Agricultura urbana y soberanía alimentaria

Ya ha transcurrido un cuarto de siglo desde que el concepto de soberanía alimentaria fue lanzado por el movimiento internacional Vía Campesina, durante la realización, en Roma, en 1996, de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación organizada por la FAO, enarbolando el derecho de los pueblos y países a definir sus propias políticas agrícolas y de producción de alimentos.

Años atrás, en la década de los ochenta del siglo XX, había surgido el concepto de seguridad alimentaria, que hacía énfasis en la disponibilidad y acceso a los alimentos por parte de las personas. Ambos conceptos han sido la base de políticas y estrategias alimentarias definidas por gobiernos nacionales y por organizaciones internacionales.

Paralelo a ello se ha venido desarrollando teóricamente y en la práctica el tema de la agricultura urbana, que se vincula estrechamente tanto con la soberanía alimentaria como con la seguridad alimentaria, y se define, de manera resumida, como aquella que se realiza en espacios urbanos (intraurbanos y periurbanos), con el propósito de producir alimentos agrícolas y de origen animal, en superficies duras o blandas, cubiertas o descubiertas, para lo cual se utilizan los recursos disponibles (residuos sólidos orgánicos e inorgánicos, agua de lluvia, etc.).

Ahora bien, si se parte por entender que la soberanía es la facultad que tiene un grupo humano de realizar sus actividades de manera autónoma e independiente en un contexto territorial, entonces quiere decir que la soberanía alimentaria es el ejercicio de esa facultad para decidir y proveerse los alimentos que lo van a nutrir.

Si se toma como caso a los habitantes de una ciudad o un espacio urbano, en tanto que estos realizan actividades para proveerse sus alimentos, al menos una parte de ellos, quiere decir que en este sentido, serían más autónomos e independientes, es decir, serían más soberanos alimentariamente o, en otras palabras, aumentarían los grados de soberanía alimentaria, por lo que, el país, la nación, como un todo, también incrementarían los grados de soberanía alimentaria.

Y esto es algo lógico, porque cada día la población de los diferentes países del mundo se hace cada vez más urbana, más concentrada espacialmente, la cual debe alimentarse adecuadamente, para poder tener una nutrición adecuada, que les asegure una buena salud y una vida plena.

Es por ello que la agricultura urbana debe ser colocada en el centro de las estrategias y políticas que apunten a lograr la ---o aumentar los grados de--- soberanía alimentaria de un país. Y eso se debe hacer con un sentido estratégico y con una visión de futuro, por lo cual debe ser concebido tanto desde el punto de vista educativo, como desde el punto vista de la práctica cotidiana. Sólo así se podrá avanzar a paso seguro, soberanamente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 524 veces.



Alfredo Portillo

Docente universitario

 alportillo12@gmail.com

Visite el perfil de Alfredo Portillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alfredo Portillo

Alfredo Portillo

Más artículos de este autor