Una Guerra sin Sangre

Buena parte del discurso que los revolucionarios damos al país se centra en la Guerra que el Imperialismo ha declarado a nuestra Revolución. Por eso declaramos constantemente  que se ha desatado todo un conjunto de acciones entre las que se encuentran el contrabando, la especulación, la escasez e inflación inducidas,  el paramilitarismo con su carga brutal de asesinatos y terrorismo, los ataques a nuestra moneda, el bloqueo financiero internacional, la campaña mediática sostenida a través de los medios nacionales e internacionales, la operación tenaza a nuestro territorio atacando por Guyana y Colombia, en fin, son muchas las acciones que desarrolla el Imperialismo para derrotar a nuestra Revolución.

¿Cuál ha sido la respuesta del Pueblo? La vimos el domingo 28 de julio cuando salió masivamente a votar en las elecciones internas del PSUV para sorpresa del enemigo y hasta de nuestros mismos dirigentes. Pero también la vimos el domingo 18 de octubre con la participación en el simulacro para las elecciones. Además, el sólo hecho de que se haya mantenido la paz en todo el territorio nacional es muestra fehaciente de la conciencia del pueblo venezolano que sabe que esta enorme crisis es producto de una Guerra del Imperialismo contra la Revolución.

Sin embargo, se escucha con sorpresa, las quejas de algunas personas comprometidas con la Revolución, quienes manifiestan que han tenido que cambiar sus hábitos alimenticios, que no soportan las colas, que no se consigue nada, que Maduro no ha hecho nada, que ya no pueden seguir así, etc, etc. Y todas esas declaraciones que desembocan en amenazas de dejar la Revolución no hacen sino ahondar en la profunda sorpresa que en si misma provocan. ¿Cómo es que estamos hablando de una Guerra del Imperialismo y esa Guerra no nos va a afectar?

Hay quienes han venido declarando sobre la fortaleza que hay que tener, sobre enfrentarse a los gringos y a la burguesía, sobre lo aguerridos que somos, pero….al faltarles el papel higiénico ya lo quieren abandonar todo. ¿Son estos dirigentes los que estarían al frente el día de una Invasión? ¿o van a decir que defenderán la Patria pero con la condición de que no les disparen, que participan en la defensa pero con un horario, respetando sus horas de almuerzo y sin que les toquen los fines de semana?

Hay otros dirigentes o intelectuales, de esos cuya tribuna son los medios de comunicación, que han venido echándole la culpa de nuestras dificultades al Presidente Maduro. Que Chávez hubiera hecho esto o que Chávez no habría decidido tal cosa. Son los que quieren que nos coma el tigre, porque realmente no sabemos con exactitud lo que nuestro Comandante habría hecho, pero de lo que si tenemos certeza, es que el Comandante supo identificar a la persona más capacitada para continuar con su legado. ¿Por qué no asumen directamente lo que piensan diciendo que en el fondo no creían en el Comandante y que además se equivocó eligiendo a Nicolás Maduro?

Lo cierto es que no se concibe una Guerra sin sangre, ni sufrimientos, ni dolores. Quienes crean que las agresiones del Imperialismo no lo tocarán, y que se puede hacer la Revolución sin un rasguño, pueden serguir soñando como aquellos guerrilleros que combatían en las montañas del Jardín Botánico, para luego salir a hacer trabajo de masas en los cafetines y en la noche tirar pintas dentro de la UCV.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1394 veces.



Omar Gómez

Conductor del programa "Latinoamérica Unida", por La Radio del Sur.

 omarg.ccs@gmail.com      @omarfgomez

Visite el perfil de Omar Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Gómez

Omar Gómez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI