La guerra y los trabajadores

Para quienes no creemos que el socialismo caiga del cielo. Tenemos como termómetro para medir nuestra política en la lucha contra el capital y la explotación: LA LUCHA DE CLASES y las condiciones que esta se libra. Esto nos indica que la conciliación no es posible y que los intereses son irreconciliables. Igualmente es necesario precisar que los que venden su fuerza de trabajo son los llamados a capitanear la revolución contra el capital y que serán los sepultureros del sistema de explotación; elementos que consideramos nos dan elementos para un gran debate nacional contra el reformismo y el burocratismo. La difundida política que el gobierno y el PSUV en plantear una serie de reformas que a nuestro entender demandan un estudio en el seno de los trabajadores; tenemos el caso de los Consejos Productivos de los Trabajadores (CPT) que hasta el presente lo que plantean es intensificar la labor productiva, lo que no nos diferencia de regímenes que pretendemos enterrar, si el control administrativo – gerencial continua sumergida en la burocracia y que a todas luces marcha a espaldas de la refundación de la República.

Estamos dando pasos hacia un capitalismo de Estado. Nuestro musculo industrial esta dado, no resiste un examen contralor revolucionario. Por ejemplo en el caso de PDVSA, para solo detenernos en esta gran empresa; nos encontramos que la producción y comercialización de lubricantes está en manos de la mafia comercial; que no solo controla este rublo; sino su comercio especulativo de todo lo que se oferta en el mercado internacional; sin que nadie se refiera a estos casos. Otro elemento que debemos señalar es el de las empresas básicas de Guayana; donde planes van y planes vienen, hasta hace poco se nos vendió el Plan de Guayana Socialista; se nos dijo que se centralizaría en una corporación al igual que la del aluminio; pero ni lo uno ni lo otro; la burocracia y el tren de asesores y altos funcionarios de la CVG se han manifestado en la acción, contrarios a todos los proyectos que impliquen refundación profunda de producción, gerencia y administración en estas industrias. Claro, elevar la producción para engordar la burocracia y el desvío de los recursos es algo que se debe precisar. Otro caso emblemático es la CVG, que ha sido gerenciada por una caterva de turistas que traen batallones de asesores de quince y ultimo, sin que tengan idea, ni técnica, ni gerencial, ni estrategias para manejar, menos rescatar a estas empresas. El presidente Maduro llamo a una reunión con voceros de las CTP de estas empresas, quienes serán responsables ante el país de informar la verdadera crisis que viven todas las empresas de Guayana. Por ejemplo sabemos que el presidente tiene todos los elementos que se ventilaron sobre los consejos de trabajadores, está al corriente de todo. La misión de estos para impedir la lamentable situación que hoy tenemos. La mano de hierro no debe caer sobre los trabajadores que perciben un mísero salario que solo le alcanza para sortear la difícil situación económica. Las presentes y recientes gerencias en estas empresas han sido fuentes de enriquecimiento de unos cuantos miserables y lo que es lo mas grave, lo exhiben ante la vista de todo un pueblo. Los CPT deben cambiar de actores, basta de pimentones que aparecen en todos los guisos y en pantalla de la televisión. Basta que el gobierno llame a conformar gerencias o candidatos para uno o dos cargos a los mismos sempiternos enterradores de la política honesta que debe tener el gobierno. Obligados estamos en elevar la producción, pero también en adecentar la administración y en firmes defensores del proyecto revolucionario



Esta nota ha sido leída aproximadamente 322 veces.



Luís Roa


Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luís Roa

Luís Roa

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a283118.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO