Trump y Guaido, languidecen ante pretorianos del oficialismo bolivariano

La repentina retirada de las tropas estadounidenses desplegadas en Siria puede tener las mismas nefastas consecuencias que la protagonizada por Obama en 2011 al marcharse de Irak. Entonces, EEUU abandonó a los aliados suníes que habían colaborado en la derrota de Al Qaeda, dejándolos en manos de un represor gobierno chií y facilitando la expansión del Estado Islámico (IS). Ahora, con su decisión de salir de Siria, Trump deja desamparadas, ante las amenazas de Damasco y Ankara, a las milicias kurdas que le han ayudado en su dramática lucha contra un IS que aún conserva bolsas de resistencia yihadistas entre Irak y Siria. Además, facilitaría que tanto Irán como Rusia aumentaran su influencia en una región todavía en guerra.

La política institucional se ha resentido y, todos los partidos se acabaron entre sí mismos, acusándose de contaminadores populistas en el fondo o en la forma, sin embargo, en Venezuela seguimos chocando con la realidad institucional. El meteórico declive político mundial ha conocido muchos hitos: Desde la desmovilización de la militancia, agrupada en círculos y la imposición de una jerarquía vertical, la purga de discrepantes, la obscena personalización del partido hasta el extremo de colocar a la pareja sentimental del líder como número dos, hasta el chantaje de la dimisión.

El 11-S, me encontraba en la Urbanización Isaías Medina Angarita, Ciudad Bolívar y, pude captar el odio hacia occidente. Apareció un panfleto por las redes y las televisoras extranjeras que decía: "No es tan sencillo", escribía en las primeras páginas de su panfleto. "Más bien creo que quieren salvar nuestras almas, quieren liberarnos de nuestros aciagos valores: del materialismo, del pluralismo, de la democracia, de la libertad de opinión, de la liberación femenina... Todo esto, según los fundamentalistas islámicos, es muy pero que muy perjudicial para la salud".

Otro, añadía, "Bin Laden nos ama esencialmente. El 11 de septiembre fue un acto de amor", a través del cual quería solo "cambiarnos" y "redimirnos".

Bin Laden es ya por fortuna historia pasada, pero su legado de odio y terror continúa hoy sembrando el mundo de cadáveres y heridos en nombre de un islam que no concibe más destino para el 'infiel' que la muerte.

Es cierto que tanto el Estado Islámico como Al Qaeda no disponen de la misma capacidad operativa que tuvieron en otro tiempo, pero atentados como el de Estrasburgo hace un tiempo o el ocurrido, cerca de las pirámides de Giza son la evidencia de que el yihadismo es todavía un de las principales amenazas para la seguridad mundial.

La llegada de Trump a la Casa Blanca está generando un nuevo orden internacional inquietante. Su irreflexiva decisión de que los 2.000 soldados estadounidenses que luchan hoy contra el Estado Islámico en Siria abandonen el país es la más grave demostración hasta la fecha de que quiere abrazar el aislacionismo, no de un modo retórico sino real. Trump declaró ayer que EEUU no puede seguir siendo el gendarme de Oriente Próximo "sin recibir nada". Otra de sus grandes falacias, puesto que la primera potencia no sería lo que hoy es sino hubiera ejercido un rol de gendarme global desde el final de la Segunda Guerra Mundial, por no hablar de que es uno de los actores más concernidos por la estabilidad en la región.

La retirada estadounidense es irresponsable porque el IS está lejos de ser derrotado; y en lo político tendrá los efectos impredecibles derivados de dejar el campo libre a países como Rusia y China. En el origen divino hay algo de psicosis. Por fuera se avistaba un partido nuevo hecho por jóvenes airados capaces de convocar millones de malestares en un sólo cuerpo político. Pero ese mismo nacimiento traía alojado por dentro un baile de san Vito. Aquel primer cancán festivo fue pronto degenerando hasta el psicodrama.

Juan Alejandro Guaido, no tiene el equipo de vanguardia que esperaba Trump. El presidente estadounidense, lo que ha hecho es fortificar sus bases en Colombia, pero, hasta el momento, no puede lanzar un ataque quirúrgico a Venezuela por sus relaciones con China y Rusia. Y Guaido, perdió la perspectiva en Cúcuta al poner es un club festivo y bajo la coordinación de un artista que busca un implementar un proyecto espacial de gastos y presupuesto multimillonario. Por otro lado, el Grupo de Lima celebro hoy, su undécima reunión protocolar, puras argumentaciones que no llevan a una concreción real y factible para una realidad política.

Este error de los estadounidenses y de Guaidó ha ´permitido a los grupos orientales y locales que apoyan al presidente Nicolás Maduro Moros desplegarse por el territorio nacional y solidificarse, mientras, los alimentos, agua y gas aumentan de precio ante la mirada de los fiscales y militares del mismo gobierno.

Ambos grupos, caen en errores tácticos de estrategia de guerra móvil, donde el perjudicado es el ciudadano civil y el indígena venezolano.

Aquí, los sueños partisanos deben quedar atrás. Se debe levantar un tridente en manos de un verdadero varón y aplicar las razias necesarias. Habrá que esperar a otras izquierdas. Habrá que esperar, de nuevo. Al igual que una verdadera derecha.

La Huerta Grande, es un libro que rastrea en los orígenes y las causas del fundamentalismo religioso y que anima a la ciudadanía a no permitir "que el miedo atenace y modifique los modos de vida que los Estados democráticos han pactado defender". Los que Oz se esforzó por sostener en Israel durante toda su vida, por esto, los judíos son radicales e sus procedimientos y, se les respeta.

Mientras, el camino devora a sus hijos, es fácil hablar desde el exterior y, no estar en las playas de mercados peleando por Venezuela y, nuestro pueblo aniquilado por delincuentes procesados y un grupo de ambos bandos que no pasan de cuarenta hombres, que vergüenza da, toda esta realidad



Esta nota ha sido leída aproximadamente 878 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: