Injusto trueque escatológico

En el mundo de hoy –y en específico, en el capitalismo de hoy con su derecha que intenta darle aliento con tan vano desespero- se ven cosas que no obstante ser o parecer degradadas en lo más alto, sin embargo no sorprenden. Y no sorprenden porque se evalúan como normales; o más bien, como de la esencia de ese régimen, de ese estado de cosas cada vez más en picada.

Hay dos de ellas que recién se han visto, y otra que se ha venido viendo desde antaño. Las dos recientes tampoco es que dejen de responder al concepto de mercancía; quizás en estos casos, de ruin mercancía, porque ya a los “famosos” no les basta con vender las perversiones de su vida privada para incrementar sus caudales, sino que ahora venden también (seguro que a unos consumidores harto desfigurados) su saliva, su orina y hasta su mierda… ¡Así mismo como se lee! Es el caso de la “empresa” “Celebrity Skin and Bodily Fluids” con sede en Los Ángeles, California, y que se ha inaugurado con los desechos de Mike Tyson y Sarah Jessica Parker, entre otros pocos, por ahora. Pero para tener una idea de los niveles de la demanda de los “productos” que colocan en el mercado, ya un “mojoncillo” del cantante y actor Jack Black, por ejemplo, se cotiza en 92 dólares americanos: ¡20 más que un barril de petróleo y 59 más que uno del actor Robert Downey Jr! Y no he logrado explicarme aún qué química pudieran tener los del fulano Jack Black este como para costar tanto, a menos que algunos porten la eventualidad de venir premiados con un dedil... Y pudiera ser, ya que no se aceptan devoluciones…

La otra cosa es lo de la lloradera de Bush sobre los hombros de Dios, ni siquiera sobre los de su mujer por lo mucho dizque sufre debido a la incomprensión del mundo haciéndole ver lo erráticas, funestas y genocidas que resultan sus decisiones imperiales tan “bien intencionadas”… Pero pensando en el gran negocio de la venta de fluidos, ¿cuánto pudiera costar un tubito con dos o tres centímetros cúbicos de lágrimas de Bush recolectadas justo antes de caer sobre los empapados hombros del Altísimo? Ahí está el detalle, porque no creo que haya mercado para ningún otro fluido de este tan nefasto actor de la tragedia contemporánea mundial.

Y la otra cosa son los currículos de los personajes que trascienden al hombre o mujer normales; a uno como yo, valga el caso, que no tiene currículo ni para marcar a un despistado... He visto sin embargo por allí funcionarios que tienen currículos conmovedores, pero que en la práctica no sirven ni para hacer a medias un nene mandado…

Y en los currículos he venido pensando, porque revisando el de un tal Luís María Ansón he quedado boquiabierto al ver, no sólo la cantidad, sino la variedad de atributos que lo adornan y que bien pudieran hacerlo convencer a uno de la indubitable existencia de Dios. Pienso que Bush, no teniendo disponibles en algún momento urgente los deíficos hombros sobre los que acostumbra llorar tan a moco suelto, bien pudiera entonces apelar a los de este caballero Ansón que, además, y para colmo, es miembro de la Real Academia de la Lengua Española en un reino donde el español como que ya no se habla con orgullo. Y es tan elevado este señor Ansón como producto de su sabiduría en la selección de los temas para sus ya famosas crónicas, que ha deslumbrado mucho con una de sus últimas hablando sobre la supuesta y para él trascendente homosexualidad de Chávez, basado en una que otra patraña que al respecto circula por la “confiable” red, y que fuera rechazada por nuestra Encargada de Negocios A.I. en Madrid con un lenguaje diplomático obligado, y contra quien es tanto el odio de esa derecha fandanguera y rastrera, que ya no les basta decirle tirano y cuanto Dios crió… que por cierto para Chávez deben constituir tales baldones motivo de orgullo, por la significación que tienen de poder hacerle concienciar estar en el carril correcto.

Pero resulta pues (y la deducción es lógica) que el caballerito Ansón forma parte de la derecha más purulenta de España, quizás teniendo por encima en esa repugnante jerarquía a su tocayo Aznar, de quien seguro no le ha preocupado no sólo su mariconería de la que al menos hace gala manifiesta, ni tampoco su proxenetismo sobre el que hay superávit de evidencias. Alcancé ver por allí una fotografía del matrimonio Aznar que me dejaría haciendo cruces, como acostumbraba decir la Topoya.

Ahora, observando sus respectivas expresiones dramáticas y arrebatadizas en fotos varias, para desgracias suyas además resulta por una parte que ambos son tocayos debido al nombre María; que Ansón rima de forma consonante y muy cabal con maricón (¡y académico, para colmo!); y Aznar lo hace con “lo voy a dar” pero no con “lo estoy dando”, que es sobre lo que tiene que indagar Ansón debido a esa diciente rima suya con maricón, y hasta con mariconsón, que Aznar debe envidiarle tanto.

Así pues que, dentro del negocio escatológico este tan de moda y en tan franca expansión, Aznar y Ansón, en trueque ambos por un solo “mojoncillo” de Bush, con toda seguridad que resultan demasiado caros.

crigarti@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1824 veces.



Raúl Betancourt López


Visite el perfil de Raúl Betancourt López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Betancourt López

Raúl Betancourt López

Más artículos de este autor