¿Cuánto vale una lámina de zinc usada?

Reflexionando y pensando en el pasado, el presente y el futuro de los trabajadores venezolanos y por supuesto en su clase trabajadora me acorde de los BONOS DE NICOLAS MADURO. ¡OJO! Los bonos los entrega el presidente Nicolás Maduro quien aparece en el mensaje de entrega del bono como para que no quepan dudas de quien es el que los entrega. Reflexionando y pensando, me asalto una duda: ¿cuál es el criterio que usa el Gobierno de Nicolás Maduro para asignar el monto de los Bonos? Porque tiene que haber algún criterio técnico, económico, valorativo o científico para fijar el monto. ¡BUENO! Revisando la historia y hurgando un poco en el presente uno se encuentra que el criterio de asignación es el precio de una lámina de zinc usada. ¡Sí! Y si no me cree váyase a la página de mercado libre y consulte. ¿Casualidad? Podría ser. ¿Verdad? Por si a las dudas dejamos abierta la posibilidad de que exista otro criterio menos HDP. Dicen que el fin justifica los medios. Viejas mañas con nuevos métodos que funcionan maravillosamente. Nicolás Maduro y su equipo económico le cogieron gusto a la POLITICA ECONOMICA DE LEVANTAR LA BARBILLA. ¿EN QUE CONSISTE DICHA POLITICA? ¡Bueno! Dejamos que todo se agrave terriblemente mal hasta el límite del paroxismo. Llegados a este límite de casi explosión social tipo SACUDON DEL 89, proceden a aumentar los salarios justo lo suficiente para que usted levante la barbilla y no se ahogue. ¡Genial! Usted termina hasta agradeciéndole al gobierno el aumento. ¡Ojo! El aumento solo le permite subsistir en condiciones menos precarias. ¡MOSCA! Nada de comprar ropa, ni zapatos, ni reparar el carro, ni el grifo en la casa, ni la gotera, ni la filtración, ni ampliación, ni comerse un pollo en brasa o tomarse unas cervecitas. El aumento es para comer un poquito mejor por un muy breve tiempo. Y les ha funcionado de maravilla. Les ha funcionado también, pero también, que se vinieron con lo de la Ley ANTIBLOQUEO. Desde antes de el PLAN DE RECUPERACION, CRECIMIENTO Y PROSPERIDAD ECONOMICA nos han mantenido con la POLITICA ECONOMICA DE LEVANTAR LA BARBILLA. ¡Claro esta¡ que esta es para casos de EMERGENCIA. Y así nos han mantenido con vida como quien está conectado a una máquina de respiración. Es una vaina macabra donde se exploran las miserias humanas, la sociología y la psicología pero llevadas, extrapoladas a un grado superlativo. O sea a las masas. Y mientras nos mantengamos levantando y bajando la barbilla estaremos bien, pero bien jodidos por un buen tiempo. La clase trabajadora venezolana termino con el SINDROME DE ESTOCOLMO. Y hablando de este síndrome hay estudios por allí que indican que el 27% de las víctimas de secuestros de una población de 6700 terminaron agradeciéndole al secuestrador o al que los retiene en contra de su voluntad y desarrollando una relación de complicidad y un fuerte vinculo afectivo. El comentario del estudio viene a colación porque el PADRON ELECTORAL VENEZOLANO ES DE 20710421 ELECTORES ACTOS PARA VOTAR. Si a ese número se le extrae el 27% nos da 5591813.67 de votantes. Con ese número es que más o menos Nicolás Maduro ha ganado sus elecciones, tanto la del 2013 como la del 2018. ¡Ahora! Hay que hacer la observación de que hay que considerar a toda la población de votantes como que sufren el Síndrome de Estocolmo, lo cual no es verdad. Y Por supuesto, sin entrar en consideraciones de cuestionar al CNE o consideraciones de fraude. La pregunta es: ¿Cuántos de los votantes sufren del Síndrome de Estocolmo? ¿Cuántos trabajadores venezolanos han perdido su dignidad?

Pero la cuestión de fondo es el SISTEMA COMPENSATORIO DEL SALARIO DE LA LEY ANTIBLOQUEO con el que pretenden sustituir el salario real. Nuestra clase trabajadora fue llevada a la miseria en lo económico. Porque me quedan mis dudas en su dignidad. Aparte habría que probarlo y ver si se trata del síndrome de Estocolmo. Una nueva clase trabajadora emerge en condiciones de absoluta precariedad con un salario bonificado que compromete su futuro, organizaciones sindicales maulas, organizaciones sindicales atomizadas y oficialistas complacientes como la FETUV, una clase trabajadora alienada por la supervivencia del día a día, neo esclavizada y reprimida por el régimen de Nicolás Maduro que por lo mínimo tiene su aprobación. Lo digo por lo de aquello de que "el presidente no sabe", "al presidente lo tienen engañado". A la final uno sabe que maduro no es el que decide. Maduro solo aprueba, las decisiones las toman otros. Los planes económicos del gobierno han fracasado y van a contra corriente de la clase trabajadora. Una nueva clase trabajadora tiene que surgir de esta crisis. Una clase trabajadora autónoma, critica, movilizada y fuerte para hacer contrapeso al Gobierno de Nicolás Maduro. Una clase trabajadora que pueda hablar con independencia y autonomía en condiciones de igualdad. La clase trabajadora venezolana no puede seguir esperando para subsistir un bono entregado según la discrecionalidad de Nicolás Maduro y su gobierno. Esa es la trampa y la tentación. El trabajador no puede esperar para movilizarse, para ir a la calle al margen de sus organizaciones sindicales. El trabajador tiene el deber histórico de subvertir el orden contra este estado de cosas impuestas por el Gobierno de Nicolás Maduro en medio de la pandemia: eliminación de las convenciones colectivas, eliminación del salario y su sustitución por un sistema compensatorio del salario, dolarización de la economía, dolarización de la comida, liberación de precios, aumento de la gasolina.

Los trabajadores venezolanos hoy están solos y solos debemos ir a la calle en defensa de nuestro estado de bienestar. Solos nos encontraremos y nos acompañaremos, solos marcharemos, solos nos confrontaremos y solos alcanzaremos los niveles de bienestar antes de que Nicolás Maduro llegara a la presidencia de la república. A la clase trabajadora nunca nada le ha sido regalado y sí ha conquistado todo a punta de lucha, de calle, de muertos. Chávez murió y debemos mostrar respeto por su memoria, por el plan de la patria, por todo el esfuerzo que hizo en vida por la reivindicación de la clase trabajadora. Chávez RADICAL. A los que puedan tener miedo al chantaje, al despido, a la retaliación. Les digo: observa tu recibo de pago. ¿Qué más te pueden quitar? Anda pa’la calle que de seguro te quitan el miedo o te dan tu lamina de zinc usada. Y en caso de que te sientas agradecido con el Gobierno de Nicolás Maduro anda para el médico porque estas sufriendo del síndrome de efecto postraumático (SINDROME DE ESTOCOLMO).

*Ingeniero-Gremialista-Profesor Universitario.

 

alonsopadroningenieriaucv@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1299 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Economía