Soberanía en peligro

A propósito de una posible intervención a Venezuela

Introducción.-

El estudio de la historia política de la humanidad nos lleva a la necesidad de confirmar, una vez más, que ésta la escribe los pueblos; por ello sostenemos que las revoluciones se caracterizan, al menos en la historia moderna, por la participación masiva, decidida del pueblo (teniendo como referencia sus propias particulares expresiones históricas), y no porque sean violentas en abstracto o guiadas a través de acciones de facto para sustituir un régimen por otro. Por ello debemos revisar la propia realidad sin obviar, claro esta, caminos transitados en otras latitudes y por otros pueblos.

Simón Bolívar no sólo fue grande por haber tenido la capacidad de producir ideas y tener la inteligencia que le permitió visualizar hacia donde conducir el Proceso. Fue grande pues comprendió que el actor fundamental era su ejército de mujeres y hombres de todos los pueblos que querían la Libertad e Independencia y al igual que él, conocían claramente a su enemigo; pero por sobre todo, que comprendió que se debía a ello y sin ellos no hubiéramos tenido la gloriosa gesta emancipadora. Como vemos, es cierto que las Revoluciones las encarnas personas con nombres y apellido quienes en tanto líderes nacen del seno de grupos o clase social que motoriza el Proceso. Insurgen y formar la primera línea de la vanguardia necesaria a los fines de conducir las luchas del pueblo. Más sin embargo, sólo el pueblo puede obtener su propia libertad y bienestar. Por tanto sus conquistas no pueden ser observadas como dadivas. Para que ello no ocurra, es necesario organizar y adoctrinar a los miembros más avanzado del pueblo (cuadro político), en una entelequia que actué en forma coherente, ordenada y planificada, para llevar adelante el Proyecto.

Antiimperialismo y Revolución.-

El discurso del Presidente Chávez, cuya base histórica moderna data de fecha (sin descontar nuestra propia historia patria y las tentativas que antecedieron a la Revolución de octubre en 1917), anterior a la primera y segunda guerras mundiales del siglo XX, donde la contra revolución internacional con posterioridad “inventó” la Guerra Fría, como consecuencia de la Polarización desde el capitalismo en contra del socialismo, como contra medida a las luchas revolucionarias que los pueblos del mundo daban en respuesta a las pretensiones de control y expansión de las potencias mundiales (viejas y nuevas), al querer supeditar por siempre y para siempre, el destino de pueblos y recién creadas Naciones, al desarrollo de su devenir económico y político; utilizando como principio base, la violencia legítima a través de órganos supra nacionales, a objeto de garantizar la dominación. En ese sentido, hoy como ayer, los luchadores sociales fueron y han sido vilipendiados y difamados por sus enemigos (internos y externos), dadas sus posturas irreductibles frente a los abusos y atropellos de parte de quienes se subrogan para si el “derecho” a manipular el destino del resto de quienes vivimos en este planeta.

El oponer el socialismo, como filosofía de vida (tesis correcta en estos días de miseria política, globalidad y neo liberalismo), envuelve inexorablemente el estudio y comprensión de lo más sublime y elevado del desarrollo intelectual y espiritual de la humanidad en los últimos dos mil años, en su lucha por detener la irracionalidad, la utilización exacerbada, inconveniente e inoportuna del individualismo, que como precepto es codiciosamente manipulado y utilizado por los mentores del capitalismo, para debilitar el espíritu real del hombre; valga decir, el colectivismo como base para la garantía del hombre en tanto ser individuo. De allí, la importancia de que estudiemos todo el contenido y soporte de la filosofía (ético-moral), que el Líder de la Revolución expresa en sus discursos políticos, base y sustento inequívoco, que como “viento favorable” nos da luces y nos indica el camino correcto para consolidar la Revolución Bolivariana.

Lo estratégico.-

Venezuela en tanto quinto productor mundial de crudo, paró los planes imperiales y sin más, logró la reactivación de la OPEP, estableciendo alianzas estratégicas a nivel planetario (fundamentalmente con los integrantes del poderoso cartel), para después avanzar en sólidos acuerdos de cooperación bilateral en toda América Latina y el Caribe. La propuesta de reactivar las relaciones Sur-Sur, iría incluso más allá de la propuesta Bolivariana de las Américas ALBA cuyo ámbito de acción en principio, sería a nivel de la región.

Frente a la agenda agresiva de los EEUU que han pretendido aplicar por medio de la OEA a través de la Carta Democrática, Washington se a quedado corta pues la respuesta que se les dio desde el gobierno bolivariano, en la IV Cumbre sobre la Deuda Social (celebrada del 24 al 26 de febrero de 2005), fue la de impulsar una Carta Social que avanzara paralelo a la propuesta manipuladora e intervencionista que USA adoptara unilateralmente en el año 2001 y que hasta fecha reciente, nadie había cuestionado con valentía.

Integración definitiva.-

Así como lo energético, vía Petroamérica; Petrocaribe, Petroandina y otras modalidades, que son caminos correctos para lograr nuestra independencia del monopolio que ejercen las grandes corporaciones transnacionales del petróleo en nuestro continente; así mismo, el Presidente Chávez, propuso (en el marco de la defensa del socialismo como modelo), la necesidad de crear un club de países deudores pues hasta fecha reciente, ...”cada quien viene manejando el problema de forma individual y no nos ponemos de acuerdo”. De la misma forma que propuso trabajar para que se destine a un fondo especial de desarrollo con al menos el 50% de los 270 mil millones de dólares que el Sur paga como deuda cada año (por intereses sobre esa deuda), también asomó la iniciativa, para que se destine al menos el 10% de lo invertido en armamento a nivel planetario, en ayuda humanitaria. Estamos hablando de iniciativas que cada día son mejor recibidas por todos los gobierno en la región; fundamentalmente, los gobiernos de países pequeños con escasa o nula influencia en el escenario mundial.

No se trata sólo de..."una jugada diplomática muy hábil de Chávez",
como insinúan ellos por medio de un cable de la agencia IPS, en virtud de que el Caribe siempre fue para la Casa Blanca, su Mare Nostrum. Definitivamente, es una muestra de que el petróleo puede ser usado en sentido inverso a como ellos históricamente lo usaron a través de sus corporaciones y multinacionales. Pues de una suerte de mecanismo de expoliación y empobrecimiento, pasa a ser un claro instrumento de la defensa de nuestras soberanías. Un verdadero alivio para nuestras economías asfixiadas.

Porqué les estorbamos.-

Los EEUU para imponernos su visión del comercio y la economía, requiere de todo un sistema complejo de infraestructura que tendría que implementar desde México hasta Panamá por medio del "Plan Puebla Panamá" (PPP) y en nuestra América del Sur, a través del ALCA y la llamada "Integración de la Infraestructura Regional Suramericana" (IIRSA). Con el ALCA y el PPP los Estados Unidos y sus multinacionales controlarían de manera eficiente la región comprendida entre Méjico y Panamá y con el ALCA/IIRSA controlarían Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

Porqué les interesamos.-

Para que tengamos una idea de lo vital que somos para la quebrada economía de Tío Sam. Nuestro Continente abarca una superficie de 18 millones de kilómetros cuadrados, con un PIB de US$ 1.1 billones. En el vivimos y trabajamos más de 300 millones de personas. El 52% del total de nuestras exportaciones provienen de productos generadores de energía, tales como, petróleo, carbón y gas. Representamos el 25% de la biodiversidad del mundo. Poseemos el 20% del agua (incluyendo a Brasil), dulce del planeta. Detentamos 4 veces las reservas de petróleo de los Estados Unidos; 8 veces las reservas de petróleo del Mercosur, 74% de las reservas de gas natural de América Latina y 75% de la producción de carbón de América Latina. Obviamente es por ello, que el gobierno bolivariano, “atrasa” todos los planes expansionistas de los nuevos piratas hacia la región. Planes que se les complican cada vez más, tanto en su país como en el resto del mundo donde tienen sus manos metidas.

Visión estratégica.-

Entre los megaproyectos e inversiones continentales integrantes del Plan Puebla Panamá, y la Iniciativa de Integración de la infraestructura Regional de Sur América ALCA /IIRSA, el imperio también se plantea la construcción de un canal alterno al de Panamá (Canal Atrato – Truandó en Colombia), siendo su proyecto más ambicioso comunicar por medio de canales y drenados a Buenos Aires, Montevideo, a través del río de la Plata y vía el río Amazonas, salir al Atlántico.

Estos complejos, unirán a América Latina con Estados Unidos e interconectarían desde las carreteras y vías fluviales, hasta las redes eléctricas; de tal suerte, que las mercancías norteamericanas fluirán por toda Suramérica y sus recursos naturales: petróleo, gas, electricidad, genéticos (descubiertos y por descubrir en el Amazonas), y todas sus especies tropicales existentes, podrían ser extraídas cómodamente para ser llevadas a sus centros industriales.

Neoimperialismo.-

Para garantizar el dominio colonial, los Estados Unidos han venido acelerando la militarización de toda América Latina siendo su objetivo fundamental, promover y proteger las corporaciones financieras y empresas de importación-exportación y “meterle mano”, así como suena, a los yacimientos de combustibles fósiles; fuentes de agua; bancos genéticos de bosques y arrecifes de corales; todos los ejes de desarrollo; aeropuertos; vías y puertos multimodales que estarían conectados a las bases militares y líneas de desplazamiento militar del Comando Sur con sede en Miami. En la actualidad, bases militares ubicadas en Texas (el radar ROTHR de Corpus Christi), Ecuador (Manta), Colombia (Leticia y Tres Esquinas), Perú (en Iquitos y Santa Lucía), Bolivia (Chapare y una unidad "antiterrorista" en Santa Cruz de la Sierra), Aruba (Reina Beatriz), Curazao (Hato Rey), Salvador (Comalapa, además del Centro Regional de Drogas y la embajada tipo "bunker" más grande de Centro América), Puerto Rico (la estación naval Roosevelt Rose y el fuerte Buchanan), Cuba (Guantánamo), Honduras (la bases-radares Soto de Cano y Palmerota), Panamá (el aeropuerto militar estadounidense de la ciudad de Panamá), en Paraguay (campamentos para entrenar boinas verdes), todas ellas, están ínter lazadas a los fines de la concreción de sus planes geopolíticos.

A tales fines, no se descartan la virtual toma de la tri frontera al sur de Brasil (so pretexto de ser base de operaciones del terrorismo musulmán), y por mampuesto, la implementación de acuerdos leoninos con gobiernos títeres a objeto de garantizar que las tropas élite de los EEUU puedan entrar y salir de algunos de estas naciones sin pasaportes, visas o control alguno; así como, evitar (en caso de cometerse actos calificables de crímenes de guerra o lesa humanidad), no ser enjuiciados en esos países y menos aun, ser extraditados a los fines de su juzgamiento por ante la Corte Penal Internacional. En cuanto a nuestro país se refiere, a través de la OTAN, planificaron desde la España de Aznar, el denominado Plan Balboa que no fue un simple ensayo concebido en una Sala Situacional cualquiera; antes por el contrario, fue un avance de lo que nos esperaría de continuar impulsando nuestra política liberadora y de consolidación del Proyecto que concibiera nuestro Padre Libertador, Simón Bolívar. Como denunciara el Comandante Presidente, Hugo Chávez, el Plan Balboa es un ejercicio de simulación de operaciones militares por tierra, mar, y aire realizado desde el Comando “Base Mayor” de España, con el que fuerzas estadounidenses y de la OTAN invadirían el occidente venezolano, desde Panamá y Colombia, todo por nuestro petróleo y nuestras reservas petroleras que son hoy por hoy, la primera reserva mundial, incluso por encima de la de los hermanos del Golfo Pérsico.

En la actualidad, los Estados Unidos planifican construir bases militares en Bolivia (Villa Tunari, Chimoré e Ichoa), Argentina (base de Tolhuin en Tierra del Fuego), Ecuador (Islas Galápagos) y en el Brasil de Anita de Garivaldi y Lula (controlar la base de Alcántara). A estas bases militares debemos agregar las 34 existentes en Colombia, en el marco del Plan Colombia y aquellas (de entrenamiento militar), desconocidas por los pueblos y algunos gobiernos latinoamericanos –aun que usted no lo crea-, denominadas "Sitios de Operaciones de Avanzada" (FOS), entre los que están los de Costa Rica, Belice, Honduras, Islas Caimán y Panamá.

La ocupación por cualquier vía.-

Una de las piezas claves, para el logro e los objetivos imperiales, ha sido la implementación entre otros del llamado Plan Colombia, el cual se encuentra inscrito dentro de la estructura del ALCA, siendo el componente militar (bajo la excusa del combate a la narcoguerrilla y el terrorismo), asegurador de los propósitos coloniales. Este Plan, impuesto desde 1999 no es otra cosa que una estrategia político militar de intervención contrainsurgente, con pibote en Colombia, para liquidar las luchas sociales en toda América Latina y asegurar las bases de consumo y producción de su modelo económico neoliberal. Todo este despliegue militar, tiene como objetivo favorecer las transnacionales, fundamentalmente las vinculadas al sector petrolero. Para ello, los hijos de Santander en ejercicio de gobierno, modificaron su política petrolera y pasaron a darle grandes contratos de exploración, explotación de petróleo y gas natural a corporaciones (norteamericanas y europeas), bajando las regalías que le pagan a la estatal ECOPETROL, del 16% al 5% y la participación de las compañías transnacionales subió del 25% al 50%. Con la efímera dictadura del traidor Carmona Estanga, en Venezuela y junto a todos quienes le aupaban dentro y desde fuera, se buscó (y aun procuran), cogerse el país para ellos e incorporarnos a su línea de producción humillante y desnacionalizadora.

Unidad para la integración.-

De allí que sostengamos que frente a la política neoliberal del ALCA, inexorablemente debemos potenciar alianzas tácticas y estratégicas que nuestros hermanos latinoamericanos y a nivel planetario, sin perder de vista el avance de las tendencias sociales mundiales; en especial las populares, diferenciando inequívocamente para poder avanzar, las políticas económicas de los gobiernos vs. la realidad económica de los pueblos.

Es por ello imperiosa, la necesidad de impulsar una firme campaña de información y difusión para dar a conocer nuestra propuesta (ALBA), en tanto modelo y proyecto liberador; sin soslayar la posibilidad de servirnos de mecanismos existentes a nivel internacional a través de nuestras misiones en el exterior, sin que aparezcamos o sea observados como un agente que de manera aislada y en forma individual, actúa ante la Comunidad de Naciones. Para ello, debemos sostener y mantener un discurso político coherentes al momento de contestar y/o abordar temas en el escenario internacional, tanto desde la Cancillería como desde otras instancias de gobierno autorizadas para ello por el Jefe del Estado.

La interrogante del dilema sobre la pertinencia de instituciones supra nacionales ya existentes, nos plantea la incógnita de cuál debe ser la vía correcta para su reactivación y/o sustitución. En cualquier caso, nuestras aspiraciones no pueden quedarse en meras ideas. Ellas deben ser claramente explicadas y entendidas a fin que se capte su potencialidad frente a lo ya existente; o en cualquier caso, que se asimile que muchas de nuestras propuestas (nuevos paradigmas), no coliden con lo ya existente. De allí, la necesidad de deslindar el ámbito de lo multilateral respecto de lo bilateral, en cuanto al discurso de la integración se refiere.

El gran salto.-

Para ir hacia una verdadera integración deberemos adoptar líneas más allá de las existentes e ir más allá de lo andado. El ALBA al igual que el ALCA, exige recursos que permitan consolidar una infraestructura capaz de sostener y soportar su propuesta integradora a fin de garantizar el despegue real del continente. Si bien es cierto, que el hecho energético es un paso significativo que hemos comenzado ya, no es menos cierto que el aspecto cultural, monetario, financiero, de telecomunicaciones, del transporte (aéreo, fluvial, terrestre), entre otros, será crucial en el devenir histórico de nuestras naciones.


Historia de la integración.-

El Presidente Chávez en la oportunidad de su paso por Uruguay y Paraguay (segundo semestre de 2006), sostuvo con ocasión de su discurso en la ALADI, (subrayado nuestro)..."nadie puede negar la fuerza de los nuevos vientos de cambio que soplan en el continente. El que no los quiera ver, que no los vea. Es más: hay que decir que no son nuevos vientos, son los viejos vientos, los de Bolívar, los de José Gervasio Artigas".

Recordó a Artigas quien con su "ejército de desarrapados, de pobres, de indios, de mestizos, cuando en las puertas de Montevideo habló de la soberanía del pueblo, de que los más infelices sean los más privilegiados, del derecho a la felicidad”. En esa época, destacó el Comandante Presidente, “nació el verdadero proyecto de integración, el que quizás Bolívar supo recoger y llevar más lejos que nadie, pero que se nutre de todas las luchas libertadoras" (...) "Bolívar recoge el sueño de Miranda y lo transforma en pueblos, en ejércitos, en constituciones, en repúblicas y al mismo tiempo que James Monroe lanzaba en EEUU aquella terrible amenaza para nosotros los latinoamericanos: 'América para los americanos' simultáneamente desde el sur, Bolívar decía: No. Sudamérica para los sudamericanos” (...) "Entonces Bolívar se transformó en un peligro para las oligarquías y para el poder naciente de EEUU. Chocó fuerte Bolívar con EEUU, tan fuerte que en una carta dirigida a un amigo decía en 1825 una frase que se transformó en profecía: 'Los EEUU parecen predestinados por la providencia para sembrar a la América Latina de miseria en nombre de la libertad” (...) "En realidad, sólo está empezando el ventarrón. Se requieren líderes para entender el ventarrón. No se requiere de mercaderes, ni de comerciantes, hasta Cristo los echó un día del templo a latigazo limpio. Yo soy muy cristiano (destacó el Presidente Chávez), creo que la doctrina de Cristo como bandera de transformación y de justicia, tiene más vigor que nunca. ¡Fuera los mercaderes del templo!”.

Los planes desestabilizadores.-

Vistos los distintos y fracasados intentos de toma del poder por la vía de hecho y luego, mediante esquemas de presión de movilización de masa en actos de calle e incluso mediante actuaciones catalogables de actos criminales de lesa humanidad (abril de 2002), eventos que creemos se reproducirán en toda la región a partir del primer semestre de 2007 (en el marco de la activación de la denominada “Operación Mayo”), para desestabilizar gobiernos populares en países hermanos. Es por ello que sostenemos que al no haber concretado sus aspiraciones iniciales primero y electorales después (presidenciales de diciembre de 2006), en la actualidad estudian las variantes posibles en el marco de la revisión de los errores cometidos sin descartar claro está, tácticas tradicionales de lucha político militar asociadas básicamente al terrorismo, con tal de evitar que experiencias políticas como la que nos ocupa, se conviertan en un “mal ejemplo” para otras “repúblicas bananeras” en el continente; no por revolucionarias, en tanto estilo clásico del siglo pasado, sino por que rompería el esquema y atrasaría el necesario desarrollo del modelo globalizador que fundamentalmente el proyecto neoliberal -expresado en el ALCA- requieren a objeto de cumplir sus metas y expectativas en el mediano y largo plazo. Es nuestro criterio que vista la finalización del tiempo para la administración Bush, ellos acelerarán sus procedimientos para frustrar experiencias como la nuestra o las que se desarrollan en Bolivia; Ecuador o Nicaragua. Por ello, coincidiríamos una vez más, con los estudiosos de la economía que sostienen (como lo afirmara Lenín en su ensayo: “El Imperialismo, Fase Superior del Capitalismo”), que la globalidad hoy, es esa Fase Superior del Capitalismo a la que se refiriera Lenín en su obra. De lo que inferimos por tanto, que si ayer apoyar una expresión nacional era un acto contra revolucionario, afirmar el Estado Nacional hoy, es un acto revolucionario. De allí que el Comandante Chávez en lo político, sea un “peligro”, no en sí mismo, sino por que podría despertar, como en efecto lo hace, efervescencias revolucionarias no controladas por los agentes y/o los canales reguladores del sistema (según la teoría funcionalista del análisis de la política), que podrían dar al traste con los planes hegemónicos neoliberales a nivel planetario.

Conclusiones.-

El problema básico que se les presenta aun, es que no logran amalgamar las distintas fuerzas que interactúan dentro del espectro denominado “oposición” (so pretexto de una salida “democrática”), que de ella emerja una personalidad con quien sustituir a Chávez; por lo que los más radicales dado que esta situación pareciera no tener salida, al menos en el corto plazo, continúan enfrentados a los sectores que dentro de la derecha se “niegan” a autorizar, valga decir, negociar, el ejecútese de la propuesta que sobre magnicidio se encuentra aun en la mesa para garantizar la retoma del poder; pues de ocurrir, según los pronósticos y lo que les advierte la historia, sin duda alguna se llegaría a un escenario (para nadie conveniente), parecido o quizás peor al de la Colombia de Jorge Eliécer Gaitán, cuya dimensión conocida por todos, impactaría sensiblemente todo el ámbito Continental y hasta mundial; y en su caso, les retrasaría aun más, los plan de consolidación de la plataforma que requiere el ALCA hacia la Región, agravándoles mucho más, los problemas ya presentes y que se les manifiestan cada vez más, en todos los lugares del mundo en los cuales se encuentra, en peligrosa beligerancia para el modelo y el sistema norteamericano, la actual administración del Sr. W. Bush.

Ellos están claros, que Chávez no es cualquier Líder. Por su edad, comprensión, carisma y rápido aprendizaje, sería (como destacáramos en anteriores trabajos), un vernáculo sustituto para continuar la gesta emancipadora continental que después de Bolívar, otros han cabalgado. Por no compartir esa visión del mundo y de la vida, por negarnos a aceptar esa tesis lapidaria de la “globalidad neoliberal y opresora” el Proyecto Bolivariano y Socialista es observado con miedo y cautela por los “padres” de la geopolítica y geoestrategia moderna de los Estados Unidos de Norte América. Es por ello que sostenemos que la lucha entre los cultores del Destino Manifiesto (1802), monroísmo (1823) y el bolivarianismo (consagrado en el Congreso Anfictiónico de Panamá, 1826), como doctrinas contrapuestas, mantiene su vigencia. De allí que, al igual que el Padre de la Patria ayer, hoy continuamos en la búsqueda del ...”equilibrio del universo”...

Nota: los datos estadísticos citados en el presente ensayo; así como, referencias económicas, cifras militares y otros, se encuentran a la disposición del usuario en la Internet y son exclusiva responsabilidad de investigadores que nos antecedieron. Nuestro aporte a la luz del balance sustantivo en lo político, es haberles utilizado coherentemente a lo largo del discurso, en nuestro trabajo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3970 veces.



Manuel José Montañez Lanza


Visite el perfil de Manuel José Montañez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: