Objetivos que, ineluctablemente deben ser defendidos frente a una ofensa yanqui

Lamentablemente, hay cosas que deben repetirse hasta la saciedad, hasta que todos estemos conscientes de que esa es la premisa básica desde donde deben converger todos nuestros esfuerzos; o sea, “preservar nuestra soberanía e independencia, protegiendo al pueblo y a los recursos fundamentales para la vida”. Por qué digo esto, bueno, porque todos sabemos que nuestro País posee la reserva más grande de petróleo de este planeta tierra, que según cálculos del propio imperio sobrepasan los quinientos mil millones de barriles, que equivalen nada más y nada menos que el doble de las reservas de Arabia Saudita, que es el más cercano en reservas a nuestro País. Ahora bien, si el imperio nos arrebata nuestro petróleo, fuente fundamental para nuestra vida y desarrollo, entonces ya no tendremos ni soberanía ni independencia, sencillamente pasaríamos a ser mendigos del imperio. Pero a eso hay que añadir que, el imperio dentro de sus planes, enmarcados en sus aberraciones mentales de que están predestinados a gobernar el mundo (destino manifiesto); y, partiendo, igualmente, de que ese momento ya llegó, se creen, entonces, con el derecho de “torcerle el brazo a quien se oponga a ello”.

Pero, cual es la realidad, la realidad es que ese momento no debió agarrarnos por sorpresa, particularmente tengo más de doce años repitiéndolo y se ha hecho caso omiso de ello. Todos estamos en conocimiento de que en las guerras imperiales, la verdadera fase destructiva la realizan a través del uso masivo del poder aéreo; y, solo cuando esto se ha logrado, es cuando las fuerzas de superficie conquistan el terreno del adversario. Aclaro, que cuando digo poder aéreo, no me refiero solo a los medios adscritos a su Fuerza Aérea, sino también a los medios de este tipo embarcados en naves marinas, fundamentalmente portaaviones y portahelicópteros. Entonces, que era lo que teníamos que hacer frente a esta realidad, nada más que adquirir medios antiaéreos suficientes para que sus bombas o misiles no lleguen a sus objetivos. Si no tuvimos la capacidad para ello, hagamos los convenios con quienes poseen estos medios y adquirámoslos de inmediato. No permita usted señor Presidente que pasemos a la historia como mendigos.

Si aún así, no existe tal posibilidad, entonces volquémonos a la guerra asimétrica o de guerrillas, dándole preeminencia al principio de “pueblo en armas”; pero tomando en cuenta que, con todos los adelantos del imperio para detectar a seres humanos (por el calor que irradian)donde crean que están guarnecidos, se impone que este tipo de guerra sea urbana y no rural, porque en las ciudades nuestros guerrilleros se van a confundir con los de ellos y va a ser más difícil detectarlos, amén de que en estos conglomerados es donde más daño se les puede hacer. Esto no quiere decir que no vamos a defender aquellos objetivos vitales que se encuentren en zonas rurales; tales como la faja petrolífera del Orinoco, las refinerías, embalses de agua, estaciones eléctricas, etc.. Allí el peligro de ser bombardeados es menor porque se trata de objetivos que ellos requieren y que constituyen el objeto de sus conquistas y, por supuesto, no los van a destruir. Aquí, debo pedir a aquellos comunicadores y políticos que se llenan la boca diciendo que las bombas inteligentes no existen , que cuando estas caen matan a unos y a otros, que no engañen al pueblo con este tipo de mentiras que van, a la larga, a evitar que el pueblo sepa cómo defenderse mejor; las bombas inteligentes sí existen y el imperio las ha usado en sus últimos conflictos, estas bombas o misiles pueden alcanzar un determinado blanco con un mínimo error, su precisión les permiten llegar a entrar por una ventana, previamente seleccionada y matar a todos los habitantes de ese piso; ojo con este tipo de mentiras dañinas.

Ahora bien, para que todo esto pueda llevarse a cabo, con éxito, debemos seleccionar los objetivos fundamentales a ser defendidos con prioridad; aclaro, que nuestra Institución Armada, tiene ya los planes correspondientes a cada tipo de guerra, pero, como estoy alertando a nuestro glorioso pueblo, escribo para informarlos lo mejor que se pueda. Este plan podría contemplar lo siguiente:

OBJETIVOS MILITARES: Comando Estratégico Operacional, Bases Aéreas, Bases Navales, Fuertes del Ejército, comandos de la GNB y de las Milicias.

OBJETIVOS DE LA ADMINISTRACIÓN Y GOBIERNO: Fiscalía y Tribunales, para poder mantener el estado de derecho, Palacio Presidencial, sede de Ministerios, Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), sedes policiales, núcleos poblacionales importantes, islas fundamentales (Nueva Esparta, Los Roques; La Orchila, La Tortuga), Bancos Públicos, etc.

OBJETIVOS ECONÓMICOS: Empresas productivas de renglones básicos, silos, refinerías, Faja Petrolífera del Orinoco, represas y embalses de agua, estaciones eléctricas, estaciones de llenado de combustible, almacenes de venta de alimentos y medicinas, etc.

OBJETIVOS SANITARIOS: Hospitales, clínicas, CDI, dispensarios, farmacias, centros de recuperación, centros de distribución de medicamentos y laboratorios.

OBJETIVOS COMUNICACIONALES: Aeropuertos civiles y comerciales (que pueden ser utilizados por aeronaves militares y gubernamentales), puertos navales, puentes sobre el Orinoco y sobre el Lago De Maracaibo, empresas de telefonía públicas, estaciones de radio y televisión públicas y unidades móviles de comunicación (recordar lo que le pasó a VTV cuando el golpe del once de abril del año dos mil dos)

CONCLUSIÓN: En estos momentos difíciles para nuestro destino, todos debemos permanecer unidos en torno a nuestro Presidente Nicolás Maduro Moros, apoyándolo en todo para la salvación de nuestra Patria, inclusive hasta con nuestra propia vida si es necesario. Por ello me vuelvo a suscribir a sus órdenes, para la defensa de nuestra Nación donde quiera que ésta lo requiera.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1408 veces.



Braulio Martínez Zerpa

Coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana y abogado del pueblo. Independencia y Patria Socialista.

 brauliomartinez@cantv.net

Visite el perfil de Braulio Martínez Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Braulio Martínez Zerpa

Braulio Martínez Zerpa

Más artículos de este autor