Contratación colectiva única universitaria en hora mengüada

La Contratación Colectiva Única constituye una de las reivindicaciones históricas de la clase trabajadora universitaria, primera vez en toda su historia que, en un único instrumento contractual, tanto obreros/obreras, empleados/empleadas y profesores/profesoras unifican sus beneficios socio-económicos procurando dar cumplimiento al mandato Constitucional 91: Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad, y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas: materiales, sociales e intelectuales e inspirados en el pensamiento de avanzada del Padre Libertador, Simón Bolívar: Que el sistema de gobierno más perfecto, es aquél que produce mayor suma de bienestar posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política (Discurso ante el Congreso de Angostura, Feb. 1819).

El lunes 20 de mayo de 2013, se procedía a instalar las mesas de discusión de la propuesta de Contratación Única a la que habían abordado, después de meses de intenso debate, las distintas federaciones y organizaciones sindicales no federadas. En ello, es justo reconocer la labor inclusiva de la entonces ministra del trabajo, María Cristina Iglesias quien, con mucho tesón fue tendiendo puentes de diálogo entre uno y otro dirigente federativo, limando asperezas y creando una atmósfera unitaria que se concretó con la instalación de cinco mesas de discusión, una para el tema del aumento salarial y de las primas y, las otras cuatro para abordar los temas de la seguridad social integral, considerando una propuesta que encajó certeramente- el Presidente Nicolás Maduro, concerniente a la aplicación de las misiones sociales creadas por nuestro Comandante Infinito Hugo Chávez en el Contrato Colectivo Único Universitario: salud, vivienda, alimentación y recreación, en lo que él llamó como el Salario Social Integral, concepto inédito éste precisado por el propio Presidente Maduro: "Ojalá este sector asuma un nuevo modelo para la discusión de la convención colectiva. Evaluar cuántos de ellos no tienen vivienda, conversar los temas principales de su trabajo, su ingreso económico, su salud, su educación, su vivienda e ir a nuevos esquemas para regularizar los temas pendientes de contratación colectiva y cambiar todo lo que deba ser cambiado" (AVN, 16-05-2013).

Esta discusión contractual, a diferencia de las previamente concertadas, tenía un tercer protagonista; más allá de los ministerios implicados en la discusión y las federaciones y sindicatos, y ese no era otro sino el Presidente de la República, el camarada Nicolás Maduro, quien siguió muy de cerca los debates y acuerdos que concertaban la representación de la patronal y la dirigencia de las y los trabajadores universitarios. Ello daba certeza del carácter paradigmático que se le pretendía dar a esa Contratación Colectiva Única, referencial del nuevo modelo de convención colectiva en Revolución.

En la madrugada del 14 de junio, la dirigencia sindical anunciaba al país la concreción del 1er. Contrato Colectivo Único para el Sector Universitario y así fue anunciado: "Esta madrugada, llegamos a un acuerdo definitivo con el Ministerio de Educación Universitaria sobre el incremento. Podemos decir que los trabajadores universitarios y el gobierno del presidente de la República, Nicolás Maduro, hemos logrado una importante victoria. En esta oportunidad, los trabajadores universitarios nos sentimos dignificados con la contratación colectiva acordada", expresaba el camarada Eduardo Sánchez, presidente de SINATRAUCV y coordinador general de Fetrauniversitarios. Asimismo, una vez enterado el Presidente Maduro del acuerdo definitivo alcanzado entre las partes, estando en Gobierno de Calle por el Estado Falcón, anunció al país dicho acuerdo ordenando de inmediato: El beneficio de aumento salarial de este años vamos a ponerlo en vigencia de una vez, que corra desde el mes de enero porque se lo merecen los trabajadores que trabajan, los profesores que dan clases, los obreros que trabajan, en la misma línea, el ministro Pedro Calzadilla: "Nos satisface mucho haber trabajado de manera integral esa mesa, con nuevo criterio, un nuevo espíritu y consolidando lo que es el espacio de las contrataciones colectivas de nuevo tipo, que incluye un salario social digno, la algarabía se generalizaba en filas de la clase trabajadora universitaria que se veía reivindicaba en una Contratación Colectiva de nuevo tipo, revolucionaria y paradigmática para el conjunto de nuestra clase trabajadora.

Más enterado del alcance de los acuerdos logrados, el Presidente Maduro ratifica su gratificación entusiasta: "Acaban de anunciar, la mesa de negociaciones, de la ronda normativa laboral, convocada de acuerdo a la Ley del Trabajo, desde hace tres semanas está trabajando. Ahí están por primera vez unidos todos los gremios de obreros, de empleados, de trabajadores y de profesores, acaban de anunciar, y el ministro (Pedro) Calzadilla me llamó y me informó completo bueno, que en el marco de la discusión de un nuevo modelo de contratación colectiva, de convención colectiva, de las universidades, se ha logrado un gran acuerdo en el campo socioeconómico" (El Universal, 14-06-2014). A casi un año de aquellos eventos, justo hacer un reconocimento tanto al Presidente Maduro como al ex ministro Pedro Calzadilla, quienes le dieron un fuerte impulso a la garantía real del cumplimiento de las cláusulas del Contrato Colectivo Único Universitario, incluso el camarada Calzadilla visitó algunas universidades, en las que pudo constatar el deterioro de instalaciones educativas y médicas que prestan servicios a trabajadores y trabajadoras universitarias y sus hijos e hijas, como fue el caso de la UCV; adquiriendo compromisos de mejoras de las mismas, compromisos que, el nuevo ministro de educación universitaria, Ricardo Menéndez, no ha honrado en lo más mínimo, colocando en entredicho la palabra no del ex ministro Calzadilla, sino la del Gobierno Revolucionario todo, incluido el Presidente Maduro, ya que, cuando un ministro compromete su palabra, es de suponerse que, en ello, va el compromiso de un Gobierno al cual pertenece.

El balance general del cumplimiento de la CCUU, no puede ser más negativo en lo concerniente a la segunda parte del mismo y más aún, en lo referente al cumplimiento de las cláusulas que bien pudiéramos considerar como el gran aporte del Presidente Maduro: las Misiones Sociales. Así, por ejemplo, en el área de la salud de trabajadores y trabajadoras universitarias, el CCUU estableció todo un Capítulo (Cláusulas 43 al 49), para tratar la Salud y la Previsión Social de la clase trabajadora universitaria y sus familiares directos. Previéndose la creación de un Sistema Nacional Integrado de Salud Universitaria que integraría los servicios médicos e institutos de previsión social de los universitarios con el sistema médico nacional dirigido por el Ministerio para la Salud. Incluso, se estableció como fecha para la constitución de tamaño reto: el Sistema Nacional Integrado de Salud Universitaria, el 15 de Octubre de 2013 (Cláusula 43). La triste realidad es que, a la fecha, poco se ha avanzado en esa perspectiva; los servicios médicos de las y los trabajadores universitarios viven en agonía ante los costos crecientes de los medicamentos y la falta de personal médicos y paramédico que, al jubilarse, cuesta una y parte de la otra, dichos cargos, ser restituidos por la Opsu. Incluso, acuerdos alcanzados con el ex ministro Calzadilla, en el sentido de incrementar la póliza del HCM han sido desconocidos por el actual ministro, a quien pareciera poco importarle la salud del trabajador/trabajadora universitaria.

Quizás sea, en lo concerniente al cumplimiento de la Misión Vivienda donde más se ha avanzado, no tanto en el cumplimiento del beneficio que vendría a ser la entrega de la vivienda, sino en la organización de las y los trabajadores en sus Comités de Vivienda. Los mensajes del ministro de vivienda han sido contradictorios, pues, al expropiar terrenos de la UCV, resultó que los mismos serían para la construcción de viviendas para personas organizadas en entes distintos al Comité de Vivienda que eligieron las y los trabajadores de esa universidad. A la fecha, no se ha entregado la primera vivienda a algún trabajador/trabajadora universitaria en el marco de la CCUU. Y así, como este beneficio, igual ha pasado con las Cláusulas concebidas en el marco de la política emprendida por nuestro Comandante Infinito Hugo Chávez del Buen Vivir: facilidades para adquisición de vehículos, equipos informáticos y otros bienes (Cláusula 54). Incluso, la Misión Mercal Obrera todavía no alcanza a las y los trabajadores universitarios.

En resumidas cuentas, si en algo ha fallado la Contratación Colectiva Única Universitaria (CCUU) ha sido en dar concreción a la propuesta del Presidente Nicolás Maduro del Salario Social Integral, sustentada en la introducción en las contrataciones colectivas de las Misiones Sociales. Y eso dice mucho de los ministros y ministras, de su equipo de apoyo más directo, su grado de compromiso con la palabra del Presidente, con esta Revolución.

Como era de esperarse, las quejas se comienzan hacer sentir: El presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Universitarios, Eduardo Sánchez, anunció que marcharán el próximo 21 de mayo hasta la sede del Ministerio de Educación para exigir reivindicaciones laborales. Asimismo, Sánchez afirmó que se declaran en alerta permanente y precisó que realizarán asambleas en todo el país para discutir una propuesta de aumento salarial. Nos declaramos en asamblea para discutir los elementos de la nueva contratación colectiva y las cuestiones que violan de convenios () colegios universitarios tienen contrato colectivo vigente desde hace un año y muchos de sus cláusulas han sido ignorados o no aplicados () Sánchez manifestó que registran problemas con el póliza de HCM y el seguro funcionario. No se han aplicado a pesar de que el contrato colectivo está vigente desde enero de 2013 porque el ministro no ha firmado los puntos de cuenta (http://diarioveraz.com/?p=13877).

Una nueva gestión ministerial, totalmente contraria a la impulsada por el ex ministro Pedro Calzadilla; contraria al diálogo, menos participativa y excluyente, pareciera ser la que va a caracterizar al trabajador docente Ricardo Menéndez, quien viene de ejercer el ministerio de industrias en una gestión en que la nota resaltante fue: la confrontación permanente contra la clase trabajadora. De allí, nuestro llamado al Presidente Maduro a estar a la expectativa de esa gestión, su gestión, en el ámbito universitario. La Paz alcanzada por el camarada Pedro Calzadilla, mientras estuvo al frente de esa cartera ministerial, podría venirse abajo y, todo por el incumplimiento de su obra más preciada: la Contratación Colectiva Única Universitaria, la primera en su tipo que concreta el Salario Social Integral y, con ello, las Misiones Sociales, la obra más dilecta de nuestro Comandante Infinito, Hugo Chávez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2146 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a188202.htmlCd0NV CAC = Y co = US