Prologo de S. Pérez Borges sobre La Revolución Traicionada

Y, un día como hoy dejó de existir Trotsky: “Su asesino…intentó matándolo a él, matar esta civilización…

Este es el Prólogo de "La Revolución Traicionada", libro que reditará Marea Socialista. Esta publicación está en imprenta todavía y estaría por salir en una dos semanas. Como homenaje a Trotsky en el 70 aniversario de su asesinato, publicaremos el libro y entregamos hoy al público su prólogo, hecho por nuestro dirigente obrero, Stalin Pérez Borges.

“Su asesino…intentó matándolo a él, matar esta civilización…
Jamás un piolet había destrozado un cerebro humano más valioso y bien organizado.”
(“El mundo y sus demonios” de Carl Sagan, pág. 448. Referencia que hace este autor sobre una publicación comunista alemana que llegó a describir con estas palabras el significado del asesinato de Trotsky)

Prólogo de S. Pérez Borges a "La Revolución Traicionada".

Un 20 de agosto hace 70 años, un agente policial de origen español y al servicio de la GPU de la Unión Soviética y, preparado para esa vergonzosa misión desde hacía varios años atrás, asesinó a León Trotsky. Ramón Mercader, así se llamaba el autor de semejate crimen. Ese fatal día, le propinó a traición con un piolet, una herida mortal a Trotsky y este imprescindible revolucionario falleció al día siguiente, 21 de agosto de 1940. Dentro de 30 años se estará cumpliendo un siglo y pasarán otros siglos más y este acontecimiento seguirá marcando historia porque contribuyó en afianzar por muchas décadas la traición estalinista.

José Stalin y su pérfida burocracia, después de asesinar a la inmensa mayoría de la vieja dirección del Partido Bolchevique y liquidar a los mejores cuadros surgidos antes y posterior a la revolución rusa, manda a asesinar a Trotsky, que era considerado por todos ellos como su más peligroso enemigo. Les estorbaba y temían mucho de él para llevar adelante sus maquiavélicos planes de: seguir traicionando los legados, programas y principios de la revolución de 1917 y los de la III Internacional; para pactar un acuerdo con Hitler y buscar sobrevivir y para desarrollar su desarmada teoría del socialismo en un solo país.

Trotsky era un verdadero impedimento para Stalin en su papel de sepulturero de la revolución socialista mundial. Independientemente de la “borrachera estalinista” en distintos países del orbe, logrado con la tergiversación de los hechos que hacían los distintos partidos comunistas, sus intelectuales asalariados y plumíferos profesionales, los análisis de Trotsky, sus escritos e intención de fundar una nueva organización internacional, desenmascaraba ante los ojos de los trabajadores y jóvenes de entonces, quienes observaban objetivamente los acontecimientos políticos, la parodia histórica estalinista y sus terribles crímenes.

Sin embargo, a pesar del enorme daño que hizo el estalinismo a la humanidad con su inmensa cantidad de muertos, más de 20 millones en la URSS, sin contar las responsabilidades que tiene por el ascenso del fascismo y por las traiciones y capitulaciones de procesos revolucionarios en países de Europa como Alemania, Francia e Italia y de otros Continentes. Y, muy a pesar de la farsa y los famosos Juicios de Moscú y los asesinatos de Trotsky, sus hijos e hijas y camaradas de lucha más cercanos, los trabajadores y los pueblos oprimidos siguieron y siguen luchando por las causas del socialismo. Para que esto sea así, la consecuencia revolucionaria y las publicaciones de León Trotsky, en especial el libro de la Revolución Traicionada, jugaron un papel fundamental.

Todavía hoy, podemos ver el alcance del daño del estalinismo en la historia de la humanidad y la posibilidad de construir el socialismo,se puede constatar que en aquellos países otrora presididos por gobiernos y régimen estalinistas, cayeron estrepitosamente sin que los trabajadores y la juventud salieran a la calle a defender a esa burocracia que usufructuó el poder de los obreros. Por el contrario, salieron a festejar y a derribar sus estatuas y muros. Y, después de 20 años, en donde hay más resistencia e indiferencia en abrazar las ideas del socialismo son estos países. Las vanguardias que surgen y han llegado a volver a leer la historia contemporánea y ver la estafa y falsificación del socialismo en que vivían, si salen a luchar o a enfrentar las condiciones miserables de vida y trabajo a las que están sometidos por la nueva burguesía allí surgida, prefieren declararse simplemente en anticapitalistas en vez de socialistas.

“La caída de la dictadura burocrática actual, sin que fuera reemplazada por un nuevo poder socialista, anunciaría, también, el regreso del sistema capitalista con una baja catastrófica de la economía y la Cultura”, esto lo decía Trotsky en la Revolución Traicionada. Pero, las consecuencias del legado estalinista han sido tan dañinas, que los gobiernos de los países que se siguen reclamando socialistas como China, Cuba Viet Nam y otros qye están gobernados por partidos burocráticos, estalinistas o pos estalinistas, están restaurando velada o descaradamente al capitalismo. Unos están más avanzados que otros, sin embargo, todos están en la misma onda. El problema para ellos no es replantear el proyecto socialista sino es ver como la llamada nomenclatura o los altos jerarcas del partido y sus familiares, conservan parte del poder, mantienen sus privilegios y se hacen de las empresas desnacionalizadas o las nuevas a emprender.

También en la Revolución Traicionada, Trotsky advirtió sobre el peligro de la burocracia. Allí aseguraba, que la “pervivencia de los régimen estalinistas constituían una amenaza mortal para las conquistas de la revolución.” Entonces, es necesario clarificar permanentemente los objetivos de la revolución, la del socialismo y hasta de la etapa y gobiernos transicionales. Tenemos que evaluar de si la hipótesis del socialismo se está haciendo posible. Entendiendo que el socialismo apunta a una sociedad sin clases sociales, debemos saber que para llegar allí, hay que desarrollar las fuerzas productivas. Por lo menos, tienen que tener un desarrollo mucho mayor que las que pueden haber en la sociedad capitalista más avanzada.

Lenin en su libro “El Estado y la Revolución” señalaba que el período transicional del capitalismo al socialismo, por lo menos, debería garantizar lo más rápido posible: que no haya ejército profesional sino el pueblo en armas; que todas las tareas de dirección del Estado, gradualmente, las deberían hacer todos los trabajadores de manera rotativa; que ningún funcionario puede recibir un salario más alto que un obrero calificado; y que debe haber elecciones libres y democráticas con revocabilidad para todos los funcionarios. La burocracia estalinista acabó con la democracia que existía en la URSS y al interior del partido Bolchevique. Borró como principio esos postulados leninistas e impuso un oprobioso régimen totalitario, acabando así con una etapa revolucionaria, desdibujando en la historia el proyecto original socialista por el que Lenin y Trotsky habían luchado y elaborado infinidades de textos verdaderamente marxistas, sustentando al socialismo como el único sistema social capaz de acabar con los males del capitalismo imperialista.

La contrarrevolución estalinista fue y es un cuerpo extraño al marxismo y esto es lo que Trotsky demuestra en su libro La Revolución Traicionada, obra escrita en 1936 y que aún tiene plena vigencia para analizar las revoluciones, las reformas y las contrarrevoluciones.

Por combatir incansablemente las traiciones de Stalin y su degenerada burocracia, Trotsky fue asesinado, pero como él mismo diría en el "Programa de Transición". “Las leyes de la historia son más fuertes que los aparatos burocráticos”. En la Revolución Traicionado se puede ir palpando como el reino de las posibilidades se fue convirtiendo en el reino de las necesidades; como el coste de una producción en el supuesto socialismo costaba hacerla 3 o más veces que en el capitalismo y como el socialismo, siendo la mayor expresión de democracia y libertad se transformó en una sangrienta e intolerable dictadura.

Después de transcurrido el tiempo, hoy se pueden ver con más claridad los hechos, con todo, que sigue habiendo ciegos políticos. Pero las mentiras y las calumnias cuesta ahora más que antes sostenerlas. Los que hemos reivindicado a Trotsky sus obras y legados y todos los que luchan contra la explotación y opresión del capitalismo y la burocracia, reivindicamos el texto de La Revolución Traicionada y con ese libro y otros hemos aprendidos, seguiremos aprendiendo para que no se repitan los errores del pasado. Con la objetividad y la dialéctica por delante, construyamos la salida a la barbarie imperialista y combatamos hasta la muerte a los tránsfugas, inconsecuentes y traidores contrarrevolucionarios. Este sería el mejor homenja a Trotsky.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3436 veces.



Stalin Pérez Borges. Prensa Marea Socialista


Visite el perfil de Stalin Pérez Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad