La disociación mental y el Coronavirus

Respetables lectoras y lectores.

Como es popularmente conocido siempre iomos un dicho que plantea "Quien le hace caso a un loco, está mas loco"; pero hoy dia el egocentrismo narcisista y la manipulación mediática, inducen a la humanidad a comportarse como sombis y a obedecer los mandatos de los enfermos politicos locos; para los médicos especialistas en Psicología, los Licenciados estudiosos de dicha anormalidad y otros dignosticadores de la psicología conductista de las personas, el comportamiento humano irracional o incoherente, por lo general lo clasifican en dos variables; ellas son: la psicopatía crónica violenta, el cual es tratada por la siquiatría, como una patología que requiere hospitalización y medicación con drogas que logran tranquilizar psíquica y neurolocamente a las personas diagnosticadas con esquizofrenia y la disociación conductual anormal, tratada medicamente con drogas que logran el relajamiento neuro psiquico de forma ambulatoria y con terapias grupales o individuales orientadas a mantener entretenida y tranquilizada a la persona afectada por dicha enfermedad mental.

Por lo general es bastante difícil que la persona afectada por una disociación mental pacífica o violenta, acepte que padece de una enfermedad mental que amerita acudir a un especialista sicólogo para que le diagnostique el tipo de afectación conductual que padece; casi siempre cuando alguien que convive o trata a las personas que se comportan con actos no coherentes o que tienen parlamentos anormales, les dicen ¡Amiga, amigo!, creo que deberías acudir a un especialista en sicología o neurología, para que te examine y te diga que tipo de anormalidad conductual te afecta y te inidique el tratamiento a seguir a objeto de que mejore tu salud; casi siempre esta sugerencia de buena fe, recibe como respuesta algo violenta diciendo interrogativa mente ¿Mira tú me estas llamando loca - loco?; ¡Loca - loco estas tú! ¡Por favor no me psico analices!; las personas alcohólicas o drogadictas, son las mas reticentes a aceptar que están enfermas mentales y que ameritan ser tratadas urgentemente por especialistas en enfermedades mentales.

Todo lo antes narrado de forma muy llana, lo he experimentado personalmente ya que durante los 38 años que estuve ejerciendo la profesión docente o pedagógica, la cual la desarrollé durante mucho tiempo en el ámbito andragogico de la educación teórico práctica, entrenando, asesorando u orientando a jóvenes y a adultos; durante ese tiempo, cuando observaba a los educandos que tenían bajo rendimiento académico y comportamiento no coherente e irrespetuso de la norma conductual, si eran menores de edad, sostenía reunión personal con su representante, para sugerirle que buscara ayuda de especialistas en psicología conductista, para que evaluara a su representado o representada a fin de que le dijera que tipo de afectación tenia su familiar o tutelado; también los o las representantes muchas veces se ofendian y me decían entre otras cosas ¡ Profesor, usted no es quien, para que tilde a mi hija o hijo de loco o loca!; esas incongruentes respuestas o comportamiento de las personas entrevistadas, son frecuentes en el ámbito educativo, por ello es que al docente de aula o al educador que ejerce funciones directivas, le es sumamente complejo controlar la disciplina en los centros educativos y por ende si los padres o representantes no cooperan en el logro de una edecuada formación moral y ética de sus hijos, hijas o tutelados, se generan anormales comportamientos de indisciplina colectiva dentro de la sociedad; ello permite el surgimiento de conductas personales "Medalaganistas", las cuales convierten a los seres humanos, presa fácil o víctima de la manipulación mediática comunicacional, utilizada por la política delicuencial con ambición económica mercantil, para lograr sus más oscuras ambiciones de enriquecimiento dinerario, o fortalecer sus deseos de poder político económico sea gubernamental o de otra naturaleza.

Ese "Medalaganismo" conductual adquirido en el desarrollo de su medio ambiente familiar o social, se denomina en la episteme educativa, como "Currículo Oculto"; ya que esa des educación personal indisciplinada no forma parte del currículo sistémico programático planificado como política educativa de Estado para el adecuado desarrollo conductual de las personas en la sociedad donde conviven; como las transformaciones culturales y educativas, ahora son tan violentamente cambiantes y dependen del interés ideologíco político gobernante y del poder fáctico económico controlado por los grandes magnates potentados empresariales industriales; ahora un alto porcentaje de personas, son víctimas de la manipulación mediática y sus comportamientos inadecuados muy desobedientes; por tanto hoy que el mundo está tan afectado por una voraz y fatal pandemia viral que es de muy fácil contaminación, rápida expansión y transmisión, enfermedad mediática mente conocida como COVID 19; de peligrosa afectación de salud que no distingue clase social, racial ni política, diezma profundamente a los sectores productivos de toda índole, ataca a la psiquis humana, disgrega la convivencia social y cultural, contamina al medio ambiente, genera grave afectación a las economías de las naciones, desestabiliza a los políticos gobernantes; osea, está creando un profundo cambio conductual mundial; pero fundamentalmente este fenómeno pandémico viral, que ha sorprendido al mundo científico biológico, ya que por ser un virus de rápida mutación, los sistemas sanitarios o de salud de los diversos países del mundo científica y técnicamente desarrollados o en vías de desarrollo, no contaban con vacunas y tratamiento farmacológico para atacar al maligno virus, a objeto de evitar su violenta expansión y daño demoledor; sin embargo los y las científicas que laboran en la Organización Mundial de la Salud (OMS), rápidamente determinan la peligrosidad de la pandemia y recomendan que solo con el aislamiento de las personas y la reclusión habitacional en cuarentena estricta, utilizando mascarilla, gorra, guantes, lentes, lavar frecuentemente la ropa y calzado que usas cuando por suma necesidad salgas a la calle a laborar o realizar alguna deligencia, en fin cumplir rigurosamente el protocolo; con el cumplimento extremo de estas medidas preventivas, se puede evitar la expansión de la pandemia.

Pero el comportamiento humano desobediente y "Medalaganista" disociado psiquico; acatando a deformados razonamientos político ideológico, religioso y fundamentalmente por avaricia económica; ha permitido que ahora específicamente en el Continente Americano, la pandemia COVID 19, está causando estrago en la salud, con mayor énfasis en el pueblo económicamente debil.

Por el indebido comportamiento disociado de los seres humanos "Medalaganistas", el corona virus, descompuso la funcionalidad de los diversos sistemas educativos, de salud, de cultura general, la armonía familiar, afecta los medios de producción y productividad de toda índole; los nefastos efectos psicosociales de esta fatal pandemia, desenmascaran la cara oculta del miserable comportamiento humano.

A mis setenta y tres años de vida buena parte de ellos laborando en el campo eductivo; los cuales me han permitido observar los muy dinámicos cambios políticos, sociales, culturales, educativos y otras transformaciones citificas tecnológicas; que me han inducido a asumir bruscos cambios de paradigmas; jamás me imaginé que a la humanidad en su conjunto la iba a desarticular y destruir un virus de afectación respiratoria, solo por no asumir un debido comportamiento disciplinario.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 730 veces.



Freddy Marcial Ramos


Visite el perfil de Freddy Marcial Ramos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas