Bush lo que quiere es que nos coma el tigre

Es tan sólida la revolución bolivariana de Venezuela que, realmente, aquí no hay “pero” que valga.

Una prueba de esta solidez han sido las innumerables acciones emprendidas por el gobierno de los Estados Unidos para derrocar al presidente Hugo Chávez, mas sin embargo, Bush derrotado en todos los intentos, creo que ya lo que quiere es que nos coma el tigre.

Sí, esos golpes no han hecho mella alguna en el blindado proceso, que ya rebasó nuestras fronteras y ahora, no sólo con palabras sino con hechos, el líder de la revolución venezolana propaga por toda América Latina.

Pero hasta los momentos, el gobierno que lidera George W. Bus no ha escatimado en esfuerzos para salir del presidente Hugo Chávez. El 31 de Marzo de 2004, el embajador Jorge Valero denunció ante la OEA, que los Estados Unidos financiaba a organizaciones no gubernamentales en Venezuela, para desestabilizar al gobierno.
Valero señaló a los partidos de oposición Primero Justicia, Acción Democrática, COPEI, MAS y Proyecto Venezuela, así como Sumate y la CTV, entre otro grueso número de organizaciones no gubernamentales, de recibir miles de dólares de EEUU, pese a que ese financiamiento lo prohíben las leyes venezolanas.
Se produjo, entonces, el golpe del 11 de Abril y horas después me imagino el balde de agua fría que recibió Washington, cuando vio que el pueblo venezolano trajo de regreso a su Presidente.

Estados Unidos arreció las incursiones - pues la ingerencia yanqui en los hechos desestabilizadores de Venezuela, está cansado de reiterarlo el propio Chávez en su programa dominical Aló, Presidente y en cualquiera otras declaraciones de prensa- y así se organizaron dos paros generales, un saboteo a la industria petrolera, las guarimbas...en fin, cualquier cantidad de desórdenes, la mayoría sangrientos, pero igualmente, el gobierno de Bush salió con las tablas en la cabeza.

De tal manera, que frustradas esas actividades golpistas, el Mandatario Nacional tiene sobrada razón para denunciar que Estados Unidos prepara un magnicidio en su contra.

Además, si nos detenemos a observar las operaciones de la CIA en América Latina y la guerra contra Irak, nos damos cuenta, que a esta gente no le tiembla el pulso para disparar, sin escatimar en color, tamaño, sexo, edad, cuando de mantener su hegemonía en el mundo se trata. Sino fíjense en la cantidad de niños y mujeres inocentes muertas por los bombardeos norteamericanos.

Y es que no conforme con todas las acciones emprendidas y los nueve procesos electorales en los que el presidente Chávez “dio contra el suelo” a la oposición, el gobierno de los Estados Unidos no se da por vencido y quiso enfrentarnos con Colombia. El caso Granda fue un vivo ejemplo.
Ahora, busca por todos los medios modificar a la Carta Democrática de la OEA, para lograr su cometido, pero tampoco lo logrará. Róger Noriega apuntalado por los medios de comunicación opositores justificando el financiamiento de Washington a los partidos golpistas, también perderá su tiempo.
Perderá su tiempo, porque la semilla de Chávez no sólo se sembró y germinó en Venezuela, sino en Latinoamérica y gran parte del mundo, así que verdaderamente, Bush tendrá que esperar que nos coma el tigre...que nos coma el tigre, la carne sabrosa...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2652 veces.



Alberto Morán


Visite el perfil de Alberto Morán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Morán

Alberto Morán

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a12479.htmlCd0NV CAC = Y co = US