Propuesta para potenciar la soberanía tecnológica, beneficiar a los consumidores y combatir los monopolios privados

Ley de compatibilidad tecnológica

Venezuela es un país subdesarrollado que depende en gran medida de la tecnología que es controlada por potencias extranjeras y entes transnacionales, muchas veces hostiles hacia el gobierno. Esto tiene consecuencias negativas para los venezolanos, ya que nuestro país se ve obligado a importar del exterior buena parte de la tecnología y por lo tanto a aceptar condiciones desventajosas para acceder a dicha tecnología.

Sin embargo el gobierno actual ha dado pasos importantes hacia el desarrollo tecnológico del país, realizando convenios con países aliados que incluyen transferencia de tecnología, e invirtiendo recursos en diferentes áreas de desarrollo, si bien en el área científica existen todavía grandes carencias. En este marco de desarrollo tecnológico la compatibilidad tecnológica puede ser de gran utilidad para acelerar dicho desarrollo así como para beneficiar a la población que utiliza productos tecnológicos.

Compatibilidad tecnológica

Entendemos la compatibilidad tecnológica como la cualidad que tiene cierto producto tecnológico para funcionar junto a otros productos tecnológicos permitiendo o mejorando el funcionamiento del conjunto. Un cargador es compatible con un teléfono celular si es posible utilizarlo para cargar su batería. Una pieza mecánica es compatible con un motor de carro si ésta puede reemplazar una pieza de dicho motor sin impactar negativamente su funcionamiento. Un programa informático es compatible con un aparato electrónico si dicho programa puede ser instalado en este aparato. Dos sistemas de telecomunicaciones son compatibles si es posible el intercambio de información entre estos sistemas. Una unidad de medición es más compatible con otras unidades de medición mientras más sencillo sea expresar dicha unidad en función de las otras unidades.

De la misma manera que es posible hablar de compatibilidad tecnológica también se puede hablar de incompatibilidad tecnológica, cuando un producto tecnológico no puede funcionar junto a otros productos tecnológicos. La incompatibilidad tecnológica representa un inconveniente para los usuarios, ya que reduce sus posibilidades a la hora de escoger un producto y a largo plazo crea una relación de dependencia entre los usuarios y el proveedor. Como veremos dicha relación de dependencia favorece la formación de monopolios y oligopolios en el mercado.

Incompatibilidad justificada e incompatibilidad injustificada

Cuando ocurre una innovación tecnológica es posible que aunque dicha innovación produzca una mejoría en el funcionamiento de un producto tecnológico además se produzca una incompatibilidad con respecto a otros productos tecnológicos. Esto muchas veces es inevitable y completamente justificable debido a los beneficios que acarrea una innovación. Por ejemplo, una innovación como el disco compacto no es compatible con los tocadiscos de los discos de vinilo, pero esta incompatibilidad viene justificada por la mayor calidad, el tamaño reducido, la mayor capacidad y la versatilidad del disco compacto en comparación al disco de vinilo. La tecnología para la televisión digital en muchos sentidos no es compatible con la tecnología de la televisión analógica, sin embargo la televisión digital ofrece una serie de ventajas que justifican esta incompatibilidad, como por ejemplo mayor calidad de la transmisión, disminuyendo ruidos, distorsiones, interferencias, ampliando la cantidad de canales que pueden ser transmitidos y las opciones de selección de subtítulos, selección de idioma, teletexto, visualización de la programación, entre otras.

También existen incompatibilidades tecnológicas que son el producto de desarrollos tecnológicos o innovaciones que se producen de manera independiente. Por ejemplo, fabricar un automóvil con el volante en el asiento izquierdo poca ventaja puede producir con respecto a fabricar un automóvil con el volante en el asiento derecho. Sin embargo una vez que la mayoría de los automóviles en determinado lugar han sido fabricados con una de estas dos configuraciones, es más conveniente mantener una de estas configuraciones para que dichos automóviles sean compatibles con otros automóviles y con las vías y señales de tránsito. De la misma manera la utilización del metro como unidad de medición en lugar de pulgadas no representa mayor ventaja, por lo que es preferible mantener el sistema de unidades predominante para evitar problemas de compatibilidad. Si bien este tipo de incompatibilidad es una consecuencia casual del desarrollo tecnológico y no una acción premeditada por parte de compañías o instituciones, tiene consecuencias negativas para los usuarios, por lo que debería ser prohibida o reducida en gran medida.

En muchos casos, la incompatibilidad es una estrategia premeditada utilizada por fabricantes, generalmente compañías privadas, para que los usuarios de sus productos devengan dependientes. El fin último de esta estrategia es monopolizar el mercado, evitando una competencia basada en el aumento de la calidad y la reducción del precio de los productos. Esta dependencia aparece debido a que una vez que un usuario adquiere un conjunto de productos de un mismo fabricante, no será motivado a adquirir una innovación de otro fabricante cuando dicha innovación no justifique adquirir todo un conjunto nuevo de productos. Si un fabricante de computadoras desarrolla un componente novedoso, las personas que de otro modo hubieran adquirido dicho componente para instalarlo en la computadora de otro fabricante es posible que no la adquieran si eso implica comprar una computadora nueva compatible con dicho componente. Esta estrategia es groseramente utilizada por compañías de software como por ejemplo Microsoft, el cual impone una incompatibilidad injustificada entre sus productos y los de otras marcas, y hasta entre las diferentes versiones de sus productos. Entre otros ejemplos podemos incluir a los fabricantes de teléfonos y sus diferentes modelos de cargadores, fabricantes de automóviles, maquinaria,

A una escala mayor, la incompatibilidad puede crear una relación de dependencia entre países desarrollados y países subdesarrollados. El hecho de que un país A importe gran cantidad de productos de un único país B, lo hace vulnerable a una sanción económica por parte de dicho país ya que al momento de recurrir a productos de otros países puede encontrarse en una situación en la que dichos productos nuevos no son compatibles con la mayoría de las instalaciones y productos adquiridos con anterioridad. En el caso de las armas utilizadas para la defensa de la nación, este mismo problema puede dejar al país con escasas defensas ante agresiones externas. Este tipo de incompatibilidad debe ser combatido de manera prioritaria, ya que pone en riesgo la seguridad de los habitantes del país

Precedente: Software libre y Decreto Presidencial Nº 3.390

El gobierno bolivariano ya ha dado un primer paso hacia la compatibilidad tecnológica de los productos utilizados en el país, ya que esta es una de las consecuencias beneficiosas del Decreto Presidencial Nº 3.390, el cual prioriza el uso del Software libre en las instituciones públicas del país. La gran mayoría de los productos informáticos libres son compatibles entre sí, ya que muchos de ellos son desarrollados sin aspiraciones monopólicas y con la aspiración de aportar herramientas útiles a otras personas. No sólo eso, el software libre en muchos casos es compatible incluso con productos de software privativo rivales, mientras que esto no ocurre en el caso inverso. Por ejemplo, mientras que OpenOffice puede leer archivos .doc utilizados por Microsoft Office, los programas de Microsoft Office no pueden leer los archivos .odt generados por OpenOffice.

Con la utilización del software libre el estado no sólo se ahorra gran cantidad de dinero que sería pagado en licencias por el uso de software privativo, sino que además no debe pagar nuevas licencias cada vez que la aparición de nuevas computadoras o dispositivos periféricos hace necesario la compra de un software privativo nuevo debido a la incompatibilidad de la versión anterior.

Ley de compatibilidad tecnológica

Nuestra propuesta es la discusión y elaboración de una ley que incentive la compatibilidad tecnológica entre los diferentes centros de desarrollo tecnológico tanto públicos como privados del país, y que desincentive o incluso prohíba la incompatibilidad tecnológica en caso de no estar justificada en base a mejoras tecnológicas para los usuarios. Para esto es necesario crear un organismo o una oficina que se encargue de verificar los beneficios y la pertinencia de cada tecnología en caso de existir incompatibilidad tecnológica, y tomar decisiones en cuanto a cual debe ser la tecnología normalizada o estándar. En nuestro país este organismo podría ser un ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Ciencia Tecnología e Industrias Intermedias, y que trabaje en coordinación con el Servicio Autónomo Nacional de Normalización, Calidad, Metrología y Reglamentos Técnicos (SENCAMER).

En base a la noción de la incompatibilidad injustificada, los entes privados o públicos que no justifiquen la incompatibilidad de sus productos con las normas o estándares establecidos deberán modificar su tecnología para adecuarse a la norma o atenerse a diferentes tipos de sanciones como por ejemplo el pago de una multa. Podrían establecerse diversas excepciones para casos particulares en los que la incompatibilidad tecnológica injustificada pudiera ser permitida, en el caso por ejemplo de unidades productivas pequeñas para las que la normalización de su tecnología pudiera ser muy costosa, en el caso de prototipos o productos que no sean producidos en grandes cantidades, o en caso de que se considere conveniente la variedad tecnológica (en el caso de la biotecnología por ejemplo).

El espíritu de dicha ley debería tener como objetivos principales:

1) Disminuir la dependencia del país de tecnologías extranjeras, en particular provenientes de países con gobiernos hostiles, aumentando el uso de tecnologías fácilmente reemplazables debido a su compatibilidad con otras tecnologías.

2) Beneficiar a la población en general, facilitando la adquisición de productos y sus repuestos.

3) Disminuir las prácticas monopólicas y oligopólicas basadas en la dependencia hacia determinada tecnología.

Pensamos que la implementación de esta ley en un momento en el que el país se encuentra dando sus primeros pasos hacia un desarrollo tecnológico endógeno puede facilitar su aplicación y tener importantes consecuencias en un futuro. Además, es importante considerar la aplicación de estos mecanismos en ámbitos supranacionales en el marco de la integración regional que impulsa el gobierno de nuestro país.

jorgerojasve@gmail.com

(*)  Ingeniero electricista con doctorado en automatización



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6046 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter