Pdvsa congeló Sicoprosa (HCM) y el pago de medicina a sus jubilados

"En Venezuela enmascararon la privatización con una llamada "apertura petrolera" nefasta para el interés nacional, que hoy en día está muerta y la estamos enterrando".

Hugo Rafael Chávez Frías (Activación de la Planta Termoeléctrica "Pedro Camejo", Valencia 21 de marzo 2006)

Es innegable que la guerra económica impulsada por el imperialismo norteamericano y sus lacayos han causado un gran daño al pueblo venezolano y a sus principales empresas, como Pdvsa, hasta ahora el principal motor de la economía de nuestro país.

Es también una verdad - del cielo a la tierra - que el cambio de timón en la industria petrolera y petroquímica nacional, ha hecho que el Presidente de la República Nicolás Maduro Moros haya enarbolado la bandera del "cero rentísmo petrolero", para impulsar así un nuevo modelo económico más productivo en Venezuela.

La idea no estaría mal si de verdad hubiésemos acabado de cuajo con la dependencia de un sector "supuestamente productivo", como lo es el representado por una nueva casta de "seudo empresarios" nacidos a imagen y semejanza de la inefable Fedecámaras.

La realidad nos demuestra que desde la llegada del Comandante Chávez al poder en diciembre de 1998, los esfuerzos de la Revolución Bolivariana unidos a una alta inyección de recursos, han estado orientados a la búsqueda de un auténtico sector productivo nacionalista sin que hasta ahora hayamos obtenido los resultados esperados.

El objetivo no lo podremos alcanzar hasta que no se produzca en el país un verdadero destete de la cultura de dependencia creada por "mamá Estado", como herencia del régimen puntofijista.

Igualmente este hecho no ha permitido al país desprenderse de los tradicionales "chulos" o los mal llamados "empresarios" por la clase política y la oligarquía venezolana.

Son contados con los dedos los verdaderos empresarios nacionalistas quienes han forjado sus fortunas a pulso y apostado de verdad al desarrollo del país; sobre todo, con esfuerzo propio y una verdadera entrega a través de los años que pudiera generar una auténtica plataforma industrial en Venezuela.

Los esfuerzos han llegado sólo a la vuelta de la esquina y a pesar de las grandes inversiones hechas por el Gobierno Revolucionario, el retorno de la productividad no ha dado pie con bola y a ello se suma la presencia de una nueva "cultura de padrinos", quienes han pululado a la sombra del Estado y además ahora desfilan por Miraflores vestidos de "rojo rojito".

A la anterior cultura del "chuleo económico" también se suma la del "chuleo político" como el de Juan Guaidó, impostor apadrinado por el "chulo mayor", el imperio norteamericano y su magnate Donald Trump, quien no ha dejado de meter sus narices donde no lo llaman.

Igualmente, la hasta ahora "primera industria del país" que superó a sus maestras las "siete hermanas" o trasnacionales norteamericanas, fue desmantelada en nombre de la "Revolución Bonita" y tomada por las manos de unos contra-revolucionarios e impostores, quienes lograron apoderarse de "La Campiña" para convertirla en el "festín de Baltazar", como acostumbraba decir el desaparecido economista petrolero Domingo Alberto Rangel.

Al transcurrir el tiempo y llegada la "edad de oro" una plaga de langostas se apoderó de Pdvsa. La misma estuvo encabezada por un supuesto líder revolucionario quien se convirtió en un "Rey Midas", para deslumbrar al líder de la Revolución Bolivariana, el Comandante Chávez, gracias a un entorno de amanuenses.

Sobre los escombros de la nueva Pdvsa, que navega sobre las cenizas de un naufragio, cayeron las siete plagas de Egipto y por eso ahora algunos vestidos de verde oliva, se guindan de los adornos de lo que queda de la "corona de la reina".

En la orgullosa "primera industria del país" montaron sus carpas por los alrededores de La Campiña. Allí colocaron a un general diestro y probado en las lides de combatir guarimbas en la Plaza Altamira y con éxito en la Misión Vivienda.

Además, este nuevo magnate petrolero con un currículo financiero - bajo la manga - pretende sorprender a sirios y troyanos con una "misión imposible" como la de recuperar a la industria petrolera.

A su alrededor - tal como lo hicieron en el pasado - aparecen nuevas jaurías, nuevos asesores y "expertos petroleros" con excelentes empresas de servicios y con un séquito de líderes sindicales petroleros, quienes aplauden a su paso.

Muchas de las nuevas "empresas de maletín" nacieron al calor de unos cuantos escoceses y de vasos catadores campaneados en las barras de restaurantes y tascas de "El Laguito", donde fueron vistos escoltados en las frías madrugadas por cantos de guacamayas y bellas damas en El Paseo de Los Próceres.

Ahora cuando la producción está en el suelo (unos 700 mil b/d) y las vacas flacas se pasean por la otrora "colina petrolera" de La Campiña, aparece una tabla de salvación.

Es una idea inspirada en la estrategia de repartir Pdvsa a pedazos o en parcelas entre los nuevos consorcios y empresarios petroleros, la mayoría de ellos de origen ruso, chino, iraní o hindú y algunos coleados de la oligarquía caraqueña.

Milagrosamente también han aparecido cazadores de licitaciones que garantizan el mantenimiento de la infraestructura de producción a través de sus empresas fantasmas, hasta convertir a Pdvsa en una chatarra y presa fácil para que la pueda comprar el mejor postor del mercado petrolero. (todo está fríamente calculado)

"No es concha de ajo" el objetivo de rescatar a Pdvsa, la hija brillante de las trasnacionales norteamericanas, mejor conocidas como las siete hermanas mucho antes de la Revolución.

Desde luego que están de por medio las primeras reservas probadas y certificadas de petróleo del mundo (300 mil millones de barriles). Las mismas representan un rico manjar para cualquier financista del mercado petrolero mundial y un botín bien guardado en el subsuelo de la Faja Petrolífera del Orinoco "Hugo Chávez".

La Revolución Bolivariana tiene sus mejores cartas para jugar ante el imperio norteamericano y europeo. Más allá de una demanda ante la Corte Penal Internacional de La Haya, con el apoyo de países amigos como Rusia y China, está la verdadera defensa de la Patria.

Cuando la CEV se vuelva chavista y vaya de visita al Palacio de Miraflores, el Papa Francisco llevando consigo la bula de beatificación de José Gregorio Hernández; entonces, sólo entonces, pasaremos a ser de nuevo el primer país exportador de petróleo del mundo, muy por encima de Arabia Saudita y la Rusia de Putín.

Antes de cumplirse la sentencia de "sembrar el petróleo" con el Socialismo del Siglo XXI (en una sociedad socialista), podremos pensar que los jubilados petroleros rescataremos el Fondo de Pensiones y logremos nuestra justa jubilación.

Además también contaremos desde luego con nuestros Reembolsos de Sicoprosa y con el pago puntual de medicinas para todos los trabajadores petroleros de la tercera edad.

La mayoría - aunque usted no lo crea – fuimos quienes acompañamos al Comandante Chávez para salvar a Pdvsa de la "Gente del Petróleo", cuando el famoso paro petrolero de Chuao (2002 – 2003).

Sabemos que en esta guerra híbrida y económica no la tenemos fácil pero al actual presidente de Pdvsa, "sordo, ciego y mudo", debería asesorarse con el actual Presidente de Argentina Alberto Fernández, quien ahora extiende su mano a los jubilados de la tierra de Martín Fierro, mientras en Brasil los trabajadores de PetroBras están de paro y son amenazados de despido por Jair Bolzonaro.

Prensa Presidencial Argentina

15 Feb. 2020 - Las jubilaciones y pensiones mínimas, la Asignación Universal por Hijo (AUH) y demás asignaciones familiares recibirán un aumento del 13% a partir de marzo próximo.

Además el gobierno anunció este viernes una plan para proveer a adultos mayores un conjunto de 170 medicamentos "esenciales" gratuitos, según un listado de recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El anuncio lo hizo la titular del PAMI, Luana Volnovich, en la Casa de Gobierno, junto al presidente Alberto Fernández y al titular de la AnSeS, Alejandro Vanoli.

Con la medida, el 86,8% de los beneficiarios del sistema de seguridad social, es decir, 13,6 millones de personas, recibirán un incremento en su haber que superará el 11,56% que hubiesen percibido con la fórmula de movilidad jubilatoria aprobada en 2017. (https://www.aporrea.org/internacionales/n352251.html)

La nueva Pdvsa se ha convertido, ya no en la tradicional "caja negra" sino en una vulgar "caja de Pandora".

Los jubilados y trabajadores activos de la hasta ahora primera industria del país, estamos a la espera del apoyo de instituciones del Estado venezolano como la Contraloría General de la República, la Defensoría del Pueblo y la Fiscalía General de la República , amparados bajo la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos del Estado venezolano para que se haga justicia.

Junto a ellas esperamos que el Señor Presidente Nicolás Maduro pueda sumarse para así poder rescatar nuestro Fondo de Pensiones y ver luz verde en Pdvsa, con el pago de los Reembolsos pendientes a través de la Gerencia Corporativa de Salud, RRHH y Sicoprosa (HCM).

Estamos a la espera para que en el marco de los Derechos Humanos se ordene desde La Campiña, los pagos urgentes de las intervenciones quirúrgicas y de los medicamentos de todos los trabajadores activos y jubilados de la Industria Petrolera y Petroquímica Nacional; estos pagos tienen más de seis meses represados y están a la espera por los trabajadores petroleros de todo el país.

¡Amanecerá y veremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7591 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marco Tulio Arellano

Marco Tulio Arellano

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a287241.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO