Carta abierta a Jessie Chacón

¿Porqué no un Ministerio de las Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC)?

Desde que el miércoles 10 de este mes escuché a Jessie Chacón, nuevo Ministro de Poder Popular de las Telecomunicaciones y la Informática, disertar sobre el perfil del nuevo cargo, no dejo de decirme, pero si eso son las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) con un plus por demás estimulante; con la visión social y la visión política que han carecido muchas de las Políticas Públicas desarrolladas hasta los momentos.

En consecuencia, he decidido Ministro hacerle esta carta pública para plantearle fundamentalmente lo siguiente: porqué no hablar de un Ministerio de las TIC. Hecho por demás sin antecedentes en AL. Hasta ahora, las Tic en nuestro país han sido percibidas como algo instrumental y casi marginal, donde lo importante es el conocimiento duro, vale decir lo técnico y no el conocimiento blando es decir los contenidos. Lo ideal, lo equilibrado es una combinación de ambos.

Escucharlo ministro, me hace sentir optimista en relación, por ejemplo, a la aplicación efectiva en todo el estado venezolano del SW libre, tal y como lo ordena el decreto 3390, emitido hace 3 año, el cual ordena la migración progresiva de la administración pública del SW propietario (léase Windows) a un SW no propietario y que hasta ahora solo se ha cumplido a medias.

Su paso por el Ministerio de Información, supone un manejo y un entendimiento de la Información y la Comunicación como facilitadores del desarrollo, así como un componente fundamental en la expansión de las TIC, donde la conectividad es importante pero no lo único. Lo más importante es su uso y apropiación.

Por ello, creo que el nuevo Ministerio de Telecomunicaciones e Informativa, así como el Ciencia y Tecnología y el de Información deben actuar de manera coordinada en muchos aspectos relacionadas con las TIC y es por ello que insisto y porqué no un Ministerio de las TIC? Ahora que poco a poco vamos conociendo los entes que integran el nuevo organismo como CONATEL, el CNTI, Ipostel, la red de TV, los cuales van configurando un concepto integral, casi redondo, más allá de algunas reflexiones teóricas.

Así, la visión política que usted delineó en la toma de posesión del cargo, me hace sentirme esperanzada, por ejemplo, con el futuro del Gobierno Electrónico, para que se convierta en un elemento de apoyo en busca de una Democracia Participativa y Democrática, tal cual lo plantea los elementos de definición política desarrollados por el presidente en Fuerte Tiuna en diciembre de 2005, así como los expresados el 15 de Diciembre del año que acaba de terminar, donde se delineó la nueva geometría del poder en busca del Socialismo venezolano del siglo XXI.

Hasta ahora, el e-gobierno venezolano ha sido un elemento que ha estimulado muy poco la participación ciudadana, no genera interactividad con el usuario ni responde a los requerimientos que se le hace. Casi ningún ministerio, por no decir ninguno, contesta a las preguntas, quejas o exigencia que vía e-correo se le hacen, empezando por la propia página de Aló Presidente, que suele descastar los correos, sin ni siquiera leerlos. Ningún ministro tiene su correo a la disposición de los usuarios. Tan solo existe un correo del webmaster o de funcionarios de menor rango, si capacidad de resolución, que generalmente nunca contestan. Hago estas afirmaciones a partir de vivencias propias y compartidas y de investigaciones realizadas en el àrea.

Esta falta de “ cultura digital” en el e-gob venezolano debe ser enfrentada, para aprovechar las potencialidades de las TIC para estimular la participación, generar ciudadanía y propiciar el empoderamiento de los hombre y mujeres que diariamente construyen el nuevo país.

En cuanto a los Centros de Acceso a Internet, de acuerdo al último dato de CONATEL para el III trimestre del 2006, existen más de 2500 en el país. Hecho sin precedente en Latinoamérica y cuidado y no en el mundo, sin embargo, esos acceso no aparecen reflejados en nuestras estadística de conectividad, allí sólo aparecen los que pagan suscripción. Por ello afirmo que nuestro acceso es mayor al 18%.

De allí, que mejorar y hacer transparente nuestros indicadores en TIC es por demás urgente, lo cual nos permitiría mejorar nuestro Índice de Desarrollo Humano y hacer más pequeña nuestra brecha digital, que por supuesto es expresión de la brecha social. Un ejemplo: los Infocentro en 2005 generaban un 4 % de la conectividad del país, esto sin contar los CBIT que tienen acceso a Internet, los Nudetel, los del proyecto Alma Mater. Y no hablemos de Cibercafes, que eso daría para una carta aparte.

Su presencia en este nuevo ministerio, también debería sensibilizar a los tomadores de decisiones de la importancia por ejemplo: de la visión de género en las políticas públicas asociadas con las Tic en nuestro país. Mientras que en otros se ha avanzado, en Venezuela está ausente.

Igualmente confío en que Venezuela comience a tener presencia “ activa” en los foros internacionales relacionados no solo con las telecomunicaciones, sino con las TIC. Que se acaben los viajes de turismo de los funcionarios a esos eventos. Por supuesto, reconozco que también hace falta una Sociedad Civil más activa y más participativa.

En Colombia, por ejemplo, recuerdo como la Ministra de Información y Comunicación, se reunió con sectores académicos y civiles para delinear la posición de ese país en la II Cumbre de la Sociedad de la Información. Aquí en el país resultó casi que imposible conseguir la posición oficial. Como simple dato: en la primera Cumbre de la Sociedad de la información realizada en Ginebra, el país “ envío” a un personaje, cuyo nombre no vale la pena recordar, con una ponencia plagiada a quien esto escribe. Para la segunda Cumbre, realizó un “ documento” lleno de buenas intenciones y…. lugares comunes de casi nula difusión.

Me comentan los participantes de otros países en eventos similares, que generalmente los venezolanos/as, no asisten a los debates y suelen llegar casi al final… llenos de muchas bolsas, repletos de compras. Turismo oficial que llaman.

Quiero terminar haciendo referencia a la Ley de Infogobierno. Esa ley fue consultada con el país, sin embargo, muy pocas de las observaciones realizadas fueron tomadas en cuenta, en especial la relacionadas con el nombre y con la falta de la visión política, social y comunicacional que una ley de esa dimensión debe tener.

Finalmente Sr. Ministro, tengo confianza en usted y en su gestión. Son muchas las cosas que ese ministerio puede ayudar para enrumbar al país, no hacia una Sociedad de la Información, fagocitada por el mercado, sino hacia una Sociedad del Conocimiento inclusiva en busca del Socialismo del siglo XXI.

* Periodista- Docente universitaria

e-correo:mgonzalo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3550 veces.



Morelis Gonzalo*


Visite el perfil de Morelis Gonzalo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tecno/a29621.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO