Sentir bolivariano

la locura imperial

Ante la más reciente invasión imperial implementada en el mundo; en este caso al país árabe del norte de África, Libia, considero oportuno y muy necesario hacer algunas reflexiones sobre este trágico suceso internacional, sobre ese nuevo acto de barbarie de las fuerzas imperiales, que no puede ser visto como otro ataque lejano, que sólo nos atañe  como observadores y analistas foráneos. Creo que muy por el contrario, todo apunta claramente a convertirse en un reflejo de lo que se continúa gestando contra la revolución bolivariana que cada día se asienta con bases más sólidas, en Venezuela.  

El imperio continúa afinando el guión intervencionista, con el apoyo de la oposición más apátrida que existe en el país. Hablan de realizar “acciones concretas” antes de Diciembre de 2012, de organizar un nuevo plan de conflictos sociales, de arreciar la campaña desestabilizadora e intentar lograr un cerco internacional al país. Los apátridas hablan de crear una matriz de caos interno para lograr que “factores externos” se involucren en una acción directa contra Venezuela… Y el Imperio alentando a esos apátridas, pues les encantaría tener las “justificaciones” para intervenir directamente, frenar la Revolución Bolivariana y apoderarse de nuestras riquezas; fundamentalmente, del petróleo. 

Este viernes, La Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) se pronunció en rechazo y repudio contundente a la intervención extranjera en Libia y en cualquier otra parte del mundo. Los cancilleres representantes de cada nación integradora de esta alianza decidieron, entre otras acciones, promover la discusión en la Asamblea General de la ONU, sobre los precedentes que se han creado en torno a esta situación de Libia, además de demandar contundentemente que esta Organización de Naciones Unidas, no se convierta en ente protector de la OTAN o de su propio consejo de seguridad. 

Por otra parte, el presidente Chávez sentenció que, al menos en Suramérica no permitiremos que llegue esa “locura imperial”, porque lo tenemos todo para que los pueblos Nuestro americanos, seamos un territorio de paz, de democracia y, sin duda alguna, seamos la alternativa palpable de esperanza mundial y de la continuidad de la especie humana en este planeta, bajo un sistema que incluya el respeto por la “Pachamama”, que destruya el consumismo excesivo y que promueva la armonía y el equilibrio perfecto  entre el hombre y la naturaleza que nos rodea. Y fundamental para ello, nuestra disposición a estar cada día más unidos, cumpliendo el sueño bolivariano de la América Unida, con organizaciones como el Alba y la Unión de las Naciones del Sur (UNASUR). Objetivo primordial, organizar nuestras fuerzas para la defensa de nuestros territorios, porque como queremos la Paz, pues debemos prepararnos para la Guerra. Es por eso que recientemente se realizó en el marco de la UNASUR, una importantísima reunión sobre “Los enfoques conceptuales de defensa, riesgos y amenazas a la región”. Sobre ello expresó nuestro Ministro del Poder Popular para la Defensa, General Carlos Mata Figueroa: “…la unión de los países de la región es la única forma de disuadir a quienes quieran cometer cualquier acto de injerencia en la región. Las conclusiones de esta reunión serán llevadas a la presidencia pro-témpore de la UNASUR. La trascendencia de la creación de una política de seguridad unificada para Suramérica, radica en la preservación de las riquezas naturales, energéticas y humanas con las que cuentan las naciones suramericanas, ya que los países orientados al imperialismo ambicionan tales recursos, y una prueba de ello es que la mayoría de los conflictos armados que se han producido en el planeta han ocurrido por estas ambiciones”.

Solo unidos, seremos invencibles!!! Teniendo en cuenta estas reflexiones, lo que está sucediendo en Libia y en otras partes del mundo, nos permite asegurar, sin temor a equivocarnos, que Venezuela y otros países de Nuestra América, estarían acercándose cada vez más, a los primeros lugares de la lista macabra de esa “locura imperial”. Ya se está desarrollando un escenario similar en Siria, y el mismo guión ha servido de ensayo certero en casos como Irak, Afganistán, y desde América Latina, en Honduras, por nombrar sólo algunos.

Importante considerar un reciente  trabajo realizado por un periodista e historiador alemán, Ingo Niebel: “Lecciones de la guerra de Libia para Venezuela, Cuba y el Alba”. Este refiere que “el imperialismo del norte: EEUU, Gran Bretaña, Francia y Alemania, se podría sentir animado a exportar este modelo de “cambio de régimen” a otros países”.

Dice más adelante el periodista que, “este modelo corresponde a la doctrina militar que defiende el nuevo director de la CIA, el general de Ejército David H. Petraeus: La guerra la hacen los correspondientes “nativos”, mientras que Washington se limita a prepararlos para tal operación y a lo mejor sólo interviene con su aviación y/o su armada, pero ya no con tropas terrestres, tal y como ocurrió en Irak y Afganistán”.

Para nadie es un secreto, el financiamiento que reciben los dirigentes de oposición en el país, por parte del gobierno norteamericano, convirtiéndose éstos en títeres del imperio. Estos apátridas, como ya se ha dicho, sin ningún remordimiento, han demostrado que son capaces de convertirse en protagonistas de segunda mano, para impulsar el plan de “la locura imperial”.

Por otro lado, y yendo más allá, no es descabellado, en lo absoluto, afirmar que si se siguen perpetrando estos ataques, pudiéramos entrar en la etapa de las Guerras de IV Generación, las del exterminio que pregona la barbarie imperialista: acabar con una parte importante de la población del planeta, con el propósito de reducirla para, según esa “lógica imperial”, hacer sustentable el ecosistema que está sufriendo por una superpoblación. Imagínense ustedes, compatriotas, hasta donde llega el egoísmo, la ambición, y sí, la gran locura, de los que se creen “amos  del mundo”.

Así pues, camaradas, creo que  ante la inminencia de esas pretensiones imperiales, las fuerzas revolucionarias, el poder popular, la unidad que debe seguirse alimentado en el seno de nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela, ahora, con mayor urgencia que nunca antes, deben terminar de convertirse en las armas que frenarán definitivamente los planes hegemónicos del imperio. Nuestra consolidación interna como fuerza cívico-militar, con la participación del pueblo organizado y junto a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana; y la unión auténtica, en todos los sentidos, de los pueblos Nuestro americanos, son la garantía más fuerte para seguir construyendo en paz nuestro Socialismo Indo americano.

Decimos con humildad que nuestro sentimiento patrio, la soberanía que hemos venido construyendo y los pasos firmes que seguimos dando hacia la verdadera consolidación del Socialismo Bolivariano, nos identifican ante el mundo como una referencia válida de construcción Socialista y Bolivariana, que bajo el liderazgo, hoy más que nunca fortalecido, de Hugo Chávez Frías, quien goza a 12 años de gestión, del 58% de popularidad; seguirá luchando por la auténtica liberación de nuestros pueblos y contra las intenciones intervencionistas de los poderosos. 

El imperio lo pensará más de dos veces, porque nuestros ideales y nuestras fuerzas cada vez están más fortalecidos. Por supuesto, no debemos confiarnos, no podemos menospreciar al enemigo… Defendamos hoy más que nunca, nuestra independencia y nuestra soberanía plena….Defendamos la construcción de nuestra Patria Nueva y la unión de nuestras naciones. Pueblo venezolano, pueblos de Nuestra América, preparémonos para la lucha, en cualquier terreno, para poder seguir construyendo Socialismo, en Paz!!. 

Independencia y patria socialista!!!

Viviremos y Venceremos!!!

sentirbolivarianobarinas@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2347 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor