La verdadera causa del ataque israelí a la flotilla de la Paz

De todos es sabido que en la madrugada del lunes 31 de mayo del presente año, Israel atacó a la llamada Flotilla de la Paz, en aguas internacionales, causando un número de muertos cercanos a las dos decenas. Narran los integrantes de dicha flotilla, que el ataque fue brutal, les disparaban en la cabeza con fusiles de guerra; o sea, que la intención no era intimidarlos, sino asesinarlos, cosa que los soldados israelíes saben hacer muy bien; no hay más que recordar el ataque reciente a El Líbano, o el ataque a Gaza, donde utilizaron bombas de fósforo blanco y bombas “cluster” o bombas de racimo, que estallan a pocos metros de la tierra regando sus esquirlas en un amplio radio, matando a todos los que se encuentren en él. Es de hacer notar, que ambos tipos de bombas están prohibidas en los convenios de Ginebra.

Que les importa a los israelíes hacer cuanto les venga en ganas, si saben que cuentan con el apoyo del imperio más genocida de la historia de la humanidad; contar con ellos es contar con el derecho a veto que les corresponde a aquellos en el Consejo de Seguridad de la ONU; pero no sólo cuentan con ese derecho a veto, sino con los correspondientes a Inglaterra y Francia, países estos que giran en la órbita del imperio. Esta grosera desigualdad debe ser subsanada lo antes posible; aquí lo que corresponde es un retiro simultaneo del resto de los países de la ONU, sobre todo de Latinoamérica, África y Asia; y, crear un organismo donde todos los estados tengan un voto y no haya derecho a veto, en dos platos, que todos los estados sean iguales.

La gravedad de todo esto estriba en que ese pueblo israelí se ha acostumbrado a matar, sin que medien razones de ningún género; o sea, que estamos en presencia de un estado asesino y genocida; y, si los organismos internacionales no le ponen coto a esto, la situación los desbordará y les quitará la poca autoridad que les queda. Pero, no sólo se ha acostumbrado a matar, sino que lo celebra como la cosa más normal. Da náuseas ver como el pueblo de Israel festejaba frente a la Embajada de Turquía en Tel Aviv la muerte de estos cruzados que llevaban víveres a un pueblo que está sufriendo un bloqueo asesino de alimentos y agua potable por parte de Israel (recuerden el bloqueo a nuestra hermana Cuba y vean la similitud).

Desgraciadamente, esto no está sucediendo únicamente con Israel, sucede y en mayor escala con el imperio de los Estados Unidos, que matan a diario a personas inocentes en Paquistán utilizando, de la manera más cobarde aviones sin tripulantes, igualmente en Afganistán e Iraq, cuantas mujeres y niños asesinados por estas hordas salvajes del imperio, sin que algún organismo internacional intervenga en su defensa, y si lo hacen, es para apoyarlos. La verdad es que Israel no ha podido ser sancionado por tantos crímenes porque el imperio de EEUU los ha apoyado; y, el imperio tampoco ha sido sancionado porque los países europeos los han apoyado; bien sea por miedo, por adulancia o por comunidad de intereses; amén del derecho a veto con que cuentan.

Todo lo anterior nos indica que estamos en presencia de un mundo lleno de violencia, donde los acontecimientos por venir serán aun peores y debemos estar preparados para enfrentar acciones criminales a las cuales no estamos acostumbrados; esto lo digo, porque el imperio quiere trasladar a nuestro Continente este tipo de proceder instalando en Colombia un nuevo Israel; y, es doloroso que los colombianos se crucen de brazos ante tamaña brutalidad, que diría nuestro Libertador Simón Bolívar ante tamaña traición del Gobierno y pueblo de Colombia.

Recientemente en ese país-colonia se han celebrado unas elecciones presidenciales, que no pasan de ser una payasada; el sistema electoral de ese País-colonia está diseñado por la oligarquía, para perpetrarlos en el poder. Su Registrador ha dicho que no es posible evitar la trampa, y eso es precisamente lo que ha sucedido, o si no cómo se explica que un candidato que estaba arriba en las encuestas haya sido sobrepasado con tantos votos. Se habla de un monumental fraude, se habla de la compra de votos, se habla de amenazas de los paramilitares, se habla del pacto entre estos paramilitares y gente del gobierno y políticos que los apoyan; a pesar de que los medios de la oligarquía silencian, como de costumbre, estos bochornosos hechos; no sólo los de Colombia, sino los de la oposición venezolana y del resto de los medios oligárquicos del mundo; esas son las órdenes del imperio, que las oligarquías apoyan ciegamente.

Entonces, no le bastó al imperio la orden de silenciar este inmenso fraude de las elecciones de su colonia Colombia, sino que era necesario reforzarlo con acciones que llamaran la atención de la opinión mundial, de ahí nace la operación “Flotilla de la Libertad”; ya que estaba organizada y a punto de partir dicha flotilla, era muy fácil ordenar a Israel que montara esta operación de ataque, lo que sucede, es que no contaron con que se produjeran videos relevantes de la cruda verdad, por parte de los tripulantes periodistas que acompañaban esta misión humanitaria, donde se ven claramente las acciones asesinas de estos soldados de la muerte. La prueba de ello es que el Gobierno de Israel ya tenía montada la soberana mentira de que los soldados habían sido atacados con puñales y armas de fuego, pero se les cayó con lo que presentan estos videos.

Otra prueba palpable de lo que aquí se dice, es el resultado de la votación de la resolución adoptada por El Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde se condena a Israel por el criminal atentado armado contra los tripulantes de la Flotilla de la Libertad, la cual fue interceptada y atacada en aguas internacionales. Pues bien, la votación arrojó los siguientes resultados: votos a favor 32; votos en contra 3, a saber EEUU, Holanda e Italia; abstenciones 9, a saber: Bélgica, Eslovaquia, Francia, Gran Bretaña, Hungría, Ucrania, (6 países europeos), Japón, Corea del Sur y Burquina Faso. Este último es un País africano, situado en África Occidental, entre Mali, Costa de Marfil, Niger, Ghana, Togo y Benín, Su capital es Ouagadougou, fue colonia francesa desde 1.919 hasta 1.960, y esta es la razón por la que votara junto, a su antiguo amo, Francia.

Cabe destacar que 8 países europeos votaron con Israel, cosa que no sorprende a nadie, como tampoco sorprende que el imperio haya apoyado a Israel, recuerden que el sionismo controla tanto a Israel como al imperio de los EEUU. En cuanto a los países europeos, estos no votaron por Israel para darles un apoyo, sino que votaron realmente para apoyar al imperio de EEUU, que debería llamarse imperio sionista.

Otra nota que debe ser destacada es que no es, como muchos han dicho, que esta operación criminal fue una operación quirúrgica exitosa, se cometieron errores garrafales, como el de atacar a esta flotilla de paz en aguas internacionales, si los hubieran atacado en aguas israelíes o de gaza, habrían podido alegar legítima defensa, pero hacerlo en aguas internacionales se convierte en un delito, en un atropello al derecho internacional, que en nada se diferencia de los ataques de piratería que se están llevando a cabo en las costas del cuerno de África, con el agravante de hacerlo con alevosía, actuando sobre seguro, en la oscuridad, con fuerzas militares fuertemente armados y con apoyo de helicópteros artillados, frente a un grupo de personas desarmadas, en pequeños buques igualmente desarmados. Todo el que actúa en esas condiciones no es más que un soberano cobarde.

Todo esto nos debe poner sobre aviso, de cómo actúa esta gente del imperio sionista, y digo esto, porque ya están en Colombia, tanto grandes contingentes de tropas del imperio (recuerden las 7 bases militares gringas) como soldados, instructores y agentes del servicio de inteligencia de Israel ( El Mossad); así como agentes comerciales de fábricas de armamento, ellos fabrican ya en Colombia el fusil israelí y sus municiones; los aviones de combate Kafir ya forman parte de la Fuerza Aérea colombiana, por manera que tenemos en la actualidad una bomba de tiempo en nuestra frontera occidental; lo que nos obliga a prepararnos sobre la marcha y, sobre todo a no olvidar que estos actúan sobre seguro y en la forma más cruel y sanguinaria de que se tiene conocimiento.

Son capaces de mentir de la manera más descarada, recuerden la frase de la ex Canciller del imperio, la Srta. Rice, de que Venezuela constituye una fuerza negativa para la región, y las muchas otras que a diario dicen no sólo en el imperio sino en las oligarquías del mundo (Chile, Colombia, España y Venezuela, entre otras). Lo verdaderamente cierto sobre esto, es que en la actualidad hay dos fuerzas negativas actuando en la región; a saber: el imperio de EEUU e Israel, y el objetivo inminente es Venezuela, vienen por nuestro Presidente, por nuestra revolución y por nuestro petróleo; por eso es que debemos estar alertas, preparados mental y físicamente, para defender exitosamente esos tres pilares fundamentales; sobre todo a nuestro Presidente, porque es sin duda alguna insustituible y mientras él esté al frente tendremos la guía certera para defender los otros dos pilares.

Yo diría, es mi humilde apreciación, que deberíamos trabajar más La UNASUR, porque un ataque a uno cualquiera de sus miembros se convertiría en un ataque al resto de los países que la constituyen; aunque, hay Estados como Colombia, Perú y Chile (El Eje Maléfico del Pacífico), que son lacayos del imperio y actuarían bajo sus directrices; sin embargo, debería adoptarse una resolución que establezca que cuando un país miembro vote en contra de otro país miembro para favorecer al imperio, debería ser expulsado del organismo ipso facto.

*coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana y abogado en ejercicio.


brauliomartinez@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3244 veces.



Braulio Martínez Zerpa*

Coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana y abogado del pueblo. Independencia y Patria Socialista.

 brauliomartinez@cantv.net

Visite el perfil de Braulio Martínez Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Braulio Martínez Zerpa

Braulio Martínez Zerpa

Más artículos de este autor