por mucho tiempo a toda Alta Vista telefónicamente incomunicada y sin internet por mucho tiempo; cabe resaltar que afectarían fundamentalmente a la misma población que sufrió los embates de la guarimba el año pasado, cuando llenaron se basura, árboles caídos y semáforos saboteados en medio de escombros.

Los venezolanos estamos hartos de tanta violencia política injustificada, de tantos muertos por la acción de fascistas disfrazados de demócratas. Ya bastantes problemas tenemos y definitivamente no vamos a permitir que vuelvan a establecer un escenario terrible como el que montaron hace un año. No tengo dudas de la fuerza con la que actuará el Estado para preservar la paz.

polopatrioticobolivar@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1149 veces.



José Ramón Rivero

Viceministro para el Sistema Integrado de Inspección Laboral y de la Seguridad Social. Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo

 mejansen.sppp@gmail.com      @joseramonrivero

Visite el perfil de José Ramón Rivero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: