La Tecla Fértil

Colombia, tres tendencias de poder

La gran ignorancia de los pensadores ideológicos del Siglo XXI es lo referido  a las religiones. Esta concepción se encuentra muy ligada al plano sociológico y recorre toda una historia de los pueblos, Max Weber asumió el estudio  de las distintas culturas para originar una gran inquietud hacia el mundo occidental, abogaba que el hombre debería estar comprometido con los problemas y circunstancias de su tiempo y abre el espacio para los procesos políticos con un solo punto de referencia, el diálogo.

La economía capitalista fue desarrollada en su tiempo por las sectas protestantes y la aplicaron precisamente en Europa junto a los sionistas. Los calvinistas observaron los campos alemanes y de Francia para darle pie a la revolución industrial a partir del siglo XVIII y le dieron al género humano la potestad y decisión racional de crear e imponer sus ethos para lograr el arreglo individual de grandes fines, el capital.

Muhammad Gadafi, en una gran labor metódica logró insertar en el Estado Libio y en toda la costa africana la interpretación clara de lo religioso, recopilando notas sagradas del viejo oriente, macedonia, los judíos y el significado de las estatuas que se erigían como monumentos en Irak. En el mundo protestante logró unir las teorías calvinistas y luteranas para elegir un solo signo de decisión, residir en paz con todas las tribus y sectas africanas cristianas y musulmanas, Reino Unido y los británicos, a la vez su influencia en París, (Francia).

Los estadounidenses, jamás imaginaron el daño irreversible que ocasionaría la destrucción de Libia y la muerte prematura de éste gran líder de paz, que, modernizo las ciudades de esta vasta región y traía un gran viaducto desde el corazón de ese vasto Continente.

El Capitalismo de Estado, tiene mucho que ver con las religiones. De allí, la proliferación de grupos sectarios para recibir lotes de terrenos municipales para luego declararlos tierras diplomáticas, cuyos registros se encuentran en las notarías locales y luego dichos documentos son enviados a Inglaterra.

Lo digo, porque fui miembro de una organización protestante y asistí a ella desde los seis años hasta los sesenta. Vendí Biblias en el Estado Cojedes y ayudé a misioneros canadienses, ingleses y estadounidenses en la fundamentación religiosa mediante la fe.

El capitalismo, como la religión descansa en fundamentos mecanizados que busca el deber profesional como una nueva manera de ver la explotación, por esto, el Comandante Chávez determinó una nueva Ley del Trabajo, la cual se viene incumpliendo en algunas factorías.

Ahora, Venezuela es el centro de la mirada internacional. Han venido una gran cantidad de extranjeros en calidad de refugiados, desplazados o en labores fabriles. Nos hemos convertido en una gran comunidad lingüística, hay una delimitación de grupos humanos que buscan insertarse en nuestra formación sociológica como nación.

Hay un sentimiento nacional hacia el presidente Chávez, como lo fue en años anteriores para Muhammad Gadafi. Pero, en este proceso político, bajo su Legado, se han desvirtuado normativas y  un grupo de hombres han despertado el espíritu del lucro sistemático, indispensable para el desarrollo del sistema capitalista y han incorporado a Colombia en sus tres tendencias de poder, el guerrillero, el narcotráfico y el paramilitar al sistema estructural venezolano creando un caos económico de fuerte repercusión para destabilizar los Estados Andinos y Zulia e incorporarlos en una visión estratégica al Departamento Colombiano de Santander, originando una verdadera crisis de fronteras.

El gran problema es que la burocracia partidista arropa el papel de los líderes en su comunidades, dando pie a una innovación carismática que derrota los grandes aparatos de persuasión de grupos políticos, dándole así fuerza al poder militar desde lo simbólico a lo comunicacional. Un asunto que no era del agrado del Libertador Simón Bolívar y de Hugo Chávez Frías, el primero consolidó la primera gran independencia y Hugo Chávez Frías, cuando ya ejecutaba sus primeros pasos en ésta gran tarea, fue inoculado y sus células orgánicas destabilizadas hasta llevarlo a la infinitud eterna.

Así, que éste acto histórico, recordemos a Libia y Siria, atrás quedó Irak. El asedio sobre Venezuela es vinculante a sus riquezas petroleras, por eso, el presidente Nicolás Maduro Moros debe ser vigilante de la dirección de ésta gran nación que busca su estabilidad económica y política.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1053 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a213691.htmlCd0NV CAC = Y co = US