Celulitis electrónica

Teléfono, videoconferencia, correo, calculadora, hoja de cálculo, diseño de presentaciones, diseño gráfico, reloj mundial, grabador, despertador, brújula, nivel, mapa, enciclopedia, linterna, las bibliotecas, hemerotecas, discotecas y cinematecas más grandes del mundo, procesador de palabras, diseño gráfico, dibujo técnico, cámara fotográfica y de vídeo, cine, redes sociales, mapa celeste, libreta de notas, observador meteorológico, radio, televisión, traductor, videojuegos, prensa, consultor de bolsa, banca electrónica, música, criptomoneda, comercio, auxilio de discapacidades, relaciones sexuales, relaciones sociales, blogs, ritos religiosos, dictado electrónico (este artículo lo dicté), educación, guerra electrónica, moda, recetas de cocina, aprendizaje de idiomas, deportes, salud, tráfico de personas, órganos, drogas, armas, sicariato, política, conspiranoia, falsificaciones, community management, Uber, estafas, difamaciones, ortografía, diccionarios, astronomía, investigación académica o policial, agenda, inteligencia artificial, búsqueda de empleo, reservación de hoteles, chismografía, crowdfunding, casinos, Dólar Today, se complacen boberías. Cada minuto hay una nueva aplicación y el teléfono inteligente es más inteligente porque condensa más funciones que antes requerían muchos aparatos.

Por eso estamos tantas horas pegados al teléfono. Pero no: estamos utilizando una máquina universal que ejecuta una cantidad enorme y creciente de operaciones en sinergia.

Entre 1811 y 1816 Ned Ludd encabezó la destrucción de telares porque eliminaban empleo. No se sabe si Ludd existió, lo que sí existe aún es la antitecnología, el ludismo. Su última versión es la batalla inútil y necia —perdonen mis amistades luditas— contra los celulares.

Cuando llegó la electricidad a Venezuela la compañía proveedora tuvo que regalar el servicio durante un tiempo para que ya no causara terror. La radiación del televisor producía no sé qué enfermedades visuales y hasta mentales. Los edulcorantes artificiales generan males devastadores. Los celulares causan desde epilepsia hasta cáncer. Las calculadoras nos idiotizan. Los libros destruyen la memoria. Lo denunció Platón.

Ya maduraremos y el celular se volverá invisible o vendrá quién sabe qué.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1606 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /tecno/a254060.htmlCd0NV CAC = Y co = US