Retomar nuestros espacios públicos para organizar la estrategia de guerra de todo un pueblo

Ese pueblo hermoso que acompañó a Chávez se desbordó nuevamente a la  calle sabida la noticia de amenazas a su revolución; no espero que lo convocaran porque ya sabe actuar como un quinceañero responsable y cuidador de su nueva cultura política. Ya convoca y se convida.

Hoy nos vimos crecidos en las calles de caracas, frente a la asamblea para apoyar la aprobación de la Ley Habilitante Antiimperialista, en casi toda la avenida Urdaneta acompañando a su líder Nicolás Maduro, que se ha puesto al frente para repeler y rechazar la amenaza del imperio.

Todo eso está bien, hay moral combativa y bastante entusiasmo, como lo había aquel fatídico 11 de abril cuando las ansias rapaces del imperio y sus lacayos en el país, dieron el fugaz golpe de estado al mas inmortal de los Comandantes, como lo es Hugo Chávez Frías.

Mucha gente, mucho pueblo, muchos ovarios y cojones, pero hace también falta mucha organización, mucha disciplina revolucionaria y preparación integral para asumir la estrategia de guerra de todo un pueblo, planteada de manera magistral por el comandante Hochiminh ante la invasión de los gringos en Vietnam.

Ahora  estoy rememorando como hacíamos en los días cuando era amenazada la Patria. Como fue surgiendo la idea de control territorial y la palabra en boca de cualquier ciudadano de a pie que pasaba por las esquinas del centro en las plazas Bolívar  de cada rincón de esta geografía

En los momentos más cruciales del desarrollo de la revolución, nos referimos con precisión a la conspiración manifestada con más fuerza en los paros, huelgas, marchas y guarimbas hasta el 11, 12 y 13 de abril, el papel de la esquina caliente fue fundamental, tan necesario que se convirtió en uno de los convocantes a la defensa del palacio del gobierno nacional y de muchos gobernantes y funcionarios que aún teniendo serios cuestionamientos en su gestión, hubo que defender para mantener la integridad y continuidad del proceso .

 La poblada que se aglomeraba el día del golpe en los alrededores de Miraflores, puente Llaguno y la avenida Baralt, para enfrentar la arremetida del fascismo, éramos los que día a día u ocasionalmente nos encontrábamos en la esquina caliente. ESO NO SE PUEDE OLVIDAR, hoy tenemos mucho mas acumulado histórico mas organizaciones populares en los callejones, en los barrios, penetrados los espacios donde se consideraba control de la burguesía; gracias a la Misión Vivienda en las urbanizaciones consideradas áreas de la clase pudiente, habitan los reivindicados de esta revolución. Solo falta emprender una cruzada de atención política a esta gente en sus propios espacios; debemos estar conscientes que si no hacemos el trabajo político e ideológico se los traga la falsa conciencia y hasta pudieran pensar que por estar viviendo en determinadas zonas pudientes, ya son burguesía o parte de ella.

 Vuelvo a lo de los espacios para el debate, la organización y la formación política de los transeúntes. Lo que más llama la atención y nos preocupa es que luego de todo el protagonismo y participación que tuvo las esquinas calientes y después de haber sorteado todo tipo de peligros;  luego de haber contribuido a la estabilidad política del país, de haber ayudado a muchos candidatos a ser gobierno; esta práctica se ha dejado un poco de lado, olvidando la vital importancia que ella tiene para la profundización del debate público y la defensa de la revolución 

Hoy más que nunca la contraloría social y las esquinas calientes, no sólo son una necesidad, son más aún una garantía de control territorial en el desarrollo de la revolución.

Ese escenario es el adecuado, desde el punto de vista de la discusión pública de masa para debatir y fijar posición respecto a los ataques del imperio y las amenazas a nuestra soberanía, igualmente establecer las formas organizativas y los planes de acción para ACOMPAÑAR AL PRESIDENTE  NICOLAS MADURO en las decisiones de estado que haya que tomar para defender junto a su pueblo aguerrido la dignidad de la Patria

 Por ello llamamos a todos los revolucionarios a retomar sus espacios de formación y debate en las esquinas y las calles, para garantizar la información socializada, que permita tener mayor claridad y organización, a la hora tomar algunas decisiones colectivas.

 ¡¡¡¡ ORGANIZAR LA DEFENSA DE LA REVOLUCION!!!!

       ¡¡¡¡ A DEFENDER LA PATRIA!!!

       ¡¡¡ A PROFUNDIZAR LA GURRA DE TODO UN PUEBLO!!!

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1010 veces.



Bartolo Hernández


Visite el perfil de Bartolo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: