Guyana y el cipaya disfrazado de pacifista

Entre las posiciones políticas que se van decantando frente a las groseras pretensiones guyanesas en relación al territorio Esequivo, no podía faltar la voz del imperio encarnado en el cipayo nacional, que intenta descalificar toda expresión nacionalista en relación a la zona en disputa. A este apátrida personaje, sus amos imperiales le han encargado la tarea de horadar la soberanía nacional a como de lugar, pues, su objetivo es poner gratuitamente los recursos naturales de nuestro país, al servicio de las empresas transnacionales y de los consumidores de los países capitalistas avanzados.

Desde los años setenta de la pasada centuria, el gobierno mundial del capital, decidió implementar una nueva gobernanza de los recursos naturales del planeta, a fin de obtenerlos gratuitamente, sin tener en cuenta para nada los intereses de los países poseedores de tales riquezas naturales. La estrategia política para obtener tales recursos se denominó GUERRA TOTAL, que sería aplicada a todas aquellas naciones que en defensa de su soberanía nacional, resistiese la voracidad imperial de los recursos naturales. Dentro de esta estrategia, sobresale el control mental(Guerra de IV Generación) de las poblaciones defensoras de su naturaleza, a ser aplicada por todos aquellos nacionales comprados por el imperio (cipayos) y que serán la avanzada de la recolonización del llamado Tercer Mundo. En consecuencia, no resulta extraño que frente a las legitimas aspiraciones territoriales de Venezuela, apoyadas en la historia y en el derecho internacional, el cipayaje nacional esté proponiendo de manera velada, un engañoso pacifismo frente a las ilegitimas pretensiones guyanesas en relación al Esequivo. Este es el mismo personaje que en los años finales del Puntofijismo declaró jurásico el nacionalismo petrolero y abogó por la eliminación de la OPEP. Debemos estar alerta ante la estrategia del capital internacional para imponer en estas latitudes su régimen liberal de recursos naturales, y de ñapa, llevarse por delante a la revolución Bolivariana.

-Por historia y por derecho el Esequivo es nuestro

-El nacionalismo es nuestra primera defensa frente al imperialismo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1359 veces.



Humberto Trompiz Vallés

Historiador y profesor universitario jubilado, especializado en historia petrolera de Venezuela.

 htrompizvalles@gmail.com      @trompizpetroleo

Visite el perfil de Humberto Trompiz Vallés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: