!Estamos a tiempo de la defensa del honor patrio! ¡Hay que aplicar las artes de hacerse respetar!

Estamos en tiempos de mucha incertidumbre política con consecuencias económicas, fundamentalmente debido a la intensificación de las amenazas imperiales. En los últimos días, el gobierno de los Estados Unidos ha arreciado sus ataques contra el gobierno legítimo y revolucionario de Nicolás Maduro. Situación que genera inestabilidad en los mercados de bienes y servicios, monetario y cambiario en Venezuela.

La escalada de conflictos políticos inicialmente está dirigido a mermar los ingresos fiscales del gobierno que todos saben los direcciona en un 70% para atender las necesidades de la población más pobre en tiempos de hiperinflación.

La finalidad es generar una implosión social interna que cree las condiciones para la incursión extranjera en nuestro territorio bajo el supuesto de la "ayuda humanitaria", que todos sabemos viene acompañada de "perros de la guerra" y mercenarios para intentar asesinar a todos los líderes y población afecta a la revolución.

Ya los propios agentes cercanos al gobierno de Donald Trump han dejado claro el porqué los ataques feroces contra el gobierno de Maduro. Los mueve son los intereses de las transnacionales petroleras por controlar la primera reserva de hidrocarburo del mundo, que es de todos los venezolanos. Nos quieren robar por las buenas o por las malas. Y esa es la lucha histórica a la cual nos enfrentamos.

El pasado 29 de enero, John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, dijo en una entrevista por medio del canal Fox Business en Estados Unidos: que la situación en nuestro país cambiaría si las petroleras estadounidenses pudieran acceder a los pozos de crudo en nuestro territorio una vez que caiga el gobierno de Maduro. Son declaraciones temerarias y agresivas, hechas una semana después que el mismo Bolton había anunciado la imposición de nuevas sanciones contra Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), que comprendía el congelamiento o robo, de unos 7.000 millones de dólares en activos de la principal empresa de los venezolanos.

Eso explica tantas manipulaciones diplomáticas por parte de los Estados Unidos en los últimos tiempos. Han dedicado muchos esfuerzos, tiempos y recursos para injerir y desestabilizar al país. Quieren robarse el patrimonio común de todos venezolanos que son nuestras riquezas petroleras. También, hemos visto como Inglaterra ha aprovechado las circunstancias para intentar robarse nuestro oro depositado en sus bóvedas.

Incluso, Trump dijo no descartaría la intervención militar en nuestro país. Se atrevieron a amenazar diciendo que Maduro saldría de Miraflores como fuera. Y encontraron en el diputado opositor Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (en desacato) el camino para la intervención militar. Es por eso que el primer paso de la intervención fue el reconocimiento de la autoproclamación de Guaidó como presidente, que materializó un intento de golpe de Estado promovido el mismo gobierno de Estados Unidos en nuestro país.

Lo que ha hecho este diputado de extrema derecha con su autoproclamación, pudiera entenderse como que se ha tomado la justicia por sus manos, que lo mueve el rencor, la venganza. Ha intentado vengarse del pueblo bolivariano que los derrotó en las urnas electorales y los sacó de las calles cuando quemaban gente viva en sus acciones terroristas del 2014 y 2017. Ha intentado ser el justiciero del imperio en nuestro país, porque no nos perdonan de querer ser libre e independientes del gran capital transnacional estadounidense. Ha intentado vengar a los opositores radicales, los de ultraderecha, los de su partido Voluntad Popular, hoy fuera del sistema político venezolano y acusado de ser una organización terrorista.

Como vemos, al presidente usurpador, Juan Guaidó, lo ha movido la venganza, el odio, la irracionalidad sumida en el oscurantismo. Pero son acciones que podrían traer nefastas consecuencias para nuestra nación. Hemos visto como el gobierno de Donald Trump, el enemigo número uno del pueblo venezolano, lo utiliza como un títere para alcanzar sus objetivos geopolíticos no cooperativos, de dominación por la fuerza.

El segundo paso imperial sería la supuesta ayuda humanitaria. Y todo el planeta sabe cómo son sus "ayudas humanitarias" en contextos políticos parecidos, que terminaron en incursión, destrucción, saqueo y muerte.

Estas estrategias SON PARTE DE LAS ACCIONES DE LA AGENDA OCULTA DE LA ÉLITE FINANCIERA Y MILITAR GLOBA: dominar el principal reservorio de hidrocarburos del planeta y el resto de las riquezas minerales exquisitas que poseemos por regalo de la naturaleza.

Ante tanta agresión imperial debemos defendernos y contraatacar. Como paso firme, primero hay que detener a los golpistas antes que generen una situación de más muertes y pérdidas a la nación. A los usurpadores hay que aplicarles todo el peso de la ley antes que sea demasiado tarde.

Conlleva a la revolución bolivariana a armarse de valor y luchar afinadamente en tres aguas turbias: la diplomacia con base en las leyes internacionales; jugar a la guerra no convencional con estrategias de movilización y organización popular en el territorio y en las redes sociales; y tener las armas lista y los cañones cargados por si el imperio del Norte se atreve a iniciar un conflicto armado en nuestro territorio. Esto último, tomando en cuenta la mala experiencia vivida por países que pasaron por situaciones parecidas a las nuestras.

Los casos de Libia, Irak y Siria siempre deben estar presentes en nuestras mentes como un guión anunciado. Sin embargo Venezuela le ha demostrado al mundo que no está sola, que tenemos aliados poderosos como Rusia y China con capacidad militar para apoyar y disuadir cualquier intento de bombardeo a nuestra nación.

Estamos consciente que cualquier tipo de intervención militar en nuestro territorio generará destrucción. Pero, estamos en tiempos de la DEFENSA DEL HONOR PATRIO, DEL HONOR NACIONAL. Hay que aplicar las artes de HACERSE RESPETAR. Pero también es la hora de identificar y acusar aquellos TRAIDORES DE LA PATRIA dentro de nuestro territorio y aplicarles todo el peso de la Ley antes que sea demasiado tarde.

La unidad de los patriotas es el único camino para el triunfo en este nuevo capítulo de ataque imperial.

# victimastoday

#vamosAtriunfar



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3052 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Andrés Giussepe

Andrés Giussepe

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a275895.htmlCd0NV CAC = Y co = US