Día del trabajador en vez de celebrar hay mucho que deplorar

Sin que tenga nada de que arrepentirme, pues en honor a la palabra escrita, a principios, a vivencias y testimonios de más de 20 años como dirigente sindical, de 33, que serví como obrero y empleado público, en donde desempeñé diversos cargos y llegué a ser funcionario de carrera, mis actividades sindicales estuvieron siempre enmarcadas dentro de la filosofía y doctrina sindical, al margen de directrices o disciplinas partidistas, veíamos esta lucha con amplitud y defendiendo los derechos legales y búsqueda de reivindicaciones a favor de los trabajadores públicos, sin discriminaciones, siendo sindicalizados o no, militantes o simpatizantes de ideologías políticas o religiosas, distintas a nuestra estrategia de independencia sindical, única manera que concebíamos la cohesión de un verdadero sindicalismo.

Aunque el predominio del partidismo, la carnetización o la asignación de cargos por influencias partidistas, color político, eran hegemónicos porque así lo decidió la dirigencia de los partidos que gobernaban, AD-COPEI, y algunas veces partidos aliados generalmente de tendencia izquierdista, tal vez los revisionistas porque los radicales fueron ilegalizados, y, con ministerios asignados por los pactos, la aplanadora era según el poder legislativo, que apoyaba al ejecutivo, aún ganara la oposición a AD, pero este dirigió el movimiento sindical con preeminencia porque estuvo en manos de Acción Democrática, de hecho la principal Federación de Trabajadores, CTV, marcaba la pauta en altas decisiones sindicales y políticas, seguida de CODESA, COPEI, y, con poco peso la CUTV, de las izquierdas.

Pero la supremacía la tenía AD, sin contemplaciones, no admitían paralelismo ni sindicatos que se salieran de las líneas políticas y sindicales trazadas dentro de la CTV y sus filiales, experiencias que vivimos quienes fundamos los primeros sindicatos legales que contempló la Ley de Carrera Administrativa en agosto de 1970, recuerdo que los Inspectores Sanitarios que tenía su organización AVIS, se lanzaron como dirigentes en el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social para fundar el SEPSAS, independiente de la CTV y de las demás centrales, razones por la que fue acechada hasta que lograron minimizar nuestra teoría de sindicalismo con mayor pureza, sin el virus del partidismo, pero cabe resaltar que los avances marcaron precedentes significativos, después se impuso el politiqueo y la influencia de la dirigencia política sindical.

PRIMERO DE MAYO CARGADO DE CONTRADICCIONES SÍ TOMAMOS COMO REFERENCIA LA CRBV Y LA LOTTT

Quien esto escribe, lo hago desde un punto de vista, si se quiere dimensional, filosófico interpretando la ciencia política desde la visión concreta de sus objetivos para una recta gobernabilidad, y sabiendo separar, Interpretar sin menoscabar las normativas legales, las organizaciones sindicales, gremiales como parte del juego democrático dentro de la concepción de poderes y garantías, cuyos planes, objetivos y metas están orgánicamente concatenados dentro de la teoría política y sus leyes del Estado de Derecho, libertades, ordenamiento jurídico en general, los derechos a expresar libremente sus pensamientos, opiniones, críticas, manifestaciones encajadas dentro de la ley, donde los gobernantes deben respetar a quienes eligen a sus gobernantes soberanamente, tiempo es ya de que los líderes políticos que son seleccionados por las masas, sigan faltando a sus promesas y planes como a las leyes, nada justo ni razonable tiene, que estos actúen discrecionalmente una vez en el poder y, que una vez que organizan su equipo de gobierno, pues generalmente se desvían de sus responsabilidades, competencias y cumplimiento cabal del ordenamiento jurídico, de otra manera no se concibe que la clase trabajadora sin discriminaciones haya sido objeto del despojo de todos sus derechos legales conquistados en tantas décadas de luchas reivindicativas y también por un sindicalismo más puro, que se acople a su real doctrina para con toda la clase trabajadora sin discriminaciones de ninguna índole.

Hoy, a mis 82 años, no logro entender las penurias por las que estamos pasando todos los trabajadores activos o pasivos, sin distinción de género, de clase, profesión, oficio, arte, y en especial los pertenecientes a la Administración Pública, porque aunque parezca paradójico la Empresa Privada, en estos momentos de penuria retribuye en la moneda extranjera, que es la que marca las transacciones comerciales, aun no siendo legal, pero que por ley de la costumbre hasta el mismo presidente y su equipo económico avaló la circulación del dólar, tanto que ya todos los precios se anuncia en dólares, el bolívar no se ve ni en los bancos, unos 200 mil, entregan cuando acudimos a cobrar la pensión, y en pandemia menos, indicativo de la inercia bancaria, todo se hace por tarjeta de débito, con la que se paga lo poco que podemos comprar con la Jubilación o la Pensión, y los bonos discrecionales presidenciales, que no son derechos otorgados sino ayudas circunstanciales, que tampoco remedian las elementales necesidades ni tan siquiera de un mercado para dos días, la devaluación elevada de nuestro bolívar, nos dejó con un salario y ayudas que no pasa de los cinco dólares, promediando un estimado, mientras que en un pequeño negocio de venta de comida una trabajadora gana 60 dólares y la comida.

Aquí no pretendemos politizar nuestra opinión, nuestro pensamiento libre, alejado de pasiones o fanatismos, después de haber trajinado tanto en estos 63 años de la llamada ‘’democracia’’, sabemos de las dificultades por las que pasa el gobierno, por una parte impuestas por decisiones de países hegemónicos, pero también producto de una fuerte pugnacidad ideológica política entre corrientes, que para decir verdad extremaron sus fanatismos y pasiones, sin pensar en las consecuencias que sufriría el pueblo, o sí lo sabían, olvidaron la ciencia política y se fueron por la tangente, hasta el punto que gobierno y oposición cerraron las vías del entendimiento, dando de esta manera oportunidad o sirviendo la mesa a quienes desde vieja data no desean la unión de nuestros países.

Siempre en franca dependencia originadas por las debilidades de gobernantes, quienes olvidan leyes, la identidad nacional y facilitan a adversarios políticos, económicos, comerciales, colonialistas, expansionistas, que siempre históricamente han estado acechando a nuestros países a fin de evitar su progreso y desarrollo, es decir, a pesar de los beneficios y usufructo de nuestras riquezas, nunca han brindado transferencia tecnológica ni ayudado a salir del subdesarrollo, y para colmo nos encontramos con connacionales, que facilitan y hasta se colocan a la orden de interés foráneos, y se venden al mejor postor, y un gobierno que no supo vislumbrar con tiempo las imposiciones extrajudiciales extranjeras en comunión con altos funcionarios legislativos venezolanos, pero que pesan en nuestra economía. ¿Agarraron fuera de base a gobierno y su equipo económico, hubo omisiones, negligencia para haber tomados medidas basados en un ordenamiento jurídico independiente con la ley suprema como base doctrinaria emanada del legado de nuestro Libertador, pereciera esta quedó en letra muerta sus ductores la han dejado pasmada es así o no?

La realidad es, que todo ha venido sucediendo como si no hubiera existido la dirigencia sindical, al parecer los afines al gobierno cayeron en la misma costumbre de la hegemonía sindical patronal, como se dice en criollo salimos de una rosca y entramos en otra, o lo que en la realidad son las escuelas de la lisonja, del nepotismo, del partidismo, la corrupción, burocracia y culto a la personalidad, rémoras muy dañinas que en vez de evolucionar se involuciona, nos arrebataron todas las conquistas reivindicativas y no hubo a tiempo resistencia ni quien le saliera al paso al patrono Estado, la dirigencia de otros partidos quedó a la deriva, los gremios se dividieron y dispersaron al emigrar tantos profesionales, así que cuánto costará ahora retomarlas para no permitir semejantes arbitrariedades, es eso, porque se violentaron las normas legales en contra de los trabajadores activos y pasivos.

Jamás pensé que llegaba a viejo o longevo con tantas carencias, y, peor aún después de haber disfrutado de sueldos más o menos acordes con las exigencias del mercado, además de seguridad social, seguros HCM, bonos legales para medicamentos, vacaciones, seguro de vida, funerario y otros beneficios, de la noche a la mañana, en medio de las esperanzas de una CONVENCIÓN COLECTIVA O CONTRATO MARCO PARA LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA CON BASAMENTO LEGAL, que englobaría a todos por igual, es decir activos y pasivos, sorpresivamente todo se congeló, sin muchas explicaciones, siempre con el argumento de la guerra económica, pues esta no tendría por qué haber afectado a los más vulnerables, pero sucedió y el silencio reina dentro del equipo de gobierno, en especial del económico.

Y, que, decir de la dirigencia sindical, salvo los que sobreviven gremialmente en la siempre combativa Federación de Maestros con una vieja trayectoria de lucha, que se remonta a la década de 1930, y otros que por siempre levantan su voz, lo hemos leído a través de este Portal de APORREA, que ha dado espacio, incluso algunos del equipo de Aporrea han acudido hasta el TSJ, para exigir pronunciamiento sobre el violado artículo 91 en materia salarial, más de dos años sin dar respuesta, pareciera que el Estado de Derecho solo existe en el papel, pero las violaciones son de toda la CRBV y la LOTTT, para centrarnos en lo laboral, que imagino, si desfila la clase trabajadora y dirigentes, en este primero de mayo, ‘’sin pena ni gloria’’, por lo menos hasta el momento en que culmino estas líneas, que al margen de la política partidista deben abogar por todos en general en este primero de mayo, y ser reiterativos en reconquistar lo que por ley nos pertenece, incluso con carácter retroactivo, por el acumulado dejado de honrar, son acreencias que no prescriben. Todo lo hemos dicho, he leído en Aporrea algunos colegas columnistas que han tratado este tema, que a partir de este mayo debe ser una constante por la lucha del restablecimiento de nuestros derechos legales.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 838 veces.



Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: