A la despreciable Roberta Jacobson

Roberta Jacobson es parte de la vetusta y parásita burocracia diplomática de USA, una fauna de seres humanos a quienes la integración de los países al sur de Abiayala/América cada día revela como adornos insoportables, porque al tratarse de relaciones entre países y no entre dueños de mansiones con sus mayordomos y sirvientes, el tono de capataz - en este caso de capataza- de sus declaraciones, no puede menos que sonarnos, aparte de insolente, insoportable y maloliente; a no ser que usted pertenezca a la fauna de la MUD, cofradía de colonialófilos patrocinada por los dólares depreciados y tramposos de la Casa Blanca:

La última proclama intervencionista de la capataza y vividora profesional del erario público gringo desde la Casa Blanca, debió sonarle dulce como la voz del cadáver artístico Willie Colón, a María Corina "maquillaje" Machado, Antonio "el carnicero de Katia" Ledezma, Henrique "arrechera" Capriles o Julio "ojo maquillado" Borges o tal vez a Alfonso "casco de sicario" Marquina, parte de una comparsa de jala bolas imperiales - sapos les decimos en Colombia- que no pueden vivir sin tener un amo en Washington.

Pues bien, Roberta Jacobson, con su fea cara de cotorra arrugada, como si viviera en los años dorados de la OEA de los 50 que bendecía invasiones a países que "se equivocaban al elegir sus gobernantes" – excusa de Johnson para desembarcar en la República Dominicana de Juan Bosh en 1965- trinaba su cacofonía para nada democrática, como disco rayado injerencista con estas notas desafinadas: “hasta ahora no hemos visto que comience ese proceso de diálogo nacional, y es algo que queremos ver […] por el momento no se ha iniciado un diálogo nacional para resolver la crisis política en Venezuela”.

Así como esas palabras nada diplomáticas, dijo otras peores esta señora que de diplomática tiene lo que Julio Borges de humanista y ético, pero que refleja el espíritu de una diplomacia descontinuada y desinformada, que parece no darse cuenta que los días de gloria imperial de su nación decadente van en picada hacia un alegre final para el resto de la humanidad; lo mismo que Claudio Epelman y su sambenito del antisemitismo que esgrime como los abalorios de los primeros ladrones que desembarcaron de las carabelas de Colón, y quien sin embargo sí practica el más deplorable antisemitismo contra los judíos ortodoxos de auténtica doctrina mosaica de la Neturei Karta, quienes dicen que el reino de Jah no es de este mundo.

A esta fauna jurásica y desinformada sería bueno recordarles que su tiempo ya pasó y que es hora de hacer diplomacia o dedicarse a otra cosa, que ya no son necesarios en un nuevo orden multipolar, como el que ratifica la gira del presidente Nicolás Maduro por Mercosur, que terminó por aplastar con resultados concretos, la gira del mayordomo del Pentágono en la Casa Blanca, el karomany Obama, que se regresó a casa con las manos vacías, al no cosechar otra cosa de los pueblos que votan y conforman las mayorías nacionales, que desprecio, rechazo y un mensaje contundente: “olvídate del patio trasero de John Kerry que aquí deseamos ser libres y no comemos de discursos bien entonados”,

Tal vez a la pobre cotorra jurásica de misia Roberta, que hasta con el nombre la castigaron en la pila bautismal, pero que se corresponde con su desagradable presencia, tal vez a esa pobre criatura descontinuada la mandan a hablar los fabricantes de guerra que realmente gobiernan a Barak Obama, porque ese es su oficio y lo único que sabe hacer, como obedecer y no criticar a grupos todopoderosos como los miembros del club del Rifle, que se pasan por la faja los miles de tiroteos y asesinatos cometidos hasta por niños en USA, sin que del gobierno que la Roberta jurásika representa, se le ocurra ponerle contención a la venta de armas como caramelos, porque ese país dejó de ser una democracia para todos hace rato y ahora sólo representa a los multimillonarios y sus cabilderos.

Allí en casa esta señora mal vestida y ridícula podría encontrar una tarea útil, promoviendo en el gobierno al servicio de los P&G de las grandes empresas, que haya un diálogo nacional, para controlar la proliferación de armas que tantas desgracias siembra dentro y fuera de sus fronteras; que haya contención a corporaciones como Hali Burton o Black Water que han drenado con jugadas corruptas el presupuesto de USA hacia guerras, mientras el país se desindustrializa y más de 46 millones de desempleados tocan la lona de la extrema pobreza, como los millones de sin casa que deben dormir en albergues o morir congelados: allí sí que sería bueno el llamado a diálogo nacional de la cotorra Jacobson.

Sí la Jacobson leyera noticias o fuera más culta y menos ignorante, debiera leer los signos de los tiempos actuales: a Putin haciendo esperar por más de tres horas a John Kerry el dinosaurio de las plastas del patio trasero que ella debió recoger después diciendo que aquel quiso decir “vecinos”; a Kerry volver con las manos vacías frente a sus pretensiones de atracar a Siria y poner un títere en Damasco.

Vería con más realismo el parón que le dio Ricardo Patiño al USA embajador en Quito, a quien le salió bien cara su pilatuna de escribir grafittis contra Rafael Correa, con muy pésima ortografía y memoria de Tomás Jefferson; o se hubiera notificado del diálogo entre la bancada de la MUD que ella patrocina, con la bancada del PSUV, quienes acordaron reconocerse y adelantar la agenda legislativa en la Asamblea Nacional Bolivariana.

Se daría cuenta la señora Jacobson, que mejor debería dedicarse a buscar un puesto de maestra de primaria, que tal vez para eso sirva un poco, porque tiene una cara de ser una fracasada en Matemáticas, que no creo que le den el grado cuarto de primaria; ni tampoco el de tercer grado, porque no lee con decencia el telepronter. Tal vez leería la señora jurásica, que no sólo en Venezuela sino en todo el continente, sus declaraciones infelices, son calificadas con el más profundo desprecio antiimperialista: ¡gringa keep close Ur Mouth! ¡Stay away from Venezuela!


El autor es: Ciudadano Afroabiayalense Independentista de la Región Caribe en la República de Colombia. Red Independentista del Caribe. Observatorio Independiente de Medios y estudios académicos desde perspectiva género y etnia.

makromokamboniko@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1452 veces.



Nicolás Ramón Contreras Hernández

Ciudadano Afrodescendiente Independentista de la Región Caribe en la República de Colombia. RED INDEPENDENTISTA DEL CARIBE. Observatorio Independiente de Medios y estudios académicos desde perspectiva de género y etnia.

 makromokamboniko@gmail.com

Visite el perfil de Nicolás Ramón Contreras H para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a165541.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO