Crónica de la Gran Revancha

Pero a decir verdad, no han sido sólo los ordenanzas nacionales -en sus diversas modalidades- los únicos que han actuado hasta ahora en contra de Chávez de manera fragosa en el ambiente electoral de esta gran revancha. Allende las fronteras, han venido actuando también varias categorías de fulanos que se han afinado –se afinan y se afinarán- con el tono que les marca Bush desde la oficina oval, dentro de un contexto mucho más amplio y macabro que, un reciente libro de Robert Dreyfuss, desde su título mismo, denomina Devil's Game, o El juego del Diablo… En tal sentido, podemos mencionar la negativa de la venta de repuestos para los F-16, el bloqueo mundial para la reposición de material militar que comenzará, curiosamente en cuanto a Estados Unidos refiérese, entre el 1 de octubre del corriente año y el 3 de septiembre del próximo, y todo a ver si Chávez cae; luego, la investigación rigurosa que descubriera un complot de la prensa española contra Chávez; luego, lo del diario "Sing Tao" de Hong Kong que utilizara una foto de las guarimbas ocurridas en Caracas en 2004 para ilustrar una información sobre las protestas ocurridas durante la cumbre de la Organización Mundial del comercio; luego, lo de un coronel Gagliardi declarando desde la base de Manta que los problemas con Chávez impedían el rastreo antidrogas en Venezuela; luego, lo del burdo chantaje del Centro sionista Simón Wiesenthal al pretender significar que Chávez es antisemita; luego, lo de las declaraciones del senador John McCain llamando a Chávez “loco” y con lo que se ganara una expresiva mandada pal` carajo de José Vicente; luego, con lo del republicano Connie Mack quien dijera que la alianza entre Telesur y Al Yazira creaba una cadena para el terrorismo (con lo que no sé si se ganara otra sabrosa mandada pal` carajo de José Vicente); luego, lo de la cínica advertencia del mucho más cínico John Negroponte al señalar a Chávez de buscar relaciones militares "más cercanas" con Irán y Corea del Norte, dos países del "eje del mal”, además de injerencia en otros; luego, lo del atolondrado Rumsfeld que comparara a Chávez con Hitler, pobre comentario que lamentara Inzulza sin poderlo mandar pal` carajo por razones obvias, y, donde Chávez ripostara diciendo que Bush, al lado de Hitler, era todo un niño de pecho, verdad que por lo demás luce descomunal cuando Gunter Grass declarara, seguro con la experiencia que le diera su pasantía por la Waffen-SS del Führer en sus mocedades, que Bush fomenta el terrorismo. Luego, lo de Blair, que instara a Venezuela a acatar principios democráticos y quien por ello se ganara otra mandada pal` carajo, pero esta vez del propio Chávez, habiéndolo previamente tachado de sinvergüenza e inmoral, y solicitándole además que devolviera Las Malvinas, lo que un editorial de El Tiempo llamara ¡cipote reacción! y que sí prendería un candelero de verdad por el mundo. Luego, lo del Pentágono, al pretender calificar a Chávez de creciente preocupación para la seguridad de los Estados Unidos debido a su “incendiario populismo”; luego, lo del comienzo de la campaña gringa contra Venezuela para que no forme parte del Consejo de Seguridad por considerarlo “negativo” para la lucha contra el terrorismo, y que comenzara muy temprano; luego, lo del llamado de Condoleezza a formar un frente unido contra Chávez, y que, aún así, Chávez copara el escenario político con 53 puntos sobre la suma de los candidatos de Bush; luego, lo de Negroponte (de nuevo) acusando a Chávez de gastar millones de dólares en política exterior “extravagante” y socavar democracia de la región, amén de advertir sobre “riesgos” con motivo de su reelección… (Con el reiterativo Negroponte, Bush espía al mundo tanto o más que cuando la Guerra Fría por tener al parecer 100.000 agentes por toda su geografía tomando notas, pero Chávez ha invitado a no dejarse morder por los vampiros…). Luego, el cargo por parte del embajador gringo al embajador de Cuba en Bogotá de espiar para Chávez; luego, lo del Departamento de Estado sobre los terroristas que se toleran en Venezuela… (Que se sepa, el único terrorista que quisiera “tolerarse” aquí es Pozada Carriles, quien sí es muy bien tolerado por cierto allá, donde también soltaran a José Antonio y a Germán Rodolfo, no obstante sus “bombitas” a las embajadas de Colombia y España). Luego, lo del gemido de Condoleezza por el hecho de que Chávez trate de tener “malas relaciones” con su país, donde un ¡qué bolas! estaría aquí justificado, pero demás, porque ella no tiene... Luego, lo del The Wall Street Journal que atribuye a Chávez la culpa de que Evo haya nacionalizado los hidrocarburos, no obstante que los bolivianos lo vienen haciendo desde 1937.



Y esta gran revancha ha despertado tanto interés, que los contendores Chávez y Bush, según la revista Time, han estado entre las cien personalidades más influyentes del mundo, aunque muchos diarios no mencionaran a Chávez, y ni siquiera la noticia en sí.



Luego, lo del congresista de Indiana, Dan Burton, quien prologara una resolución de condena contra Chávez por sus “esfuerzos inadecuados” en su lucha contra el narcotráfico; luego, lo del alborozo paradójico de Bush porque Venezuela quedara fuera del Consejo de Derechos Humanos de la ONU; luego, el pedido por parte de un portavoz de Condoleezza para que Venezuela se abstuviera de “vomitar una retórica encendida”, pero sin medir que en todo caso es preferible ella a la retórica apagada de Hisroshima y Nagasaki… (Van ya, en siete años, 54 campesinos asesinados… y con Braulio a punto de engrosar, en dos oportunidades, tan macabras estadísticas). Luego, lo de la permanente preocupación de Bush por (el petróleo de) Venezuela; luego, lo del congresista gringo Ed Royce, presidente del subcomité sobre terrorismo internacional y no proliferación, diciendo que apenas una "tenue línea" separa a Venezuela de ser considerado como "estado promotor" de terrorismo; luego, lo de ver como “sospechoso” el supuesto aumento de vuelos de pequeñas naves desde Venezuela; luego, lo del creciente número de personas atrapadas en los principales puntos de ingreso a EEUU con documentos venezolanos falsos.



Y, habiendo recibido previamente Thomas Shannon a Mari Pili Hernández, Chávez diría que no tenía ningún inconveniente de recibir a Shannon, pero Condollezza diría, al final, que Shannon no tenía planes de viajar a Venezuela…



Y del escuálido arsenal de intelectuales, además de los de aquí que parecieran permanecer chamuscados si no achicharrados por sus resecas visiones fascistas al haber sido rosados por el verbo candeloso de Chávez, hay otros internacionales, como Vargas Llosa, que con su no sé cuántos premios ganados y sus más de treinta honoriscausas, ha llegado hasta decir, de forma despectiva y discriminatoria por supuesto -dado que él dejó de ser un escritor pobre, y además, es ario-, que la “raza” se había vuelto ideología en la región, y quien ha liderado el antichavismo “ilustrado” en unión de Enrique Krauze, y que, sin haberse llegado a producir con estos nada de efecto, se verían obligados a pelar entonces por Fukuyama que pronosticaría -vaya si con la misma eficiencia con la que anunciara el fin de la Historia- que el chavismo no tendría futuro en América Latina, expresando Chávez, con réplica despersonalizada, que más bien era el Imperio el que no tendría cabida en el mundo del futuro, mientras que un grupo muy granado de la intelectualidad mundial (José Saramago, Adolfo Pérez Esquivel, Nadine Gordimer y los académicos Noam Chomsky -quien afirmara que Chávez desafió con éxito a EEUU, y de allí los ataques- y Salim Lamrani) emitiera una declaración de apoyo al proceso revolucionario bolivariano en momentos en que el país se ve seriamente amenazado de nuevo por la manopla harto conocida del contendor Bush; y a ellos, unido, un granado y nativo grupo de intelectuales chavistas.



Noto que el anterior enunciado de las actuaciones que al menos conozco, lo que parece contener no es otro que un mensaje groseramente intimidante como éste: -¡Mira Venezuela, si continúas con la pendejada esa de querer ser libre a la tan tierna edad de 200 años, harás que tu líder vaya a parar entonces, con sus huesos, a Guantánamo si es que no a Abu Ghraib por terrorista!... ¿Ok, men?



Pero habría también que aceptar que estamos viviendo tiempos de mucho sobresalto propicios para esas necias intimidaciones, tiempos donde leyendo un titular de prensa, que dijera por ejemplo que Estados Unidos destrozó a Senegal, se piense de inmediato que lo habría de bombardear de manera sorpresiva durante la noche, para resultar que sólo tratábase de que habíale ganado por paliza un partido en el mundial de basket… ¡Qué titular! Tiempos donde de pronto se forma un tornado en un aeropuerto porque un pasajero, apenado con su familia, le musita a un guardia gringo ahíto de terrorismo, que lo que dice llevar como bomba, a la postre, no resulta sino en una fulana pero útil bomba de vacíos para penes, que, según, y que utiliza al menos el cincuenta por ciento de los (dizque) “sementales” gringos... En fin, tiempos además oscuros, donde incluso se ha pretendido reivindicar la figura de Judas (quien vendiera a Jesús por treinta monedas) y suponemos que, se deba tan digno empeño, a la acumulación de tanto sentimiento de culpa borrascoso acumulado que pudiera estar atormentando demasiado a la infinidad de judas regados por este mundo tan sufrido.



En nuestro país, por fortuna, hay una muestra bastante modesta de ellos, aunque no estén todos bien identificados…



Continuará…


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1527 veces.



Raúl Betancourt López


Visite el perfil de Raúl Betancourt López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Betancourt López

Raúl Betancourt López

Más artículos de este autor