Alerta que camina: la desestabilización del país, es una realidad

Esta noche escuchando a Nicolás Maduro, me permito hacer algunas reflexiones
que considero necesarias para mantener nuestro proceso revolucionario en
marcha, independientemente de las ordenanzas del Imperio.

Esta alerta permanente sobre la intervención de Estados Unidos no es
comentario nuevo, eso lo sabemos todos, pero lo sabemos y lo dejamos pasar,
pareciera que nos sentimos demasiados fuertes, demasiados anclados en
nuestro territorio con esta revolución hermosa y que no le tememos al
monstruo imperialista.

Todas las advertencias que hemos tenido, y que semanalmente las vemos en los
excelentes trabajos de Martín Guédez , no son exageraciones, son sus
preocupaciones producto de un análisis profundo sobre las verdaderas
acciones que ejecuta el imperialismo en el mundo y Venezuela no está exento
de su control.

Sobre el tema de la vigilancia, la vigilancia sobre el enemigo, se ha
discutido acertadamente. El Ché en sus trabajos nos hablaba de la
importancia de vigilar a todo aquel que entraba en nuestras filas, porque
según él, no se sabe de donde viene. Pero no solo a este individuo que se
acerca para colaborar en nuestro territorio debe ser vigilado, sino también
con igual temor y fuerza al enemigo declarado.

Entonces, observo las declaraciones Maduro y me parecen ingenuas, a
Condolezza Rice se le chispoteo, no es así, Condolezza estaba al tanto de un
problema que ya caminaba con miras a desequilibrar el país, y nadie del
gobierno lo sabía. Porque no lo sabían, sencillamente porque nos creemos
poderosos, fuertes, honestos, buenos revolucionarios, aceptamos todas las
injurias que nos dices los medios privados, aceptamos a gobernadores
golpistas que viajan Colombia, aceptamos el irrespeto a nuestro presidente
en programas televisivos como Alo Ciudadano, aceptamos la presencia
norteamericana financiando a Súmate. Nuestra benevolencia, nuestra bondad
está por encima de la maldad del imperio y sus secuaces que viven en
Venezuela.

Y yo les canto está retahíla, sigan de bondadosos y honestos con los
enemigos, sigan sin vigilar, sin censurar, sin llevar a prisión a los
corruptos y golpistas, sigan dejando meter personas ajenas, desconocidas en
nuestras filas y verán lo que sucede. Las fuerzas del imperio son
poderosas, las acciones incontables, las fuerzas de la oposición, son viejas
y curtidas en el arte de controlar, manipular y aniquilar.

Dos son las alternativas que se presentan bajo esta coyuntura, o gobernamos
con decencia, con amor y con justicia, o nos dejamos quitar este sueño
precioso del pueblo venezolano. La vigilancia es única, por ingenuidad no
podemos ser derrotados. Hasta la victoria siempre con la revolución
bolivariana en marcha.

Viva nuestra Venezuela, a defenderla con el alma de un buen revolucionario
carajo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3505 veces.



Carmen Arelis Contreras M


Visite el perfil de Carmen Arelis Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: