¡Alerta! El aleteo imperial por energía está por América Latina

El 30 de septiembre de 2010, la ciudad de Quito, Ecuador, vivió un día desesperante que retumbó y se expandió por toda América, generando una ola de rumores de desestabilización y Golpe de Estado. Esto debido a una conspiración promovida por un sector de la policía nacional ecuatoriana que, con el pretexto de reivindicaciones laborales, se rehusaron a dialogar con el gobierno revolucionario liderado por el Presidente Rafael Correa y tomaron de manera violenta varios cuarteles policiales. Luego, al Presidente Correa lo secuestraron y gracias a la capacidad movilizadora del pueblo ecuatoriano, en apoyo de la revolución, éste retomó de nuevo el poder.

Cabe destacar, que en la corta gestión gubernamental de la Revolución Ciudadana, se les había incrementado cerca del 100% de los ingresos a este sector importante para la paz y seguridad ciudadana ecuatoriana. Sin embargo, con las consignas de “vuelta al pasado” los tomistas generaron incertidumbre en las principales ciudades del país para provocar un levantamiento militar y popular a su favor, y así crear las condiciones para derrocar al Presidente, democráticamente electo y con firmes convicciones socialistas.

De nuevo se vuelve a vivir en Latinoamérica un ambiente de desestabilización y golpismo. Está claro que estos grupos minoritarios no actúan sólo. Detrás de ellos está la mano invisible del gobierno estadounidense, quienes dentro de su política hegemónica y de desesperación por el control de los recursos energéticos latinoamericanos, las cuales están en su mayoría en manos de gobiernos no afectos a la política hegemónica e imperial, vienen promoviendo un clima de desestabilización regional para provocar el caos político, económico y social que creen las condiciones para una intervención militar y un Golpe de Estado, para colocar en el poder a unos de sus serviles anti-patrias, que aún existen dentro de los pueblos de América.

Resulta ser, que Ecuador es un país que cuenta con grandes recursos energéticos, minerales, biodiversidad y acuíferos. Según el Departamento de Energía de Estados Unidos este país es el sexto productor de energía primaria de Latinoamérica con 1,22 cuatrillones de BTU (año 2007), antecedido por México, Brasil, Venezuela, Colombia y Argentina. Mientras que Estados Unidos consume anualmente 101,55 cuatrillones de BTU, representando el 21% del consumo energético mundial.

Asimismo, según la OPEP (2009), organización de la cual Ecuador forma parte, cuenta en su territorio con 6,5 mil millones de barriles de petróleo, de los cuales produce 464,7 mil barriles diarios (b/d) de petróleo, con una capacidad de refinación de 188 mil b/d. y exporta 362,5 mil b/d. A ese ritmo de producción, a Ecuador le estaría quedando petróleo para aproximadamente 38 años. Sin embargo, los Estados Unidos, cuentan con unas reservas probadas de 19,1 mil millones de barriles, con una producción de 5,31 millones de b/d., consumen 19 millones de b/d. (21,7% mundial), con una capacidad de refinación de 17,7 millones de b/d., quedándoles petróleo para apenas unos 10 años.

Esas cifras muestran como la desesperación del Pentágono los ha conllevado a afianzar su política de desestabilización regional para poder garantizar el control de los principales recursos de cualquier país que los tenga, indistintamente la raza, color, credo, cultura, etc. Lo que necesita la sociedad gringa es energía para seguir derrochando y satisfaciendo su modelo consumista y agotador de los recursos estratégicos mundiales y poder mantenerse en esta sociedad moderna como la primera potencia mundial.

Los hechos ocurridos en Ecuador, es un globo de ensayo más del imperio para ver qué recogen después del caos. Aquí la Teoría del Caos sirve para comprender lo que viene ocurriendo en los últimos años en algunos países de Latinoamérica. Esta teoría se utiliza en muchos y muy variados contextos y, coloquialmente hablando, es sinónimo de desorden y confusión. Sin embargo, el fenómeno del caos se hizo muy popular bajo el término “efecto mariposa”, que proviene del título de la conferencia pronunciada por unos de los padres de esta teoría, Edward N. Lorenz (1972), en la 139º reunión de la Sociedad Americana para el Avance de la Ciencia, en la cual planteó lo siguiente: “¿Puede el aleteo de una mariposa en Brasil desencadenar un tornado en Texas?”.

La sensibilidad social que generan hechos como una protesta popular, una marcha rumbo a una casa presidencial, o la toma de un cuartel y secuestro del Presidente de la República, como el ocurrido en Ecuador, conlleva a un estado altamente impredecible, que se manifiesta en muchos ámbitos de la vida cotidiana o en el sistema político, económico y social. No se sabe que puede pasar. Aquí se da el dicho coloquial “en rió revuelto, ganancia de pescadores”. No obstante, una vez que ocurre el fenómeno caótico, en la sociedad vuelve el orden, pero con una nueva configuración, nuevas estructuras de poder político, económico y social, y con nuevas expectativas, es decir, resurge un nuevo orden.

Lo ocurrido el día jueves 30/09/10 en la ciudad de Quito, fue una acción estratégica y bien concreta del imperio para intentar dominar el poder político en Ecuador, y como consecuencia, administrar los recursos energéticos y estratégicos de este país. Es por ello, que al generar el caos social les podría garantizar algún tipo de beneficios a los Estados Unidos: ver qué recogen después que llegue la calma.

El aleteo imperial conllevó al derrocamiento de Hugo Chávez Frías en abril de 2002, pero dentro de esa situación caótica que vivió el país, el pueblo salió y respondió para restituirlo en el poder, volviendo el orden constitucional. Esa misma suerte no la tuvo Manuel Zelaya en Honduras, el aleteo imperial conllevó a su derrocamiento. Después del caos, vino el nuevo orden; sin embargo, los golpistas se quedaron con el poder. En Ecuador, el imperio volvió a aletear generando el caos social, pero en este caso, nuevamente la mayoría del pueblo, de una forma organizada y con conciencia revolucionaria, rescató a su Presidente. Cuando llegó el orden, Rafael Correa se mantuvo en el poder.

En ese sentido, los pueblos latinoamericanos que poseen recursos estratégicos y que políticamente no están alineados con las políticas imperiales de dominación y chantaje, deben rechazar enérgicamente estos intentos del gobierno de Barack Obama y de la derecha latinoamericana de generar el caos social con miras a desestabilizar y derrocar a los gobierno revolucionarios.

¡Alerta, alerta, alerta que camina, el aleteo imperialista por América Latina! Llamamos a los pueblos de Latinoamérica a movilizarse pacíficamente en defensa de la consolidación de los procesos de cambios de tendencias socialistas.


* Diputado del grupo parlamentario venezolano ante el Parlamento Andino

Email: pdvformacion@yahoo.es

Twitter: @agiussepe


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1596 veces.



Andrés Giussepe *

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Andrés Giussepe

Andrés Giussepe

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a109557.htmlCd0NV CAC = Y co = US