Entrevista a José Bodas, dirigente sindical petrolero

PDVSA aún no es del pueblo (primera parte)

En este momento la industria petrolera venezolana atraviesa por una etapa de transición. La frase: “PDVSA es del pueblo”, es un mito que espera por su real y definitiva concreción. Después que los trabajadores, con el apoyo de las comunidades y sectores de la FAN, controlaran la industria, y ejercieran su gestión durante los dos meses de la contingencia generada por el sabotaje proimperialista, se ha venido produciendo un progresivo proceso de reinstitucionalización de PDVSA, que está produciendo el surgimiento de una nueva tecnocracia, encabezada por los nuevos gerentes y la nueva junta directiva designada por el gobierno.

En la actualidad, con el trasfondo de la discusión de la convención colectiva, los trabajadores petroleros atraviesan por una difícil situación. Su heroica y decidida lucha por el rescate de la empresa aún espera por una necesaria y justa retribución. Los petroleros, así como en general el conjunto del pueblo venezolano, aún están por saborear y disfrutar las mieles de la victoria contra el imperialismo y los golpistas nacionales.

Para que nos hable sobre la situación de la industria petrolera en la actualidad, así como de la situación laboral de los trabajadores, entrevistamos a José Bodas, secretario de actas y correspondencia de Fedepetrol, dirigente del Movimiento Clasista La Jornada de Puerto La Cruz, miembro de los Comités Guía de oriente y militante de Opción de Izquierda Revolucionaria (OIR)

Aporrea: En primer lugar, ¿quisiéramos conocer tu opinión sobre la situación de la industria petrolera después del paro-sabotaje de diciembre 2002-febrero 2003?

Bodas: Lo primero que hay que resaltar es que la clase obrera venezolana, los trabajadores petroleros, el pueblo organizado en los movimientos sociales, ambientales, así como sectores patrióticos de las Fuerzas Armadas, obtuvimos una gran victoria popular y derrotamos a una tecnocracia trasnacional y antinacional que quería poner el petróleo al servicio de las trasnacionales.


Aporrea: ¿PDVSA es realmente del pueblo? ¿Cómo ves la situación de la industria y de los trabajadores petroleros después de la victoria en el paro-sabotaje y en el referendo del 15 de agosto?

Bodas: Si consideramos el compromiso que actualmente tienen los trabajadores petroleros y la industria con las comunidades, y en términos generales con el país, evidentemente que hay un cambio. Hoy observamos que PDVSA está apoyando los planes estratégicos de este gobierno a través de las Misiones; se creó una gerencia de desarrollo social que no existía, y sin duda, es un intento de PDVSA por estar al lado de las comunidades, por supuesto que aún falta y no es contundente la acción. Para nosotros los trabajadores, la nueva PDVSA no está creada, la nueva PDVSA no ha nacido debido a que la normativa que existe hoy en la industria petrolera y los procedimientos son los mismos que creó la tecnocracia. A pesar de que la clase obrera petrolera derrotó a esa tecnocracia antinacional, a pesar de que durante dos meses los trabajadores petroleros ejercimos el control de la producción y gestionamos la empresa, sin embargo, todavía sigue viva la obra de la tecnocracia que es la normativa interna dentro de la industria, los procedimientos, los lineamientos que los trabajadores y el pueblo sabemos que juegan un papel contrarrevolucionario en el sentido que no se profundiza la revolución dentro de PDVSA debido a esas normas.


Aporrea: ¿Esto significa que fue sustituida una tecnocracia por una nueva tecnocracia “bolivariana”?

Bodas: Indudablemente que hay algunos cambios de tipo personal, de la forma de gerenciar, pero nosotros debemos observar la industria como un todo. Nosotros creemos que en muchos casos las políticas de la nueva tecnocracia no difieren mucho de la anterior en el sentido de desconocer muchas veces los derechos de los trabajadores. Hoy PDVSA a nivel nacional, tiene un problema con la gran cantidad de trabajadores que entraron en la contingencia y no han sido absorbidos por la misma; por otra parte, una gran cantidad de trabajadores han sido despedido en las distintas áreas. Pero también hay que considerar al difícil situación por la que atraviesan los trabajadores contratados permanentes, conocidos en la industria como "prefijos", los cuales padecen una gran inestabilidad laboral como consecuencia de tener un promedio de 12 a 15 años en esa situación, en tal sentido, exigimos que estos trabajadores sean incorporados de manera permanente a PDVSA.


Aporrea: ¿Qué cambios se han producido en el seno de la empresa petrolera después del paro? ¿Ha habido cambios en la estructura organizacional de PDVSA, o por el contrario sigue teniendo el carácter jerárquico que la caracterizaba en la IV República?

Bodas: Sin duda, hoy tenemos una clase obrera más concientizada, más politizada, más comprometida con un modelo de país, consciente cada día más del papel que debe jugar en la revolución venezolana, latinoamericana y mundial, sin embargo, los procedimientos jerárquicos dentro de la industria siguen siendo los mismos. Mientras los trabajadores hoy estamos debatiendo en el seno de la industria el tipo de país que queremos, el tipo de empresa que tenemos para hacerla mas eficiente y eficaz, y donde se materialice la gestión de los trabajadores dentro de la industria, tal como sucedió durante el paro, mediante su participación democrática, hoy observamos que la nueva tecnocracia está diciendo que hay que apelar a la gobernabilidad, que esos movimientos de discusión de los trabajadores no se pueden permitir y que cada quien vaya a los sitios de trabajo para seguir laborando en función de la industria sin ninguna inclusión, ni orientación, sin ningún norte. Esto pone en evidencia que los nuevos gerentes no han entendido el significado de la lucha de los trabajadores durante el paro-sabotaje de diciembre 2002-febrero 2003. Si los trabajadores hubiésemos respetado esas mismas normas tecnocráticas y jerárquicas, entonces el imperialismo hubiera concretado el golpe de Estado fascista y patronal. La clase trabajadora, consciente y organizada ha demostrado mil veces que estos procedimientos, estas normas, son contrarrevolucionarias y que fueron derrotadas en la contingencia. No obstante, estas son las normativas que hoy quieren seguir aplicando.


Aporrea: En ese marco que vienes describiendo, ¿cuál es el papel que cumplen hoy los trabajadores petroleros y las comunidades organizadas?

Bodas: Los trabajadores petroleros, la clase obrera venezolana, las comunidades organizadas, tienen un papel fundamental en la profundización de esta revolución, en la democratización de PDVSA, y en convertir a PDVSA en una empresa realmente al servicio del pueblo. Ese mismo pueblo que se movilizó para defender la industria petrolera a nivel nacional, observamos que se organiza hoy para crear las cooperativas o alguna forma de participación dentro de la industria petrolera que es de todos, sin embargo, las puertas de PDVSA no están totalmente abiertas para ese pueblo. Sin duda que es muy importante el apoyo que la industria viene prestando al desarrollo y consolidación de las misiones, pero hoy el pueblo necesita más, el pueblo soberano de Venezuela, dueño de la industria petrolera, dueño de la historia, y dueño de la soberanía nacional, necesita más para su bienestar mental, económico, social y productivo.


Aporrea: ¿En este momento, cuál es la situación laboral de los trabajadores petroleros, cuáles son sus condiciones de trabajo después de la tenaz lucha que desarrollaron contra el sabotaje a la industria ?

Bodas: Los trabajadores de la refinería de Puerto La Cruz, los de los muelles, los del Criogénico de Jose, de Barinas, de Apure, de la refinería de El Palito, los del Tablazo, del Zulia, de Monagas, del complejo de Morón, del CRP, todos a nivel nacional, están en una situación laboral caracterizada por el desconocimiento de la Convención Colectiva. Reiteradamente se desconoce la Constitución Bolivariana, se desconoce la Ley Orgánica de Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo, la constitución de comités de higiene y seguridad en toda la industria, lo que ha sido una política sistemática. Además, el descontento por la no absorción del personal contratado que ingresó a la industria durante la contingencia; personal fijo que no ha sido clasificado después de muchos años, que no han sido promovidos. Por otra parte, hay una situación grave ya que se pretende criminalizar la lucha de los trabajadores. En PDVSA, el trabajador que defiende sus derechos, que exige que se respeten las leyes y la Constitución, es hostigado y amedrentado. De tal forma que nosotros rechazamos, enfrentamos y condenamos la actitud de esta nueva tecnocracia, que le debe esos puestos a la clase obrera, a la victoria de los trabajadores petroleros, y le recordamos que están allí por una mera circunstancia.


Aporrea: Actualmente se desarrolla la discusión de la convención colectiva de los petroleros, en tal sentido, ¿quisiéramos saber cómo marcha este proceso, tomando en cuenta las denuncias que vienes haciendo?

Bodas: Nosotros en el marco de la discusión del contrato colectivo decimos y le exigimos a la junta directiva de PDVSA, le hacemos un llamado al ministro Rafael Ramírez para que nos aboquemos a solucionar los problemas que tienen hoy los trabajadores. Necesitamos que se haga justicia con los trabajadores petroleros. Creemos que debe discutirse y aprobarse un contrato colectivo que cumpla con las expectativas salariales y socioeconómicas de todos los trabajadores, igualmente, el nuevo convenio debe garantizar la participación de los trabajadores en la gestión de la empresa. Por otra parte, la convención colectiva de PDVSA no puede seguir discutiéndose a espaldas de los trabajadores. En tal sentido hemos planteado que se abra la discusión de la convención a nivel nacional para que todos los trabajadores y trabajadoras participen; que se escoja democráticamente a los delegados por departamento, para que estos sean un puente de comunicación entre la comisión negociadora y las bases en función de que todos nos involucremos en la discusión de esa convención colectiva que es de todos. La forma en que se está discutiendo la convención colectiva no tiene nada de novedosa, ni de revolucionaria, por el contrario, se parece mucho a la forma en que se discutían los contratos colectivos petroleros en la IV República. Nosotros planteamos que se debe abrir una discusión entre los trabajadores en cada una de las dependencias e instalaciones de PDVSA. Se deben hacer videoconferencias donde los trabajadores vean y discutan cómo se están desarrollando las negociaciones de la convención colectiva. PDVSA tiene la tecnología para que los trabajadores participemos, y que esto no sea a espaldas de los trabajadores, sino que por el contrario, sea una discusión democrática en función de los intereses de la clase trabajadora. Por otra parte, los trabajadores petroleros le decimos a la opinión pública que por primera vez en la historia, la CTV no está participando en una discusión de convención colectiva.


Aporrea: En la discusión de la convención colectiva están participando varias federaciones y sindicatos, lo cual pone en el tapete la falta de unidad sindical del movimiento obrero petrolero ¿cómo afecta esto el proceso de negociaciones?

Bodas: Los trabajadores petroleros sabemos que existen dos federaciones Fedepetrol y Fetrahidrocarburos y un sindicato nacional, Sinutrapetrol, que son las organizaciones que administran nuestra convención colectiva, ahora se ha sumado Fenapetrol, una nueva federación que surge dentro de la industria petrolera, se ha sumado también un sindicato de los trabajadores del gas. Hoy más que nunca, ante esta dispersión, los trabajadores decimos que la salida es la unificación sindical democrática. No puede ser que en cada discusión surja una nueva federación y un nuevo sindicato nacional, eso simplemente divide a la clase trabajadora. No puede ser que las apetencias personales estén por encima de las necesidades de la clase obrera. En tal sentido proponemos que se consulte a los trabajadores, que se abra un debate sobre la necesidad de la unidad sindical, porque estamos seguros que la mayoría de la masa laboral petrolera hoy espera la unificación de la clase trabajadora, a través de una sola federación que nos agrupe a todos. De allí que estemos planteando una constituyente sindical. Es una tragedia para la clase trabajadora que en cada discusión contractual surjan nuevos sindicatos y federaciones, cuando los trabajadores tienen un sentimiento de unidad sindical. Se trata de construir un sindicato único que agrupe a todos los trabajadores petroleros, donde concurran todas las tendencias del pensamiento, y donde democráticamente los trabajadores sean los que digan la última palabra. En este sentido, es importante el papel que viene jugando y que debe seguir jugando la UNT en este proceso de construcción de un sindicato unitario de los trabajadores petroleros. De allí que sea histórica la participación de la UNT, a través de Orlando Chirino, en la discusión de la convención colectiva.


Aporrea: ¿De qué forma crees que los trabajadores y las comunidades organizadas pueden darle respuesta a la situación que hoy atraviesa la industria petrolera en función de construir una genuina y verdadera PDVSA de los trabajadores y el pueblo?

Bodas: Los trabajadores y trabajadoras petroleras estamos haciendo un debate sobre la PDVSA que tenemos y la que queremos. Tenemos la capacidad científica, técnica y política para dar propuestas al pueblo de Venezuela de la PDVSA que queremos. Y esto lo demostramos durante el paro-sabotaje a la industria, cuando durante dos meses ejercimos la gestión y el control a través de la participación protagónica de los trabajadores, lo que permitió la recuperación de los niveles normales de producción. En ese sentido, estamos convencidos que la única forma democrática, partiendo de las bases, que le puede dar a los trabajadores el poder dentro de la industria es la Constituyente Petrolera. Una instancia donde participen todos los trabajadores para discutir una transformación profunda de las estructuras de PDVSA, que permita la eliminación de las normativas tecnocráticas que, entre otras cosas, impiden el ingreso a la empresa de personas mayores de 45 años. Queremos hacer una discusión nacional a través de una constituyente democrática donde participen los trabajadores petroleros y las comunidades organizadas, para hacer una discusión con todos los trabajadores sobre el Plan de Negocios de PDVSA. La directiva de la empresa aprobó un plan para los próximos 5 años en el que no hubo ninguna participación de los trabajadores. La Constituyente debe servir además para definir que los trabajadores petroleros debemos decidir sobre la conveniencia o no de otorgar concesiones petroleras a transnacionales y a empresas privadas nacionales, así como sobre los términos y alcances de dichas concesiones. Recientemente se concedió la Plataforma Deltana y ahora se prepara el proceso de otorgamiento de concesiones gasíferas en el occidente del país, a través del Proyecto Rafael Urdaneta, sin que en ningún momento se haya facilitado la participación de los trabajadores petroleros en la toma de decisiones sobre estas concesiones.

Entrevista realizada el 6 de octubre de 2004


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8607 veces.



Miguel Angel Hernández Arvelo

Profesor de Historia en la UCV y miembro del comité impulsor del Partido Revolución y Socialismo. Como marxista, Hernández aboga por el definitivo rompimiento con el capitalismo en Venezuela y por la construcción del socialismo.


Visite el perfil de Miguel Angel Hernández Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: