La Tecla Fértil

Plataformas cibernéticas de distorsión bursatil

La tarea de revisar las actividades de la banca nacional, debe ser motivo de sumo interés para el Ejecutivo Nacional, La Asamblea Legislativa y las otras fuentes de poder, ya que no existen resultados de los créditos productivos y la inversión a la industria nacional para mecanizar sus plantas y hacerlas competitivas. El sabotaje, a nuestro sistema financiero viene siendo procesado en escalas.  La banca privada, con centros de monitoreo en Cúcuta, (Colombia), Buenos Aires, (Argentina) y México viene creando pronósticos bursátiles que no garantizan la estabilidad regional.

Es una Agenda de trabajo, diversificado en pequeñas burbujas que son destinadas a fomentar inducciones confusas a la estabilidad del país venezolano, que se rige en su política exterior con el llamado Plan de La Patria, un conjunto de argumentaciones dadas por el Comandante Hugo Chávez Frías, cuando conducía la política interna y externa en nuestro país y la región, mediante el Alba y Mercosur.

El grupo de saboteadores de la plataforma financiera, estima que la efectividad es positiva, sí quebranta los factores de carácter emocional en los núcleos familiares y en los ancianos de Tercera Edad y pensionados por el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, (IVSS).  Los laboratorios mediáticos, tienen un carácter asimétrico y desean que la población tenga una actitud obediente ante la vida.

La memoria histórica es fundamental para entender algunos pasos geopolíticos, porque las fechas son buscadas, según su importancia, para estimular desordenes y guarimbas en los poblados con menor cantidad de personas. Sin duda, es una Ciberguerra.  Donde las plataformas electrónicas configuran un conjunto de problemas para seguir guiados por robots y dañar los distintos enlaces con las instituciones oficiales del Estado Bolivariano.

La idea es destruir el sistema económico venezolano para luego intervenir directamente como lo hicieron en el Medio Oriente. Es ganar el ciberespacio para generar desde allí un bloque de direcciones compaginados que rompan los protocolos de internet y luego, tener acceso a un móvil público.

Así que, los gobernantes por región y el Ejecutivo Central, deben prepararse para sostener de una manera estrictamente digital, todo bajo un solo puesto de mando, el imperialismo norteamericano.

El proyecto de destabilización del país, tiene una data de 2004, pero, no es sino después del 2008 que estos ataques se hacen presentes en la vida pública nacional. Y los miembros del gabinete nacional bolivariano, no hace nada para levantar alas hacia otras medidas económicas. Todo por causa del tiempo que tiene un viento precario para favorecer el Alba

El terrorismo ya sea bursátil o religioso, busca generar confianza entre el pueblo y solo, busca favorecer a los ricos burgueses que forjaron la tierra donde reside. El pueblo en su mayoría. La derecha internacional, ha llamado a su par en Latinoamérica para robustecerse y planificar con nuevas políticas la situación que nos está sucediendo actualmente.

La actitud del presidente Nicolás Maduro Moros, ha sido acertada y busca afrentar la estampida   del billete de cincuentas bolívares a otras ciudades de índole español,

El bloqueo tiene un carácter local e internacional. Debemos entender que, es una guerra y los mercados están bajando sus recursos para crear un progresivo deterior de una manera dinámica.

El pueblo, tiene derecho a exigirle a los militares y autoridades que estén vigilantes, no permitan el regreso de esos billetes a nuestro territorio.

Es necesario vencer este ataque, mediante nuestra voluntad. Es una vieja táctica de la oposición para refrendar sus derecho, es el momento de avanzar en un programa del presidente Nicolás para derrotar la desidia fascista.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 790 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor