Colombia: Cuando la muerte va a la fábrica

En Colombia, la fuerza laboral es de 18 millones y solo hay sindicalizados el 5 % o sea unos 900 mil trabajadores; esto debido a múltiples factores, entre ellos el hecho de que no existe un lugar en el mundo donde el oficio del sindicalismo sea tan peligroso como en Colombia, dicen que es menos peligroso ser guerrillero que sindicalista; para que tengan una idea vean las siguientes estadísticas de dirigentes asesinados: Año: 2002:48, 2003:94, 2004:96, 2005:70, 2006:72, 2007:39; y lo que va del 2008: 28 Dirigentes sindicales asesinados; (Fuente: Escuela Nacional Sindical de Colombia), en total; 2.312 trabajadores y trabajadoras asesinados en Colombia entre 1991 y 2008, de los cuales un 97 % fue asesinado por actores militares o paramilitares, con un 3% por la guerrilla u otros actores.

En la última década, el movimiento sindical ha sido víctima de la más atroz campaña de detenciones, desapariciones, torturas y asesinatos, decenas sindicalistas, se encuentran desterrados del país, y otros desplazados de sus regiones donde viven y laboran; podríamos decir que la historia comenzó en 1928, cuando el Ejército colombiano al servicio de la Unita Fruid Compan, asesinó a varias centenas de trabajadores que se encontraban desarrollando una huelga para obligar a la empresa a discutir un pliego de peticiones.   El 23 de febrero de 1963 se repitió la historia, la empresa de Cementos El Cairo, ubicada en el Municipio de Santa Bárbara, Departamento de Antioquia, ordenó al ejército por intermedio del Gobernador de Antioquia Fernando Gómez Martínez, disparar a los trabajadores que se encontraban ejerciendo el derecho de huelga consagrado en la Ley.   Murieron 13 obreros y varias decenas quedaron heridos.   Durante el gobierno de Uribe, la masacre ha sido permanente, las estadísticas que nos da la Escuela Nacional Sindical son patéticas; Más alarmante aún, es que hasta el momento de escribir esta nota ninguna investigación se ha realizado para encontrar a los culpables y mucho más allá ningún organismo internacional se prenuncia ante este genocidio, en ocasión de nuestra visita a la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T) en la ciudad de Ginebra – Suiza, vimos con mucha pena la indiferencia de este organismo, que contrariando la posición de todos los representantes de los trabajadores del mundo, quienes pedían que se llevara al gobierno de Colombia al banquillo de la comisión de normas, encargada de revisar la aplicación de normas y convenios suscritos en materia laboral ante ese organismo de las Naciones Unidas, y por contrario en la 96 conferencia de la OIT el año pasado se ejecuto la propuestas de los empresarios Venezolanos de llevar a Venezuela a esa comisión por supuesta violación de la Libertad sindical, esta contradicción evidencia la decadencia de los procedimientos de esta organización internacional, que es incapaz de pronunciarse ante un hecho terrible como este, es increíble que sea el propio congreso Norteamericano el que reaccione retrazando la aprobación del TLC con Colombia hasta tanto no se determine las causas y los autores de estos asesinatos, es importante que la dirigencia sindical del mundo se sensibilice ante esta tragedia que viven los compañeros de Colombia, desde La Unión de Trabajadores Bolivarianos del Estado Falcón-Venezuela, Levantamos nuestra voz de protesta ante los asesinatos, persecución y reprensión a los dirigentes sindicales de Colombia y de cualquier parte del mundo.

(*)Francisco García.
Dirigente Sindical Presidente de UTRABEF



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1938 veces.



Francisco Javier García (*)


Visite el perfil de Francisco García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad