Papeles para el Debate

Del Mundo Unipolar al Mundo Multinuclear. Un Nuevo Orden está por nacer

Luego de la Segunda Guerra Mundial y fundamentalmente en el período de la denominada “Guerra Fría” se impuso por un buen tiempo y hasta la caída del denominado “Muro de Berlín” y la desintegración de la ex URSS un esquema bipolar de las relaciones internacionales; el mundo por un tiempo importante de la humanidad en el siglo XX, vivió una fase que algunos llamaron “Equilibrio del Terror”. La OTAN y Varsovia (incluida la Subregión), realizaron ejercicios de poder y control.

Con la era Reagan USA en la persona del ex actor y ex sindicalista Hollywoodense apertura la hegemonía unipolar. El equilibrio se rompía y los neoliberales declaraban el fin de la historia con un solo policía planetario que nos diría que era lo bueno y lo malo.

Nunca se imaginaron que un Chávez “nacería” de las entrañas del pueblo y tras él, otros dirigentes rebeldes ayudarían a cambiar la ecuación política mundial (otros se reagruparían), para luego como efectivamente sucede hoy, pasar a disputarles espacios de poder en sus otrora “patios traseros”.

La hegemonía imperial que con sus aliados EE.UU. persiste en imponerle al resto de la humanidad (Obama sutilmente continúa la agenda Bush), se tambalea y la crisis estructural del sistema financiero global con pivote en Norteamérica, aceleró dicha debacle al extremo que las derrotas tácticas sufridas por el imperio en Irak, Afganistán y Euroasia les obliga a redefinir sus estrategias y retroceder a objeto de controlar nuevamente espacios vitales para su geopolítica que temporalmente abandonaron para “atender otras prioridades”.

La verdad es que ni sus propios servicios de inteligencia fueron capaces de alertar (incluso la Red Echelon), a la élite político económico política del mundo judeo cristiano y protestante, sobre lo que ocurría y nacía mientras no estaban en casa.

Para ellos, en casa todo estaba controlado pues se presumía que gobiernos, empresarios y políticos títeres hacían el trabajo. Lo que nunca se dijo fue que éstos en su caricatura de democracia política obviaron como siempre el ímpetu y tesonero trabajo de los pueblos quienes tras bastidores se organizaban a espalda de esa élite corrompida a objeto de consolidar en los últimos diez años las conquistas logradas. No en balde la consigna: “No Volverán”, no fue casual ni improvisada. Es la pura realidad.

En el marco de lo preliminar y en atención a las anteriores giras que el Comandante Presidente, Hugo Chávez, realizó a distintas regiones, otros pueblos y aliados estratégicos de la Revolución Bolivariana, pudo constatar la existencia de nuevos procesos de reagrupamiento en cada Continente que en un primer momento hicieron pensar en el fin de la unipolaridad para darle paso a la pluripolaridad y más específicamente, a partir de su última gira, a la multi nuclearidad. Una vez más, tanto Noam Chomsky como Rosa Luxemburgo coinciden. Hegemonía o supervivencia. Socialismo o Barbarie. Para ello es imperioso, caiga el sistema totalitario y globalizador que representa en su más cruel expresión, los Estados Unidos de Norteamérica.

Un nuevo mundo es posible si somos capaces de garantizar nuevas relaciones con la Pacha Mama y tal como afirmara el Presidente Chávez, “Estamos obligados a transitar otros senderos, sin renunciar a los particulares procesos de cada pueblo”... “Ante tantos propósitos y celadas que quieren desviarnos del camino, debemos crear nuevas formas de mancomunidad y a la vez propiciar nuestras propias estrategias de resistencia. Resistencia y creación múltiple para poder convertir el destino en conciencia, como decía el escritor francés André Malraux”...

La unipolaridad tiende a desaparecer. La bipolaridad como la conocimos, no se reproducirá y como la posibilidad (por ahora), que se formen y consoliden varios polos de poder real en cada Continente (en términos de la Multipolaridad), se posterga, lo que sí es evidente es el nacimiento de nuevas expresiones de relaciones de poder popular y societal que le darían paso a lo que el Comandante Presidente a denominado, “un mundo multi-nuclear como transición hacia la multipolaridad”… “El que se acelere la transición hacia la multipolaridad va a depender de la claridad, la voluntad y la decisión política que se desprenda de los países-núcleo”.

De allí la importancia que las fuerzas emergentes y revolucionarias en sus respectivos lares no se dispersen, consoliden sus espacios políticos internos y derroten las fuerzas de la reacción quienes no cabe la menor duda, se reagrupan nacional e internacionalmente para retomar el poder.

No bastan los esfuerzos aislados de los revolucionarios en cada uno de sus países y Continentes. Es preciso nazca producto de sus experiencias y reflexiones (sin perder lo individual creativo), una nueva propuesta anti hegemónica, antiimperialista y contra el capitalismo. Al respecto, el Comandante Presidente subrayó, “cumplimos con el sagrado deber de profundizar el pacto inexorable entre los pueblos que corremos suertes comunes, apostamos a iguales desafíos y compartimos las mismas esperanzas”.

“Difícil les será silenciar este canto plural que están entonando múltiples naciones, que frente a la globalización hegemónica que impone el capitalismo han comenzado a edificar globalizaciones contra hegemónicas, para decirlo en los términos del pensador portugués Boa ventura de Sousa Santos cuando, en su libro Una epistemología del sur, nos propone pensar en un nuevo movimiento democrático transnacional”.

“Las afinidades que encontramos en los países hermanos van a contribuir en la marcha conjunta. Igualmente, los nuevos y múltiples acuerdos que hemos firmado son una muestra más de que estamos dispuestos, con todas las fuerzas que nos exige la historia, a crecer manteniendo siempre la brújula orientada, con indeclinable firmeza, hacia el logro de la felicidad de nuestros pueblos”.

No obstante lo anterior, lo que sí es cierto es que ellos continuarán fraguando sus maquiavélicas y foucheciana estratagemas para seguirnos calificando como ayer de comunistas, hoy de terroristas. No en balde, acaban ahora mismo, en septiembre de 2009, de reactivar la Liga Anticomunista. La misma que crearon en la década de los sesenta del siglo XX a objeto de contener y eliminar en todo el mundo, a los que se atreviera a enfrentarlos. Un nuevo Monroísmo se cierne sobre la Patria Grande.

Crearon su 11 de septiembre de 2001, oportuna excusa que le permitió al ex Presidente W. Bush en su visita a la ONU, advertirnos que invadirían con o sin nuestro consentimiento a Irak y lo hicieron; y al iniciar la mayor escalada imperialista que conoce la historia de la humanidad en tiempos modernos, amenazó a todos indicando que, “quien no esté conmigo, está contra nosotros”.

Para ello, la Ley Patriota, el Plan Colombia, el Plan Andes 2000 y demás versiones contra insurgentes están vigentes a objeto de contener cualquier iniciativa que ponga en dudas la hegemonía gringa en la Subregión. No obstante, están claros que los mismos errores y circunstancias que les hicieron retroceder e incluso salir derrotados política y militarmente en otras áreas geopolíticas y otrora tiempos históricos, se repetirán. De allí que sostengamos que la próxima, si de su parte no emerge una reflexión profunda y de respeto, será una guerra de mil años.

(*) Politólogo e Internacionalista

Magister de Seguridad y Defensa


monlan2001@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3365 veces.



Manuel José Montañez Lanza (*)


Visite el perfil de Manuel José Montañez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: