A Mario Silva

   A ver si me entendiste tú, camarada. Lo más difícil y en extremo complicado que puede haber es debatir con compañeros con quienes se comparten los mismos anhelos, objetivos e ideales y que al propio tiempo adolecen de una hipersensibilidad que los inhabilitan para un diálogo franco,  espontáneo y cordial, como debe ser toda discusión entre quienes militan en una misma causa. Con personas así hay que andarse con mucho cuidado porque cualquier palabra subida de tono –o que ellos la interpreten así- puede hacerlos sentir heridos en su amor propio, aunque no haya sido esa la intención de quienes rebatan o contradigan sus puntos de vistas u opiniones.  Pero también complican y enrarecen las relaciones cuado una de las partes intenta mantener tercamente actitudes irracionales que desvirtúan, falsifican o distorsionan los argumentos de sus interlocutores, lo cual impide la posibilidad de arribar a acuerdos  beneficiosos para la empresa política o revolucionaria que ambos persigue. Y ese lamentablemente, es el caso tuyo. 

 ¿Por qué?, bueno las cosas en este intercambio epistolar se ha complicado tanto, tantas han sido las cosas extrañas que se han mezclado con el tema inicial, que es necesario hacer una suscitan recopilación acerca de cómo empezó todo. Y todo comenzó cuando el primero de mayo leíste en tu programa la parte de un libro en el que su autor decía que la flota soviética que se dirigía a Cuba en apoyo de este país que en ese momento estaba siendo agredida por los Estados Unidos, se devolvió a mitad de camino; lo que le faltó agregar al desaprensivo autor fue que el convoy se devolvió con el rabo entre las piernas. Tan pronto terminó La Hojilla me dirigí a la computadora para enviarte un correo con el fin de desmentir semejante infamia, no sólo contra la verdad histórica sino también contra una nación que tantas muestra de coraje y heroísmo ha dado a los largo de toda su historia. Ese correo decía en su primer párrafo lo siguiente: “Amigo Mario, a reserva de responderte más adelante tu amable y cordial mensaje, cosa que no he podido hacer por razones de salud, me dirijo a ti en esta ocasión para decirte lo siguiente: en el libro que leíste en la noche de ayer se dicen cosas que no son exactamente ciertas. Por ejemplo, el autor afirma que los buques soviéticos que se dirigían a Cuba con motivo de la crisis de los misiles se devolvieron a mitad de camino sin llegar a tocar los puertos de la isla. Falso de toda falsedad, porque no sólo esa flota llegó a su destino, sino que obligaron a los guerreristas gringos, no sólo a firmar un tratado de no agrión contra Cuba sino también a desmantelar los misiles que tenían emplazados en Turquía, Finlndia y otros países europeos apuntando hacia el territorio ruso. Y si no hubiera sido así, si la escuadra soviética se hubiera retirado, dando una lamentable demostración al mundo de falta de coraje, qué crees tú que hubiera sucedido con Cuba. Nada, que la hubieran invadido acabando con la reciente  revolución y con sus dirigentes”. 

   Enviado este correo, me puse a esperar confiado la aclaratoria que tan amablemente te había solicitado, y que por tratarse de una persona que como tú vives exaltando valores y principios de una elevada y sublime pureza revolucionaria – compitiendo casi con el Che- no tardarías en responderme. Sin embargo, en vista de que pasaba el tiempo y no me habías concedido el derecho a réplica que con tanta vehemencia le exiges a los demás, decidí entonces enviarte una nueva correspondencia redactada en los siguientes términos:

   “Mario, cuando un comunicador social lee por radio o televisión fragmentos de un libro o de cualquier otro material que lesiona la dignidad y el honor de un país o de una persona, está en la ineludible obligación ética de difundir por el mismo medio cualquier aclaratoria que los afectados, a través de sí mismos o por conducto de otros, cualquier aclaratoria que se desee hacer al respecto”. 

   Esta comunicación mía tuvo la virtud de sacarte de tu mutismo y de dar inequívocas señales de vida..Sin embargo, en lugar de hacerlo con la gallardía y rectitud de un hombre íntegro, que sabe hacerle frente a sus actos, lo que hiciste fue responderme con frases destemplas e injuriosas y recurriendo, además, al deleznable recurso de la mentira. Pero veamos tu respuesta a mi pedido de aclarar el asunto del convoy soviético, dada el 16-5- de los corrientes.  

“Camarada: 

Recibida sus apreciaciones, por cierto muy bien aclaradas por aporrea.org -¿o en Aporrea?- en las que según su estimación no practico la ética del periodismo (debe ser porque la desconozco) y otras apreciaciones que respeto, pero no comparto.¿Será que hay puntos de vista históricos que forman parte del debate o será que por respeto a su imposición histórica estoy obligado a respaldar su versión de los hechos?” 

   Para empezar amigo Mario, usted comienza su correspondencia diciendo…”Recibida sus apreciaciones, por cierto muy bien aclaradas por aporrea (sic)”.. Al respecto, déjeme precisarle que loque fue aclarado en Aporrea y no por Aporrea, no fueron las apreciaciones sino las falsedades en las que incurrió su amigo historiador, al que usted, como dice, le debe respeto –afortunado, pues  al parecer no todos gozamos del mismo privilegio-. Por otra parte, como se puede ver, yo no trato de imponer nada, como usted falazmente afirma. Yo lo único que trato es, lo digo de nuevo, desmentir una falsedad histórica que usted, al negarse a difundir la versión contraria, sí trata de imponer y de establecer como válida y cierta.  

   Pero lo que no deja de llamar poderosamente la atención es que usted asume el asunto como si formara parte interesada del debate. Lo que sí es contrario a las normas éticas que rigen la actividad periodística, pues su papel en su programa no es el de parcializarse descaradamente a favor de una de las partes en conflicto, sino darle un trato igualitario e igualmente respetuosos a ambos. Pero en el caso de que se identificara con una de las versiones, de todos modos eso no lo exime del la obligación de atender de la manera más equilibrada posible la contraria.  En este sentido, veamos lo que dice en el siguiente párrafo: 

“Camarada Alfredo, usted tiene su punto de vista, yo tengo el mío, otros tienen los suyos. No soy historiador y trato, aunque no lo crea, trato de ubicar la verdad absoluta entendiendo que muchas veces se pierde en medio de las anécdotas o la fábula. Si lo que usted asegura forma parte de la “verdad” de un historiador ¡podemos dudar de la verdad de otro historiador? No estooy calificado para decidir sobre las diferencias historicas de dos historiadores”. 

   Este párrafo, señor Mario, me resulta francamente incomprensible, o como dicen los gramáticos sumamente obscuro y anfibiológico. Porque ¿qué tiene que ver su punto de vista con el derecho a, réplica que le estoy reclamando en homenaje a esa verdad que tanto dice buscar? Sinceramente no lo entiendo. Por otra parte, según usted hay tantas verdades sobre un hecho como personas existan. Esta opinión sobre la verdad es reaccionaria, porque la verdad es sólo una y la determina el hecho mismo. Ahora, que hayan sujetos como su amigo o como los gargajos de la Academia de la Historia que jamás han dicho una verdad en su vida interesados de distorsionarla, eso es ya otra cosa.     

   Y para rematar, termina con la siguiente perla: “Supongo que este correo también va a hacer con todo y comas, así que no me queda otra que asumir mi ignorancia en relación al tema que usted, muy insistentemente,  trata de imponer incluso publicando en Aporrea mis respuestas Le debo respeto al historiador que escribió los libros que leí, por cierto con otra intención y no para vulnerar sus conocimientos históricos”.  

   Sin comentarios, pero me va a conceder el derecho a réplica, señor Mario? 

Nota: Correo enviado a una persona en respuesta a una comunicación recibida con motivo de mi artículo “Mario Silva y las sanciones”. “No, el que está pelando bolas es usted, pedazo de (adjetivo). Ojalá usted tuviera siquiera una mínima parte de la trayectoria que yo tengo en defensa de la soberanía e independencia de este país. Y eso cuando defender estos valores significaba como mínimo una planamentazón o unos cuantos años de cárcel. Y esto si se tenía suerte, porque lo que generalmente ocurría era la pérdida de la vida en medio de atroces torturas. Así que pedazo de (adjetivo), no me venga usted, con su fariseísmo rampante, a darme lecciones de patriotismo en un tiempo en que ser patriota no entraña ningún riesgo sino que, por el contrario, en muchos casos lo que representa es una profesión lucrativa y bien remunerada. 

   Lo que yo hice, fue llamarle la atención a los conductores de La Hojilla que irresponsablemente se pusieron a escandalizar sobre un hecho que ni siquiera ellos mismos sabían de lo que se trataba, pero que podía provocar un pánico colectivo susceptible de convertirse en corridas bancarias, compras nerviosas, angustias y demás situaciones indeseables, lo que, por supuesto, era la mejor manera de hacerle el juego al imperialismo. 


alfredoschmilinsky@hotmail.com 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2898 veces.



Alfredo Schmilinsky Ochoa


Visite el perfil de Alfredo Schmilinsky Ochoa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alfredo Schmilinsky Ochoa

Alfredo Schmilinsky Ochoa

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a124044.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO